La “carta de amor” a Hong Kong de Yonfan, a por el León de Oro

Timothée Chalamet rompió estereotipos en la Mostra dando vida a Enrique V de Inglaterra en ‘The King’

10.02.2020 | 02:00

venecia (italia) - El artista chino Yonfan compite por el León de Oro de la Mostra de Venecia con una película de animación, Nº 7 Cherry Lane, en la que elogia la cultura de la Hong Kong colonial pero sin referencias políticas a la actualidad.

"Esta película va sobre todo del arte, la pintura, la música, la literatura, las relaciones humanas y de la liberación", explicó ayer este artista multidisciplinar en la rueda de prensa de presentación.

Nº 7 Cherry Lane transcurre en la Hong Kong de la década de los 70, marcada por disturbios como los de 1967 contra el dominio colonial británico. Cuenta la historia de un estudiante universitario que se debate entre su amor por una mujer exiliada del Terror blanco de Taiwán o el de la hija de esta, la bella Meiling.

El cineasta aseguró que ha plasmado algunos de sus recuerdos de cuando llegó desde Taiwán a la isla en 1964 para trabajar como fotógrafo y que se trata de toda una "carta de amor" a ese lugar.

"En Taiwán no conocía la palabra libertad y cuando llegué a Hong Kong sentí el olor de la libertad, lo percibí hasta en la brisa del mar", recordó. Sin embargo refirió que, al plasmar aquellos convulsos años, no pretendía extrapolarlos a la actualidad, a las protestas que se viven en Hong Kong contra el aumento de la influencia de China.

timothée chalamet sorprende Nominado al Oscar en 2018 por su papel de Elio en Call me by your name, Timothée Chalamet ofrece una imagen radicalmente diferente en The King, un drama histórico, proyectado ayer fuera de competición en la Mostra, que convierte al joven actor nada menos que en Enrique V de Inglaterra.

El director David Michod, con la colaboración en el guion del actor Joel Edgerton -que además interpreta a Falstaff-, ha convertido este drama shakesperiano en una historia de paso a la edad adulta de un joven príncipe que se resiste a asumir sus obligaciones.

"En aquella época la gente accedía al poder muy joven, pero en las producciones de Shakespeare que se han hecho en los últimos siglos ha habido aversión a usar actores jóvenes porque se creía que sólo actores mayores podían darle la intensidad requerida", señaló Chalamet, para apuntar que él cree "que funciona, incluso como metáfora visual". - Efe