Veteranía y solidaridad

Irigoyen era una persona muy querida dentro del mundo del motor en Navarra

19.10.2020 | 14:28
El piloto pamplonés Iñaki Irigoyen.

El fallecimiento de Iñaki Irigoyen en Azpeitia fue un durísimo golpe para el mundo del motor en Navarra. El piloto, pamplonés de 50 años y padre de dos hijos una hija de 15 años y un hijo de 8, se había proclamado campeón del Campeonato Navarro de Montaña, en categoría Monoplazas, en los dos últimos años.

Iñaki contaba con una dilatada trayectoria en el mundo del motor, habiendo competido muchos años en Rally de Asfalto junto a su copiloto Xabier Andueza, para después pasar a hacerlo en Montaña. La triste noticia supuso una conmoción en la Federación Navarra de Automovilismo. "Ha sido muy duro. No habíamos tenido mucha relación, porque llevo poco tiempo en el cargo, pero lo sufres igual. Esta mañana (por la de ayer), cuando me lo han contado, ha sido un palo tremendo. Que con las pocas pruebas que estamos pudiendo tener pase esto es muy duro", manifestaba ayer Enrique Zabala, presidente de la Federación.

UN PILOTO MUY QUERIDO


Iñaki era una persona muy querida por todos. El año pasado se unió a la iniciativa de su amigo y compañero Iñaki Zozaya para repartir juguetes al final de las carreras a los niños y niñas, colaborando con asociaciones como Aspanogi (Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Guipúzcoa). Ambos pilotos decoraron sus vehículos BRC B49, en el caso de Irigoyen, y Porsche 911 GT3, en el de Zozaya, con motivos inspirados en Pikachu y dejaban que los niños que quisieran se acercaran a los coches o se subieran para sacarse fotos al final de cada prueba. También era una persona muy volcada ayudar a los nuevos pilotos y a cualquiera que lo necesitara. "Era una persona increíble, acogía a los nuevos como si fueran de su familia. Siempre estaba dispuesto a ayudar a todo el mundo. Desde que me he enterado estoy en shock", cuenta Daniel Del Villar, piloto y campeón navarro de Montaña en categoría Turismos en 2018. I. García