Decomisan en Navarra más de 100 kilos de alimentos transportados sin las condiciones sanitarias necesarias

Iban destinados a empresas hosteleras de La Rioja, Álava, Burgos y Navarra

07.05.2021 | 12:38
Los alimentos incautados por la Guardia Civil.

La Guardia Civil de Navarra, en la mañana del jueves 6 de mayo de 2021, ha interceptado en fechas recientes una furgoneta que transportaba alimentos perecederos sin cumplir las condiciones sanitarias necesarias. Según los albaranes detectados por los agentes, los productos iban destinados a empresas principalmente dedicadas al sector de la hostelería ubicadas en las provincias de La Rioja, Álava, Burgos y Navarra.

Los productos eran transportados en unas condiciones inadecuadas, ya que en su mayoría precisaban un vehículo adaptado al transporte de alimentos refrigerados de forma que garantice principalmente no romper la cadena de frío de los alimentos que así lo requieran.


Agentes de seguridad ciudadana de la Guardia Civil de Navarra, durante la realización de un control de cierre perimetral establecido por las Autoridades y motivado por la pandemia, en la A 12 a la altura del punto kilométrico 76 sentido La Rioja, localizaron una furgoneta propiedad de una empresa especializada en la distribución de alimentos a establecimientos de hostelería, (ubicada en La Rioja), la cual circulaba sentido La Rioja y que contenía en su interior más de 100 kg de alimentos perecederos sin cumplir las medida sanitarias necesarias.

Comprobadas las infracciones, solicitaron la colaboración de agentes pertenecientes a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Navarra, especializados en trasporte, así como de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Navarra y del Instituto de Salud Pública del Gobierno de Navarra, los cuales se desplazaron al lugar, levantando las respectivas actas y constatando que el vehículo transportaba los alimentos rompiendo la cadena del frío necesaria en la gran mayoría de los alimentos que transportaba, de forma que suponía un peligro potencial para el consumidor final.

Se procedió al depósito y precintado de toda la mercancía, compuesta principalmente por productos cárnicos de cordero en canal, cochinillo lechón en canal, jamones tanto curados como sin curar, quesos, yogures y pates, resultando un total superior a los 100 kilogramos de alimentos para su destrucción en un centro de tratamiento de residuos autorizado, debiendo acreditar el certificado de su total destrucción.

noticias de noticiasdenavarra