Laura Freixas publica una autobiografía: “A la cultura se le ha consentido todo”

En ‘A mí no me va a pasar’ (Ediciones B) , la catalana repasa su matrimonio y sus dificultades en el mundo laboral

09.02.2020 | 15:49

madrid - La escritora Laura Freixas publica A mí no me va a pasar (Ediciones B), una autobiografía con perspectiva de género en la que la autora catalana repasa una época de su vida con un matrimonio que termina por no ser lo que había imaginado y donde debe afrontar numerosas dificultades en el mundo laboral, tanto como editora como escritora.

"A la cultura se le ha consentido todo por ese glamour, esa simpatía y esa seducción que tiene ese mundo. Y se ha consentido de una forma acrítica, no digo que haya que prohibir nada, pero deberíamos tener sentido crítico y señalar el machismo de parte de la cultura, desde ejecutivos del mundo editorial hasta los contenidos de libros o películas", apunta la autora.

Por ejemplo, Freixas muestra en su libro reuniones de consejos editoriales en los que los directivos lanzan frases ofensivas para la mujer mientras están decidiendo sobre la publicación o no de una obra. Estas situaciones coinciden con momentos importantes de su vida personal, como cuando tuvo que decidir si dejar el trabajo para acompañar a su marido a otro país -cosa que finalmente hizo-.

Usando como material de documentación sus diarios, Freixas habla de unas experiencias vitales que hoy cree "viviría de manera muy distinta". "En un diario, una se va buscando, pero con la autobiografía se escribe un relato lineal con una determinada comprensión de las cosas", señala.

matrimonio y maternidad Así, preguntada sobre aquellas cosas que no volvería a hacer y que ocurrieron en esa época, la autora se muestra convencida en cambiar decisiones relativas al matrimonio. "No aceptaría tan pasivamente esa distribución de roles ni daría tan fácilmente un paso atrás en mi carrera para ocuparme de la casa y los hijos", defiende.

De hecho, Freixas apunta que "se ha vendido el pack de la maternidad, como si solo hubiera una forma de ser madre", algo que está cambiando. "Me rebelo contra que el que solo haya una figura de madre y no puedas elegir otra: ser la que tiene contacto cotidiano físico y emocional con los hijos, mientras ser padre es una cosa más distante y menos fatigosa. Afortunadamente, ahora están surgiendo nuevos discursos, como los de Nuria Labari o Ada Castells", señala. - E.P.