El columpio está de vuelta

29.06.2020 | 01:06
Flitter se metieron en el papel y se vistieron con buzos protectores, de los que se desprendieron a medida que entraron en calor. Foto: Unai Beroiz

CONCIERTO DE EL COLUMPIO ASESINO

Fecha: 20/06/2020 Lugar: Baluarte

Incidencias: Último concierto del ciclo Km Zero Musik Fest. El Columpio Asesino son: Albaro Arizaleta (batería y voz), Cristina Martínez (guitarra y voz), Raúl Arizaleta (guitarra), Daniel Ulecia (bajo) y Jaime Nieto (teclados y sintetizadores). Les acompañaron Harkaitz Martínez de San Vicente e Igor Otxoa, de Oreka Tx, en la txalaparta.

cuando se desató la pandemia, El Columpio Asesino acababa de publicar su nuevo y muy esperado disco, Ataque celeste, tras seis largos años de silencio en los que, según ellos mismos han reconocido, llegaron a pensar en disolver la banda. Y aunque en esta temporada de silencio habían ofrecido algún que otro concierto, sus seguidores tenían muchas ganas de verlos de nuevo sobre las tablas presentando su nuevo álbum. Mientras esperamos a que puedan hacerlo con el público delante, el sábado pudimos disfrutar de su directo en streaming, cerrando el ciclo Km Zero Musik Fest que se ha celebrado durante las últimas semanas en Baluarte.

Comenzaron su actuación con la instrumental Ataque celeste, con gran presencia de percusiones y bajo, a la que siguió Huir. Aquí pudo verse ya el carácter de su último álbum, marcado por el uso de sintetizadores. La oscuridad que se cierne sobre sus canciones (esto no es una novedad) tiñó también el escenario de Baluarte, y allí estaban ellos, serpenteando entre las tinieblas y disparando sus coplas envenenadas, en este caso Preparada, que cuando termine la actual situación y los conciertos con público vuelvan a ser una realidad, hará las delicias de sus acólitos, que podrán entregarse al baile en su coda final. Los teclados, a cargo de Jaime Nieto (sustituye a Iñigo Sola), causaron cierto desasosiego en la inquietante Sirenas de mediodía. La siguiente canción también traía sirenas, las que aparecen en la letra de Babel, el que fue primer single de Ballenas muertas en San Sebastián. Hicieron parada y fonda en ese disco para interpretar La lombriz de tu cuello, en la que contaron con la txalaparta de Oreka Tx; curiosamente, hace año y medio pudimos ver a este dúo acompañando a Delorean también en Baluarte (sala de cámara), dentro del Festival Santas Pascuas, a cuya organización pertenecen los miembros de El Columpio Asesino.

Y siguieron con más canciones de su anterior disco, el ya mencionado Ballenas muertas en San Sebastián, como la que le daba título, Entre cactus y azulejos, o la hipnótica A la espalda del mar, esta última nuevamente con la colaboración de Igor y Harkaitz, de Oreka Tx. Continuando con el viaje al pasado, retrocedieron un disco más hasta llegar a Diamantes, el álbum que marcó el verdadero punto de inflexión de su carrera, del que rescataron el tema homónimo y Perlas. El concierto terminaba y urgía regresar a su flamante Ataque celeste, cosa que hicieron con Tu último relato. Para despedirse, estaba claro, están reservando su hit por antonomasia, Toro, que recientemente ha sido versionado por Fangoria (en directo y en disco). No son Alaska y Canut sus únicos admiradores ilustres; Enrique Bunbury se ha declarado admirador del grupo navarro, recomendando en redes sociales y entrevistas promocionales su último trabajo. Aparentemente ajenos a tantos halagos, ellos siguen a lo suyo, facturando grandes canciones con total honestidad, a su ritmo y a su estilo. Qué suerte que estén de vuelta.