El Atlético retrasa el alirón

VICTORIA |  DERROTA AL VALENCIA EN EL Wanda metropolitano y evita que el barça sea campeón esta jornada

09.02.2020 | 05:57
Filipe Luis trata de zafarse de Carlos Soler.

Atlético 3

Valencia2

ATLÉTICO Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe (Correa, m. 61); Koke, Rodrigo, Saúl, Lemar (Thomas, m. 70); Griezmann y Morata (Arias, m. 83).

VALENCIA Neto; Wass, Garay, Diakhaby, Gayà; Soler, Parejo, Coquelin, Guedes (Sobrino, m. 57); Gameiro y Santi Mina.

Goles 1-0, min.8: Morata. 1-1, min.35: Gameiro. 2-1, min.49: Griezmann. 2-2, min.77: Parejo (p.). 3-2, min.81: Correa.

Árbitro Hernández Hernández (C. Las Palmas). Amonestó a los locales Filipe Luis y Saúl y a los visitantes Soler, Sobrino y Diakhaby.

Estadio Wanda Metropolitano. 43.531 asistentes.

MADRID - El Atlético de Madrid ganó (3-2) cuando se lo propuso a un Valencia, con ambición, solvencia y respuesta en cada una de las dos igualadas de su adversario y con el gol definitivo de Ángel Correa; un giro y un tiro imparables ya para su rival y para aplazar al menos tres días el alirón del Barcelona en esta Liga.

Un triunfo que pareció del conjunto rojiblanco dos veces, primero con el veloz 1-0 de Álvaro Morata, nivelado por Kevin Gameiro, y después con el rotundo 2-1 de Antoine Griezmann, empatado de penalti por Dani Parejo, pero que no lo fue hasta la irrupción del atacante argentino, capaz de rebelarse en el momento más inesperado, esta vez en el minuto 81, para agarrar los tres puntos.

Tan cierto es que el fútbol hoy es esencialmente un juego de errores como que necesita determinación y destreza para aprovechar cada uno, como lo hizo el Atlético en cada uno de los tres goles con los que doblegó a un Valencia imprevisible, capaz de nivelar dos marcadores adversos, pero también de ser un 'juguete' en las dos primeras dianas locales y permitir una tercera nada más empatar.

También de recibir el 1-0 a toda velocidad. En el minuto 8. El Valencia sólo fue él en algún tramo del partido. En el primer tiempo sanó la herida que le provocó el primer bocado, del que ni se enteró ni el cómo ni el porqué, hasta que Neto recogió la pelota de su portería, con el 1-1 de Gameiro cuando el partido cruzó la media hora, cuando pudo acelerar hacia adelante y cuando el Atlético rebajó la tensión.

¿Un descuido o un acierto? De las dos cosas hubo en el 1-1 del Valencia, que tampoco aprendió entonces del error que supone salir a la expectativa en el Metropolitano. Lo repitió en el inicio del segundo tiempo. Y para entonces, el Atlético ya había asumido la lección del 1-1. Ni descuidos atrás ni términos medios arriba.

Porque resurgió desde el vestuario. No dio margen al Valencia. En cuatro minutos, el Atlético golpeó de nuevo, con un 2-1 desbordante, que circuló desde el contragolpe que lanzaron Rodrigo y Koke hasta las combinaciones entre Lemar, Morata y Griezmann, que culminó la acción de cabeza, su gol número 21 del curso.

Aún no fue el de la victoria del Atlético, que gobernó ya el duelo, pero concedió un penalti, una mano de Saúl Ñíguez que revisó y confirmó el VAR. La transformó Dani Parejo en el 2-2 en el minuto 77. Insuficiente para repeler la ambición del Atlético. Cuatro después, Correa devolvió el partido al final más previsible (3-2). - Efe