"Este título no es nuestro techo"

real sociedad | olaizola, eizagirre e itxaso destacan la confianza con la que afrontaron la final y se muestran ambiciosas de cara al futuro

09.02.2020 | 09:15
Arconada , Olaizola, Uriarte y Eizagirre visitaron con el trofeo NOTICIAS DE GIPUZKOA.

donostia - Las celebraciones han sido agotadoras e intensas. Casi más que la temporada en sí, culminada con la final del pasado sábado en Granada y el título de Copa conseguido. Después de levantar el trofeo, las jugadoras no han parado: fiesta en la ciudad andaluza, vuelo de vuelta sin dormir, recibimiento en la Diputación, el Ayuntamiento y Anoeta al día siguiente, ronda de entrevistas con los medios el lunes, baño de multitudes por varias localidades de Gipuzkoa el jueves... pero estas jugadoras pueden con todo. Con el Atlético y con la falta de sueño. Reciben los homenajes felices, conscientes de haber escrito una página histórica que rememoran para NOTICIAS DE GIPUZKOA tres de las integrantes de una plantilla que será recordada por muchos años: Sara Olaizola, Itxaso Uriarte y Nerea Eizagirre. Vienen acompañadas de Gonzalo Arconada, y cómo no, del trofeo.

En una plantilla tan joven, con una media de edad de 23,4 años -Eizagirre, Olaizola y Uriarte tienen 19, 21 y 27-, es lógica la energía que desprenden sus jugadoras para celebrar y disfrutar los éxitos. Más sorprende, en cambio, la madurez, tranquilidad y convencimiento con el que vivieron los días previos a la final y afrontaron un duelo rodeado de expectación y nervios. "Tienen personalidad", destaca Gonzalo Arconada. "Yo ya dije que estaba tranquila porque estaba convencida de que la Copa iba a ser nuestra. Dentro de mí, no sé por qué, sentía que íbamos a ganar. Y cuando Gonzalo nos plantea cómo vamos a jugar, me convencí todavía más. Sabía que si cumplíamos bien el plan, íbamos a ganar. Un rato antes de empezar sí nos pusimos un poco nerviosas, pero lo controlamos bien", explica la pequeña del grupo, Eizagirre, a quien le sobra descaro y calidad. Tanta, que podía haber debutado ayer con la selección absoluta, pero una lesión de tobillo provocada en la final se lo impidió. Eso sí, no le impedirá disputar el Europeo sub'19 de este verano.

"No había nada que perder y lo vivimos así. Sabíamos que podíamos perder, pero que si jugábamos como habíamos hecho durante la temporada, tendríamos opciones. La ilusión que teníamos por conseguir el título hizo que lucháramos hasta el final", comenta Itxaso, quien fue baja por lesión aunque apuró sus opciones hasta el último momento. "Después de tantos años, llegar a una final y no estar al 100% para jugarla duele, no te voy a engañar. Lesionarte justo en el partido anterior... Pero traté de ayudar al equipo lo máximo posible. Vi que todas estaban convencidas de lo que habíamos trabajado y eso se vio en el campo, porque cada una sabía lo que tenía que hacer".

"sorprendimos al atlético" El plan de partido de Gonzalo Arconada ha sido señalado de forma unánime como una de las grandes claves del título. El técnico txuri-urdin había escondido sus cartas en el partido liguero contra el Atlético disputado seis días antes y apenas había utilizado el esquema que dio la gloria a la Real en Granada. Lo probó contra el Betis hace menos de un mes. "Nos comentó que el Betis era el más parecido al Atlético en su forma de jugar", revela Sara Olaizola: "La idea en la final era sorprenderlas porque iban a esperar algo absolutamente distinto". En los entrenamientos en Zubieta sí lo habían puesto en práctica, tal y como se vio en Granada.

"Sabíamos que teníamos que tener muchas personas defendiendo, pero también que la mejor defensa era atacar. Teníamos que hacerles daño", señala Eizagirre, que formó el tridente de ataque junto a Nahikari y a Marta Cardona, un trío que buscó continuamente las cosquillas a la defensa atlética: "Cuando tuvimos el balón, atacamos muy bien. El planteamiento fue muy bueno y salió perfecto. Después de empatar nosotras, a ellas les entraron dudas y supimos aprovecharlo". Ese 1-1 dejó tocado al Atlético y supuso "un subidón" para las txuri-urdin, según comenta Olaizola: "Fuimos a más a partir de ahí".

Y luego llegó el 2-1 de Nahikari. "Estábamos calentando y dimos unos saltos y unas carreras...", recuerda riéndose Olaizola, que entró al campo en el minuto 77. "Pensé que igual era demasiado pronto, que íbamos a tener que sufrir mucho", añade Itxaso. ¿Y la asistencia de Leire Baños a Nahikari? ¿Fue un pase o un mal control? "Leire dice que fue pase", señala Eizagirre. "Nos comentó luego que su primera intención era controlar, pero que el balón fue alto y trata de dejarlo por si aparecía Nahikari", interviene Gonzalo Arconada. "Fue increíble celebrarlo con la afición, que estaba justo detrás de esa portería. Eso nos dio mucha fuerza", añade Eizagirre. "Y lo que paró luego Sun (Mariasun Quiñones). Hay que felicitarla. Paró todo lo que le llegaba".

El pitido final dio paso a una alocada celebración. "Salimos corriendo cada una por su lado, como habíamos corrido poco...", se ríe Eizagirre. "No habíamos ensayado la celebración", bromea Itxaso: "Había de todo: emoción, llantos de felicidad. Era en plan: Estoy llorando, pero estoy contenta, ¿eh?". "Soltamos toda esa tensión cuando el árbitro pitó el final. La gente lloraba", cuenta Eizagirre.

La celebración en Granada dio paso a un domingo inolvidable. "Nadie se esperaba algo así. No sabíamos cuánta gente iba a venir a recibirnos cuando llegamos a Donostia. Y lo de los pueblos ayer (por el jueves) fue un pasada", comenta Olaizola. "Nosotras lo hemos vivido como una fiesta, la gente lo ha notado y se ha unido. Lo hemos vivido mucho", dice Itxaso.

"Seguir creciendo" La Copa ha sido un hito. La Real no ganaba un título desde que en 1987 su equipo masculino ganara también la Copa, entonces en Zaragoza. Y fue el primero de la sección femenina, creada hace ahora quince años. Pero las jugadoras no quieren pararse aquí. Quieren más. No podía ser de otra manera para un equipo con tanto talento, ambición, juventud y calidad. "Que esto no sea un espejismo", pide Olaizola: "Queremos seguir creciendo, que el club nos dé las herramientas, que la gente venga a vernos, que los medios nos den voz... que esto no se quede aquí y que el fútbol femenino siga creciendo".

El apoyo que han ido recibiendo de los aficionados ha crecido a lo largo de la temporada: "No sé si el punto de inflexión fueron los dos partidos seguidos en Anoeta (contra el Athletic en Liga y el Sevilla en las semifinales de Copa), pero a partir de ahí se ha notado más gente en Zubieta y ha hecho que muchos aficionados se animaran a ir a Granada. Ahora queremos que la gente siga viniendo a vernos, pero que no solo sea por el título, sino porque les gusta nuestro juego. Nosotros se lo agradecemos".

"Competimos para ganar títulos. Esto no es nuestro techo, no hay que ponerse límites, hay que seguir porque somos un equipo joven", dice Eizagirre, mostrando de nuevo su ambición y desparpajo: "Tenemos mucho que dar y crecer. Nos tenemos que exigir todas un poco más a nivel personal y colectivo. Tenemos un entrenador que nos exige y nos ha hecho mejores, así que tenemos que seguir. Vamos a disfrutar el momento y esperamos que lleguen más".

quieren que se quede nahikari De cara al futuro del que las tres formarán parte, ya que tienen contrato (Olaizola hasta 2020, Itxaso hasta 2021 y Eizagirre hasta 2022), esperan contar con Nahikari García, la gran estrella del equipo y que aún no ha decidido si seguirá de blanquiazul. "Es una jugadora súper importante, es la referente y nos encantaría que se quedara, pero tiene que valorarlo ella. Decida lo que decida, nos tendrá aquí. Está sintiendo el cariño de todas y ojalá su decisión sea seguir con nosotras. El otro día me decía: Vaya presión que tengo...".

"Yo también he hablado con ella", señala Itxaso, haciendo de veterana del grupo: "A cualquier equipo le gustaría tener una jugadora como Nahikari. Por mi parte, ojalá se quede todos los años que puedan ser. Entiendo que la temporada que ha hecho es muy buena, ya le dije que por mi parte mejor si se queda, pero tiene que valorar todo. Va a tener nuestro apoyo, pero por mi parte que se quede". "Tiene clubes grandes por detrás, pero la Real también lo es y puede ser aún más grande con ella. Para que el equipo crezca sería importante que siguiera".