Menores acompañados desde el escenario

23.02.2021 | 21:08
Una escena grupal de 'Una mochila, una vida'.

El Teatro Gayarre acoge el jueves 25 el estreno de 'Una mochila, una vida', montaje multidisciplinar protagonizado por 15 jóvenes migrantes que quiere contribuir a acabar con los estigmas sociales que les rodean

En 2016, Ados Teatroa inició en Navarra un proyecto, Derechos Humanos a Escena, con el que pretendía emplear la herramienta de las artes escénicas para la transformación social, dándole la vuelta a ideas, conceptos y estereotipos cargados de prejuicios. Así, durante los últimos años ha creado montajes protagonizados por parados/as de larga duración, personas de la tercera edad, afectados/as por problemas de salud mental y ciudadanos/as con diversos tipos de adicciones. Y en 2021, ha puesto el foco en la crisis migratoria en general y, en particular, en la figura de los denominados menas (menos extranjeros no acompañados), "un colectivo muy estigmatizado por ciertos sectores de la prensa, de la política y de la sociedad", explica José Antonio Vitoria, productor de Una mochila, una vida, el espectáculo multidisciplinar y multicultural que se estrenará el jueves 25 de febrero en el Teatro Gayarre, donde también podrá verse el viernes 26. Dirige Garbi Losada.

Una mochila, una vida cuenta con el protagonismo de quince jóvenes migrantes que llegaron a Navarra siendo menores de edad y que han vivido o viven en centros residenciales de titularidad pública gestionados por la UTE Zakan. Junto a ellos, los intérpretes profesionales Mila Espiga y Asier Sota y un percusionista, Iñaki Antolín. Curiosamente, este último es nieto de una mena del siglo pasado. Y es que "su abuela emigró a Argentina con apenas 16 años y él mantuvo la cultura vasca siempre y hace un tiempo regresó y se instaló en Navarra (Aoiz), donde se dedica a educar a jóvenes migrantes en Zakan", cuenta Vitoria, para quien esta historia circular demuestra que todos estamos implicados en lo que sucede en nuestra sociedad y que es cosa de cada persona decidir si quiere dejarse llevar por el "ruido mediático" que califica a estos chicos y chicas como un peligro para el resto, o escoge la opción de la escucha atenta para oír sus voces, sus historias, muy duras pese a su juventud, reflexionando, de paso, sobre lo que suponen los derechos humanos hoy.

Ados Teatroa ha montado Una mochila, una vida, en colaboración con Asinsound (Javier Asín), Zakan y la microcooperativa Bidebitarte, y con la financiación del programa Innova Cultural de la Fundación Caja Navarra y la Fundación la Caixa.


Sin dramaturgia


Visibilizar en positivo a un colectivo señalado y empoderar y fomentar la autonomía de sus integrantes. Con estos objetivos se ha construido el espectáculo que mañana llega a escena. "No teníamos un guión previo ni hemos construido una dramaturgia al uso, solo empezamos a hablar con ellos y a ordenar sus palabras, sus ideas, sus deseos, sus motivaciones, su opiniones sobre esta sociedad en la que han tenido que realizar una inmersión forzosa... Y en la que quieren quedarse porque todos coinciden en que les gustaría volver a sus países, pero solo de vacaciones", explica el productor.

De todos estos relatos, de cómo llegaron a Navarra, de qué se encontraron, de cómo creen que les ven, de sus proyectos habla Una mochila, una vida, creado desde las artes vivas, con fuerte influencia de la performance y gran presencia de la música, el sonido y las imágenes.

El montaje arrancó en diciembre y ha tomado forma en itinerancias en las casas de cultura de Zizur Mayor, donde se verá el sábado; Villava, el domingo 28, y el Teatro de Ansoáin (5 de marzo). También han trabajado en la Casa de la Juventud de Pamplona, el civivox Iturrama y el Gayarre.

Dos años de trabajo en navarra


Apenas quedan ya unas horas para que el teatro pamplonés suba el telón y presente esta propuesta que, en opinión de Zakan, aporta "una línea educativa inclusiva" que complementa su labor con los más de 250 jóvenes que atendieron en 2020. En esta unión de cooperativas, 126 profesionales se encargan de gestionar los servicios residenciales públicos donde viven los menores no acompañados. Niños solos. "Cuando Ados Teatroa nos propuso el proyecto nos gustó porque llama al encuentro creativo y constructivo entre personas", defiende Joselu Martínez Urra. En La Odisea, Ulises decía "mi nombre es Ninguno. Ninguno mi padre y mi madre me llamaron de siempre y también me llaman todos". Esta obra propone cambiar nuestra mirada hacia estos jóvenes para dejen de ser Ninguno.

  • Dirección. Garbi Losada.
  • Guión. Garbi Losada, José Antonio Vitoria.
  • Producción ejecutiva. José Antonio Vitoria.
  • Música en directo y espacio sonoro. Javier Asín.
  • Diseño de iluminación. Javi Kandela.
  • Vídeo y servicios técnicos. Kandela Iluminación.
  • Estudio de sonido. Asinsound.
  • Espacio escénico. Ados Teatroa.
  • Producción. Nekane Mendizabal.
  • Cámara y edición de vídeo. Josu de Pablo.
  • Diseño gráfico. Antza Komunikazio Grafikoa.
  • Community Manager. Josu de Pablo.