Carapaz es un pionero

La crónica | el corredor del movistar se convierte en el primer ecuatoriano en ganar la ‘corsa rosa’, con nibali segundo y roglic tercero al apear a landa del podio por 8 segundos

09.02.2020 | 13:09
Richard Carapaz besa el trofeo que le acredita como ganador del Giro, en Verona, justo al lado de una bandera de su país, Ecuador.

Roma - El ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) ganó ayer su primer Giro de Italia al defender con éxito su ventaja en la clasificación general sobre Vincenzo Nibali (Bahrein) en los 17 kilómetros de la contrarreloj final disputada en Verona.

Carapaz, primer ecuatoriano en ganar el Giro de Italia y ovacionado por decenas de sus compatriotas en la Arena de Verona, encaró la contrarreloj con 1:54 de ventaja sobre Nibali y, pese a perder 49 segundos con respecto al italiano, se coronó campeón. El corredor de Tulcán, de 26 años y cuarto clasificado en la pasada edición de la prueba, hizo historia al acabar el Giro con dos victorias de etapa (4ª y 14ª) y un paseo triunfal en Verona. Acabó con 1:05 de ventaja sobre Nibali y con 2:30 sobre el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma), que le arrebató el podio a Mikel Landa (Movistar) por ocho segundos. El más rápido en la contrarreloj de ayer fue el estadounidense Chad Haga (Sunweb).

La 102ª edición del Giro de Italia concluyó con una prueba contrarreloj individual disputada en la norteña Verona, con salida en la Feria y llegada dentro de la icónica Arena, abierta para la ocasión y arreglada con una alfombra rosa.

Tras la espectacular victoria lograda en la 14ª etapa y las grandes actuaciones de la última semana, Carapaz llegó a la cita final del Giro como sólido líder y con todos los pronósticos a su favor. El ecuatoriano tenía 1:54 de ventaja sobre Nibali, 2:53 sobre Mikel Landa, su compañero de equipo en el Movistar, y 3:06 sobre Primoz Roglic, que, pese a ser un especialista en las cronos, llegó a Verona sin opciones de victoria.

"Pensando en ese minuto y 54 segundos que tenemos, no creo que debamos perder tanto tiempo. Creo que nos puede servir. Pero cuando es competición siempre puede pasar de todo", afirmó Carapaz al acabar la etapa del pasado sábado. El ecuatoriano veía muy cerca la hazaña y ayer la selló.

Bajo el sol de Verona, con unos 29 grados de temperatura, Carapaz salió tres minutos después de que su más inmediato perseguidor, Nibali, empezara la prueba. El Tiburón acabó en 22 minutos y 30 segundos y Carapaz, que gestionó con autoridad su prueba, terminó en 23 minutos y 19 segundos. Sabía que el margen era amplio y pudo disfrutar cada metro que le llevaba a la Arena de Verona.

El ecuatoriano entró ovacionado por sus aficionados y por su mujer e hijos. También estaban sus padres, que viajaron a Italia sin que el corredor lo supiera, según admitió él mismo al acabar la prueba.

Fue un día de gloria para Carapaz, que consideró su victoria final en el Giro como "el premio para todos sus esfuerzos". Además, fiel a su estilo, alejado de la arrogancia de otras estrellas del deporto, agradeció al equipo Movistar, el suyo, la ayuda que le ha prestado para alcanzar el techo del ciclismo.

La Crono, para Chad Haga La contrarreloj vio la victoria del estadounidense Chad Haga, quien ganó por delante de los belgas Victor Campenaerts y Thomas de Gendt, ambos del Lotto Soudal y que terminaron a cuatro y seis segundos del vencedor de la etapa, respectivamente.

De esta forma, el Giro acabó con Carapaz vestido con la maglia rosa de campeón. El alemán Pascal Ackermann (Bora) ganó la clasificación de puntos (la conocida como maglia ciclamino); el mejor escalador (maglia azul) fue Giulio Ciccone (Androni Giocattoli); y el mejor joven (maglia blanca) fue para el colombiano Miguel Ángel Supermán López (Astana). - Efe

Richard Carapaz

"Es el triunfo más grande de mi vida"

Campeón. Richard Carapaz (Movistar) aseguró ayer que su triunfo en el Giro es "la recompensa a todos los esfuerzos. No sé qué decir, es un sentimiento único. Creo que para mí es el triunfo más grande que he podido lograr en mi vida", dijo un emocionado Carapaz, al borde de las lágrimas, al acabar la contrarreloj final de Verona. "Se lo debo a mi equipo, que me ha ayudado a conseguir este gran Giro de Italia", prosiguió el ecuatoriano. Carapaz celebró su victoria con su mujer, hijos e incluso sus padres, que le dieron una sorpresa. "No me esperaba que vinieran mis padres aquí. Es un momento único que se lo debo a ellos", aseguró. - Efe