Rebeca Viguri aborda la corrupción política y el tráfico de órganos en su nueva novela

El maltrato animal también está presente en la historia “más negra” de la autora navarra, que ha publicado ‘La decisión que Olivia nunca tomó’ con Amazon

07.02.2020 | 19:03
Rebeca Viguri, este pasado verano con su perro ‘Lagartijo’.

pamplona - Dos años después de La condesa de Padura, la autora pamplonesa Rebeca Viguri regresa con La decisión que Olivia nunca tomó, su novela "más negra". Protagonizada por una periodista inspirada en la francesa Marie Monique Robin, la historia gira en torno a una red internacional de tráfico de órganos y al blanqueo de capitales. La presentación tendrá lugar mañana, día 22, a las 19.00 horas, en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

Viguri ha cambiado en esta ocasión su forma de publicar, pasando del papel al formato digital con Amazon. "Esta iba a ser mi primera novela con agente literaria, lo que para mí era dar un paso más hacia la profesionalización, pero por cuestiones relacionadas con el negocio editorial el libro dio varias vueltas y al final decidí desentenderme de la agente y opté por publicar en Amazon, donde ha habido casos de novelas que han hecho el camino inverso, empezando por el formato digital y acabando en el papel, y así, además, podía controlar mejor el proceso", comenta la autora, que de este modo también podía sentirse "totalmente libre".

La decisión que Olivia nunca tomó se sitúa en la Italia de los años 90 del siglo pasado, concretamente en el marco de la Operación Mani Pulite (Manos Limpias) que lideró el fiscal Antonio di Pietro y que implicaba a los principales grupos políticos y a importantes empresas del país. "Me atrajo aquel momento por todo lo que estamos viviendo ahora en España, como si estuviéramos llegando 20 años más tarde a lo que Italia ya había vivido, y también porque siempre miramos mucho a Estados Unidos y al mundo anglosajón y tenemos en Europa países muy cercanos que han vivido conflictos muy intensos y tienen una idiosincrasia muy parecida a la nuestra", cuenta Viguri, que recuerda que Italia también nos lleva delantera en asuntos como el nacionalismo y la fragmentación del territorio, con casos como el de la Padania. "Ellos son una república y no tienen el problema o el condicionante que puede suponer una monarquía para abordar estas cuestiones", agrega. En cuanto a la trama internacional de tráfico de órganos, le pareció que era un tema poco explorado. "Se parece al de los bebés robados, nadie hace unos años se podía creer que existiera una red así en España y, fíjate, existió hasta hace nada; y creo que el tráfico de órganos es algo parecido, en el momento en el que alguien destape eso en serio dará mucho que hablar".

La cuestión del maltrato animal atraviesa, asimismo, la novela. Un asunto que a la escritora le interesa mucho, no en vano lleva unos años ya vinculada en el trabajo de las protectoras y las asociaciones de rescate. "Me parece que vivimos en un mundo que conecta muy poco con cosas como el respeto, la tolerancia, al reconocimiento de que todo ser vivo tiene derecho a disfrutar de la vida igual que nosotros", afirma. Y sigue: "La cadena del maltrato, de la saña, de la violencia gratuita y de la barbarie empieza en quienes son más débiles, como los niños, los animales o las personas mayores, y cuanto antes se corten las cadenas de sometimiento en cualquier peldaño de la escalera estaremos asestándole un hachazo a todo lo relacionado con la dominación, tanto de animales como de personas".

el poder de las mujeres Olivia Tabussi, la protagonista de esta historia, se basa en la periodista Marie- Monique Robin, que en 1995 obtuvo el Premio Albert Londres, el galardón más prestigioso del periodismo francés por su libro y luego documental Voleurs d'yeux (Ladrones de ojos), que se centraba, precisamente, en el tráfico de órganos. "Era uno de los pocos casos documentados que yo conocía y, además, creo que hay exceso de protagonistas masculinos por todas partes y quería poner en primer plano a mujeres que hacen cosas que no son las que se espera de ellas". Esa intención también está presente al principio de cada capítulo, que inicia con citas de distintas escritoras como Mary Shelley, Edith Wharton, Jane Austen, Marguerite Yourcenar, Mary Renault... "A veces parece que no hay nada más allá que las hermanas Brontë, que me parecen fantásticas, pero hay que ir más allá de la época victoriana y mostrar que hay escritoras que han sido muy imaginativas y que merecen formar parte no de algo anecdótico, sino de nuestras referencias culturales diarias exactamente igual que si fueran hombres".

Después de la presentación en Pamplona, la autora dará a conocer su nueva incursión literaria el 20 de diciembre, a las 19.30, en el Club 567 de Madrid. Y ya está deseando recibir las opiniones de los lectores. De momento, lo más cercanos le han comentado que es una novela "que entra muy fácil, que te deslizas por la historia".