Tony Escribano: "Soy gafe. Tres días antes le dije a un compañero que jamás me lesionaba el tobillo"

11.10.2020 | 13:16
Momento de la lesión del jugador

A la espera de que mañana le hagan más pruebas, el cierre madrileño sufre un esguince en su pie derecho, que le impedirá jugar el miércoles ante ElPozo Murcia

pamplona – Sus gestos de dolor no delataban nada bueno. Y la forma en la que abandonó la pista, cojeando y apoyado sobre el médico del equipo, José Mª Lamo de Espinosa, y sobre el fisioterapeuta Adonai Pérez, tampoco. El jugador de Osasuna Magna Tony Escribano abandonaba el viernes el partido ante O Parrulo hacia el minuto 16, tras un encontronazo con un rival. A expensas de las pruebas a las que será sometido mañana, y que determinarán el alcance de la lesión, el cierre madrileño, de 21 años, sufre un esguince en su tobillo derecho que le impedirá jugar el miércoles ante ElPozo Murcia. Un contratiempo para el jugador, formado en el Ciudad de Móstoles, y que esta temporada fichaba por el Xota y debutaba en la máxima categoría.

¿Cómo se encuentra?

–Tengo el tobillo muy hinchado. Ayer (por el viernes) lo tuve con hielo y con antiinflamatorios, pero me costó mucho dormir, porque me dolía un montón.

¿Cómo recuerda la acción en la que se lesiona?

–Robé un balón y quedó dividido. El jugador rival se tiró al suelo, yo sólo metí la puntera, pero él cayó con todo su peso sobre mi pie. La cosa es que yo seguí corriendo, cojo, si bien ya no pude más por el dolor y me tiré al suelo.

¿Qué es lo primero que se le pasó por la cabeza?

–Que soy gafe. Tres días antes le había dicho a un compañero que yo nunca me lesionaba de los tobillos y de repente me encuentro con un esguince. Ya sabía que iba a ser eso y no iría a más, pero me fastidió perderme un partido en el que estábamos dominando y que siempre gusta más jugar que estar en el banquillo, pero bueno. Lo importante fue la victoria.

Imanol ya confirmó que no podrá jugar el miércoles ante ElPozo, uno de los grandes de la Liga.

–La verdad es que no puedo casi ni apoyar el pie. Es una pena, porque son rivales contra los que gusta jugar. Pero son cosas que pasan y ya podré enfrentarme a ellos en la segunda vuelta.

Al final el viernes lograron sumar los tres puntos, tras un partido en el que el equipo disputó una primera parte sensacional. ¿Cómo lo vio?

–La verdad es que el primer tiempo estuvo muy bien. Estábamos concentrados y con muchas ganas de darle una victoria a la afición, que no puede venir en masa al pabellón con esto de la covid. Después de una derrota siempre es difícil volver a ganar, así que nos fuimos contentos con el 2-1. Aunque creo que merecimos más en esa primera parte.

A pesar de esa derrota ante el Levante, el equipo está dejando muy buenas impresiones.

–Sí. Somos chavales jóvenes, con mucha ilusión, con ganas de aprender y tenemos un entrenador que está con nosotros a muerte. Eso hace todo más sencillo.

Con la camiseta del Xota ha podido debutar en la Primera División. ¿Cómo ha sido para usted ese salto y cómo lo está viviendo?

–Si soy sincero, sigo como en una burbuja de sueño. Desde el primer momento en el que me llamó Imanol, casi no tuve dudas. Le ves por la tele y es un entrenador con carácter, que apuesta por gente joven y que siempre o casi siempre le salen bien esos jugadores. El salto es increíble, desde los entrenamientos a los partidos, la intensidad de todo y la profesionalidad. Es otro mundo. Yo estaba en el Móstoles, que es un equipazo, pero es más como de barrio. Eres miembro de una familia. Y aquí me pasa lo mismo, pero con el añadido de la profesionalidad.

Parece que los jugadores nuevos han congeniado muy bien con los que estaban.

–Sí. Para Palote (Roberto Martil) o Bynho, que se les han ido jugadores muy importantes para el equipo como Rafa Usín o Dani Saldise, no tienen otra que confiar en nosotros, que somos como una nueva generación. Pero desde el primer momento nos meten caña y quieren que mejoremos. A mí eso me alegra. Que tu capitán confíe en ti y te diga qué tienes que hacer, te ayuda mucho a mejorar.

Se le ha visto asumir responsabilidades en estos dos partidos que se han jugado. Con sólo 21 años que tiene y recién estrenado en la máxima categoría, ¿cómo lo lleva?

–La verdad es que bien. No me esperaba tener la importancia que he tenido en estos dos primeros encuentros y que me ha dado Imanol. Pero al final creo que es cosa de todos. Da igual quién salga de titular. Lo importante es aportar al equipo, tengamos los minutos que tengamos.

¿Qué objetivo se marca tanto a nivel de equipo como personal?

–Mi reto personal es asentarme en este club y seguir mucho tiempo. Estoy muy cómodo y no tengo necesidad de otra cosa. Y, de club, ayudar a que el Xota pueda meterse en la Copa de España y en los play off por el título de Liga. Sobre todo, dar a la afición muchas alegrías en este año tan difícil.