Susana Rodríguez (Pamplona Negra): "El programa es arriesgado porque vamos a abordar temas incómodos"

Pamplona Negra da inicio hoy a una sexta edición en la que su directora ha apostado por continuar con las actividades que siempre han funcionado y por reclutar a nuevos aliados

13.01.2020 | 09:42
Susana Rodríguez, en una imagen reciente.

PAMPLONA. – ¿Cómo afronta su segunda edición al frente de Pamplona Negra? ¿Ha cambiado su forma de programarla, ha tenido más tiempo?

–La verdad es que estoy igual de nerviosa y emocionada que el año pasado. Quizá un poco más serena en cuanto a la organización de los pequeños detalles, que el año pasado desconocía y ahora ya piso sobre seguro también en ese campo. Cuando el programa ya está cerrado, los autores y expertos confirmados, la ruta planificada, la comida incluso probada€ Cuando todo está hecho por mi parte, el protagonismo recae en el público, en la gente que ha de venir cada tarde a Baluarte. Eso es lo que me pone nerviosa. Me pregunto si habré acertado con los invitados, si les interesarán los expertos de El crimen a escena, si acudirán a la cita de cada tarde€ Cruzo los dedos.

¿Diría que esta edición es más suya?

–Creo que esta edición diferirá muy poco de la anterior en cuanto a sello personal, por decirlo de alguna manera. Yo sabía que iba a dirigir Pamplona Negra 2019 desde un año antes, así que tuve tiempo de ir pensando y decidiendo qué me gustaría hacer. Además, no he renunciado a ninguno de mis consejeros, empezando por el anterior director, Carlos Bassas, que sigue siendo un pilar importante. Pero, además, deja que te diga que Pamplona Negra no es mía, como tampoco lo fue de Carlos. Es un festival de la ciudad y del público. Sería muy arrogante por mi parte afirmar que yo sola soy capaz de sacar adelante el certamen. Hay mucho trabajo colectivo detrás.

¿Cómo definiría el programa de este año?

–Es un programa continuista, por un lado, porque lo que ha demostrado funcionar tan bien durante estos cinco años no tiene sentido modificarlo. Mantenemos los encuentros con escritores, las mesas redondas y, sobre todo, El crimen a escena y el cine. También es un programa un tanto arriesgado, porque vamos a abordar temas un poco incómodos, pero que son recurrentes en la novela negra: la venganza, la corrupción policial, las nuevas formas de delincuencia, la autopsia o los asesinos en serie. Pero creo que es un programa bastante completo, con unas incorporaciones muy interesantes que fortalecen la base y que espero que lleguen para quedarse.

¿Por qué Estados Unidos?

–Sin desmerecer al resto del mundo, en Estados Unidos se han escrito algunas de las mejores novelas negras y thrillers de toda la historia. Allí escribieron los que consideramos padres y madres del género negro, y sus calles, pueblos y ciudades han sido escenario de momentos inolvidables del cine policíaco. Estados Unidos tenía que estar, tarde o temprano, y ha sido posible ahora. Además, tendremos la suerte de contar con Lou Berney, uno de los mejores escritores norteamericanos actuales de novela negra, que trae una obra que se desarrolla precisamente en uno de los momentos más oscuros de la historia de ese país: el asesinato de JFK. Hablaremos de los clásicos, de los escritores actuales y de novelas que se desarrollan en Estados Unidos; veremos películas norteamericanas, escucharemos jazz y probaremos la gastronomía sureña.

El año pasado el festival trajo a su primer invitado internacional. ¿Es algo que se va a procurar siempre?

–Internacionalizar Pamplona Negra era algo que quería hacer desde el primer momento. Como lectora, buena parte de mis libros proceden de otros países, y en cuanto al cine que veo, ocurre lo mismo. Mi idea era, y sigue siendo, mantener la creación nacional como protagonista, pero acercar cada año un país y un autor que pudiera interesar al público. La respuesta del año pasado con Francia y Bernard Minier fue fantástica, y eso nos ha animado a continuar por este camino y apostar, más fuerte incluso, con Estados Unidos. Mi intención es que cada año haya un país invitado. Tengo ideas para próximas citas, pero ningún compromiso. A partir del 19 de enero empezaré a leer, a consultar y a indagar para tomar una decisión lo antes posible, porque traer a un autor internacional requiere de una organización que no se improvisa de un día para otro.

Ha decidido dedicar la primera actividad pública a los autores navarros, a esa sangre foral, ¿por qué?

–Precisamente porque lo habitual en Pamplona Negra es traer a invitados de fuera, ahora incluso del extranjero, para presentárselos al público que nos acompaña cada tarde. Sin embargo, tenemos una cantera increíble de autores y autoras locales que muchas veces tienen muy poca repercusión, les cuesta darse a conocer, y no me parecía justo que no estuvieran presentes en el certamen. Primero pensé en invitar a los más conocidos, luego a los menos, y al final, incapaz de utilizar ningún tipo de rasero, decidí hacer un acto con todos los que he encontrado. Si me he dejado alguno fuera, espero que me disculpe. Son dieciséis, ni más ni menos, un número más que respetable para una comunidad del tamaño de Navarra y para un solo género literario. Mi intención es que el público los conozca, lea sus novelas y después decida con conocimiento de causa.

Salvo algunas excepciones, el festival cuenta este año con firmas menos conocidas, ¿es una forma de difundir la riqueza y diversidad de la novela negra?

–Es cierto. Tenemos algunos grandes nombres, como Rosa Montero, Lou Berney, Reyes Calderón o Dolores Redondo, pero muchos otros nombres no son demasiado conocidos. Sin embargo, traen debajo del brazo unas obras increíbles que estoy convencida de que van a enganchar, emocionar y asustar, cuando toque, a los lectores. La obligación de todo buen lector es salir de vez en cuando del circuito más comercial y detenerse en lecturas menos destacadas, pero de igual o mayor calidad que la que brilla en las cabeceras de las librerías, patrocinadas por grandes editoriales. Este año traemos a autores y autoras que han firmado unas novelas espectaculares. Al público le pido confianza, mente abierta y voluntad de conocer. No se arrepentirán.

Nuevos colaboradores se van sumando a la cita, como la UPNA o la Coral de Cámara de Navarra.

–Este fue otro de los retos que me planteé el año pasado, implicar a la ciudad y a sus instituciones en Pamplona Negra. Lo que no esperaba es que fuera tan sencillo. La respuesta de aquellos cuya puerta hemos tocado hasta ahora ha sido siempre entusiasta. Ahí tenemos el ejemplo del Planetario, que reúne a estudiantes de Secundaria con autores de novela negra desde la primera edición; los institutos de Pamplona, que acogen autores locales e invitados para acercar el género a sus alumnos; el hotel Tres Reyes y su cocina, protagonista de la cita gastronómica del festival, o el Teatro Gayarre, que el año pasado programó una estupenda obra de corte policial y en esta ocasión acogerá una de las actuaciones del Grupo de Teatro de la UPNA, un colaborador que se estrena este año y que espero que venga para quedarse, igual que la Biblioteca de Navarra y todas las bibliotecas de la red pública. Es emocionante llamar a una puerta, exponer una idea y que ésta sea acogida con entusiasmo. Creo que cuantos más actores seamos, más rico, interesante y atractivo será el festival.

¿Qué citas no debería perderse nadie de esta Pamplona Negra?

–¡Esa es una pregunta trampa! (Ríe) Hemos diseñado todas las mesas, conferencias, entrevistas y puestas en escena con el máximo mimo, cuidado e interés para que el público se divierta, aprenda, explore y disfrute del género negro. Todos los días, desde las seis de la tarde, y el sábado desde las doce del mediodía, hay citas muy interesantes que nadie debería perderse.

¿Y cómo le va a la Susana escritora, tendremos pronto algo nuevo?

–¡Todo va estupendamente! Me voy alejando poco a poco de la etapa de promoción de mi última novela, Una bala con mi nombre, que es una fase emocionante, pero agotadora, y me voy sumergiendo en la fase de creación, para lo que necesito calma y tiempo. En 2020 no tendré novela nueva en las librerías, salvo la publicación en Italia de Sin retorno, que se titulará Senza ritorno. Espero que lo que ahora estoy escribiendo vea la luz en la primavera de 2021.

LUNES 12 DE ENERO

Inauguración oficial. 18.00 horas, sala de Cámara de Baluarte.

'Sangre foral'. 'La novela negra navarra, a escena', con 16 autoras y autores residentes en la Comunidad Foral. 18.05, en la sala de Cámara.

'La voz de las víctimas'. Primera sesión de 'El crimen a escena' con el forense Rafael Alcaraz. 19.05 horas, sala de Cámara. Presenta Begoña Pro.

Firmas. 20.00 horas, vestíbulo.

MARTES 14 DE ENERO

Taller. Perfilación criminal con María Luisa Calcerrada. 16 horas, sala Gola. Inscripción previa.

Diálogo con... Rosa Montero, a la que entrevista Susana Rodríguez Lezaun. 18.00, sala de Cámara.

'Dame una gota de sangre... Y te diré quién eres'. El crimen a escena con Marian Martínez de Pancorbo, directora del Banco de ADN de la Universidad del País Vasco. 19.05 horas, sala de Cámara. Presenta Juan Iribas.

Firmas. 20.00 horas, en el vestíbulo.

'Sed de mal'. De Orson Welles, a las 20.15 horas, sala de Cámara. Se requiere entrada, 3 euros.

MIÉRCOLES 15 DE ENERO

Taller. Sesión sobre novela negra con Carlos Bassas. 16.00 horas, sala Gola. Inscripción previa.

'Ciberdelincuencia'. 'El criminal invisible'. Mesa redonda con Rosa Montero, Antonia Huertas y Blas Ruiz Grau. Modera Ana Oliveira Lizarribar. 18.00, sala de Cámara.

'Criminales virtuales'. Sesión de 'El crimen a escena' con Casimiro Nevado, inspector del CNP. Presenta Per Gaztelu. 19.05, Sala de Cámara.

Firmas. 20.00 horas, vestíbulo.

'El detective'. De Gordon Douglas. 20.15, sala de Cámara, 3 euros.

JUEVES 16 DE ENERO

Taller. De novela negra, con Lou Berney. 16.00, sala Gola, se requiere inscripción.

Scape Room. Taller con Miguel Ángel Talha, director de Despertalia. De 16.30 a 20.00 horas, sala Corona.

'Corrupción policial'. 'Cuando el guardián no protege', con Agustín Pery, Salva Alemany y Reyes Calderón. Modera Laura Puy Muguiro. 18.00 horas, en la sala de Cámara.

''El lado oscuro de EEUU'. 'El crimen a escena', con la criminóloga Paz Velasco. Presenta Carlos Ollo. 19.05 horas, en la sala de Cámara.

Firmas. 20.00 horas, vestíbulo.

'Serpico'. De Sidney Lumet. 20.15 horas, sala de Cámara, 3 euros.

VIERNES 17 DE ENERO

Taller. Juegos de rol, con Miguel Ángel Talha. De 16.30 a 20.00, sala Corona.

Kafe Beltza. Diálogo con Miren Gorrotxategi (en euskera). 17.00 horas, Elkar Comedias.

'Sed de venganza'. Mesa redonda co Santiago Díaz, Ibon Martín y Miguel Aguerralde. Modera Katrin Pereda. 18.00 horas, sala de Cámara.

Premios Hammett. 'Cómo escribir la mejor novela negra de 2018', con Lou Berney (Carreteras de otoño) y Carlos Bassas (Justo). 19.05 horas, en la sala de Cámara.

Firmas. 20.00 horas, vestíbulo.

'L.A. Confidential'. De Curtis Hanson. 20.15 horas, sala de Cámara, 3 euros.

SÁBADO 18 DE ENERO

'Pamplona sangrienta'. Ruta teatralizada en castellano (10.30) y euskera (12.00), con el Grupo de Teatro de la UPNA.

En serie. 'Así se hizo Monteperdido', clase magistral con su creador, Agustín Martínez. Presenta Sandra Iraizoz. 12.00 horas, sala de Cámara, abierta al público.

Gastronomía negra. 'La cocina de Harper Lee, Jim Thompson y Truman Capote'. 14.30 horas, hotel Tres Reyes. 30 euros.

Diálogo con... Dolores Redondo, a la que entrevista Susana Rodríguez. 18.00 horas, en la sala de Cámara.

Despedida. 19.15 horas.

Jazz. Concierto con Jazzy Leap. 20.00 horas, sala de Cámara. 10 euros.