‘¿Qué te juegas?’, una visión “gamberra” de temas importantes

La comedia romántica “que se ríe de las comedias románticas” de la debutante Inés de León llega mañana a los cines

09.02.2020 | 02:26
Inés de León, Leticia Dolera, Amaia Salamanca y Javier Rey.

madrid - La película ¿Qué te juegas? es "una comedia romántica que se burla de las comedias románticas", según explica su directora, la debutante Inés de León, que se ha rodeado de Leticia Dolera, Javier Rey y Amaia Salamanca para poner en pie una idea original de Astrid Gil Casares. La cinta, que se estrena mañana, presenta a Roberto (Javier Rey) y Daniela (Amaia Salamanca), dos hermanos ricos dirigentes de una naviera que se enamoran de la misma persona, Isabel (Leticia Dolera), una monologuista contratada por Roberto para seducir a Daniela y así hacerse con el control de la empresa.

"Es una visión gamberra sobre temas importantes" que permite hacer "crítica constructiva sobre todo lo que está mal en la sociedad", explica de León en una entrevista conjunta con el reparto. Dolera precisa sobre ese punto que "es una película que muestra cosas que se hacen mal" y también "cómo hacerlas bien". Su personaje tiene que hacer "un viaje emocional impresionante" para descubrir que "no todo vale por una meta profesional", según la actriz.

Isabel es una monologuista de barrio que, en la versión inicial del guion que también firma Gil Casares, junto a Rafa Russo, Breixo Corral y Pablo Álen, no aparecía en ese cometido porque, según Dolera, "no es habitual ver a los personajes femeninos ejerciendo su profesión, y menos si se dedican al humor". La misión del personaje de Dolera es enamorar a Daniela, una mujer "capaz de salirse del corsé de mujer empresaria", según su intérprete, Amaia Salamanca, para la que De León rediseñó el personaje porque "no veía cómo darle la vis cómica a alguien en principio rígido".

Para Javier Rey, que cierra el triángulo protagonista interpretando a Roberto, "el sello de Inés de León" en el estilo le permitía "despreocuparse de tener que elegir un tono" porque la propia directora "tenía todo muy atado en su cabeza". - Efe