Contra las inercias

La Real, atascada en Anoeta y dañada por su empate del domingo ante el Huesca, recibe en el derbi vasco a un Athletic al alza

08.02.2020 | 17:26
Los jugadores de la Real, durante el entrenamiento de ayer en Zubieta, con Moyá en primer término.

Donostia ? Dice el tópico que, cuando asoma un derbi, la clasificación y el estado de forma de cada equipo pierden trascendencia. La Real espera que así sea, que se cumpla la teoría. Los txuri-urdin no están tan mal como puede aparentar su último resultado, el empate sin goles en casa ante el Huesca. Pero, si hablamos de dinámicas, el Athletic encara en mejor disposición el derbi de esta tarde en Anoeta. Los de Imanol no ganan un partido desde el pasado 14 de enero, contra el Espanyol, y desde entonces han igualado ante Betis (eliminación copera), Rayo y Huesca. El cuadro de Gaizka Garitano, mientras, han sumado diez de sus doce últimos puntos ligueros, una estadística que cobra mérito atendiendo al complicado calendario: Celta y Villarreal a domicilio, Sevilla y Betis en San Mamés.

el factor campo En cualquier caso, este repaso general a la trayectoria más cercana en el tiempo de Real y Athletic obvia una circunstancia muy importante, las dificultades del cuadro txuri-urdin en su estadio. Solo ha ganado dos de los diez encuentros ligueros jugados en Anoeta, cifras que pueden atender a distintos motivos. No se le dan bien a los blanquiazules los rivales que se repliegan y esperan cerrados, ante los que las soluciones encontradas escasean hasta la fecha. Y David Zurutuza apuntaba también al mal estado del césped, en una entrevista concedida esta semana a NOTICIAS DE GIPUZKOA. La mala serie de la Real como local contrasta hoy con la importancia que tiene el factor campo en cualquier derbi, más aún en el primero que alberga Anoeta sin pistas de atletismo. El rítmico Txuri-Urdin, recuperado para la ocasión, se une además a la fiesta con el propósito de generar un ambiente más propio de un duelo como el que hoy espera. Se trata, en definitiva, de paliar parte de las decepciones sufridas este curso ganando al menos al eterno rival. Sería solo el tercer triunfo casero. En la 22ª jornada. Mes de febrero.

con casi todo Imanol Alguacil dispone de todo su arsenal para intentar doblegar al Athletic. Bueno, de casi todo. En circunstancias normales, Aritz Elustondo habría sido hoy el favorito para iniciar el derbi como lateral derecho. Pero apunta a causar baja, a la espera de que el técnico oriotarra facilite hoy la lista de 18 convocados. Dijo ayer el entrenador que dispone de 21 efectivos, lo que, contando a Aihen Muñoz, invita a pensar que solo son seguras las ausencias de Merquelanz, Gorosabel y Bautista. El defensa beasaindarra, en cualquier caso, puede sumarse a la lista de lesionados, lo que daría continuidad a Joseba Zaldua en el lateral diestro. Respecto al último partido ante el Huesca, el entrenador recupera efectivos importantes. Moreno y Zurutuza se han restablecido plenamente (el centrocampista, aunque algo justo, ya fue convocado para el último encuentro) y tienen muchas opciones de ser titulares, igual que un Januzaj que arrancó en el banquillo la contienda frente al colista. La Real tropezó ante los aragoneses hace seis días, pero no se esperan más novedades que las comentadas. Pese a que Miguel Ángel Moyá parece estar disponible, Gero Rulli será titular bajo palos, con Zaldua, Llorente, Moreno y Theo en la línea defensiva. Illarramendi, Mikel Merino y Zurutuza integrarían la medular. Y Januzaj, Oyarzabal y Willian José serían los tres futbolistas más adelantados del equipo.

Un Athletic al alza. Enfrente estará hoy un rival lanzado. El relevo en el banquillo del Athletic, el pasado diciembre, implicó la llegada de un Gaizka Garitano que ha aportado naturalidad e identidad al fútbol rojiblanco. A la atrevida propuesta de Eduardo Berizzo le hizo mucho daño el 1-3 en el derbi de octubre, navegando el equipo a la deriva desde entonces. Pero todo cambió a raíz de una destitución tras la que el técnico deriotarra ha construido poco a poco un Athletic más reconocible. Con dos bandas a pie natural. Centros al área. Una estructura más sólida y una actitud más medida en la contención. Y un Iker Muniain que lidera con maestría a los suyos desde la demarcación de mediapunta. Las bajas por lesión de Lekue, Rico y Aritz Aduriz no suponen especiales contratiempos para una estructura que ha encontrado en Iñaki Williams a un efectivo punta de lanza. Y la sanción de Óscar De Marcos, mientras, abre las puertas del once a Ibai Gómez, recién llegado del Alavés. En lo que respecta al resto de la alineación, solo existe una duda. El entrenador recupera a Beñat, ausente por acumulación de amarillas ante el Betis, y está por ver si le devuelve al once o sigue apostando por Mikel San José como acompañante de Dani García en el doble pivote. l