Vuelta a las andadas

PRIMERA El Real Madrid cede un empate y el liderato en su puesta de largo en el Santiago Bernabéu

10.02.2020 | 01:09
Courtois,Guardiola y Varane ven cómo entra el balón en el gol del empate del Valladolid.

Real Madrid1

Valladolid1

REAL MADRID Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Isco (Jovic, m.68), James (Vinicius, m.57), Bale y Benzema (Lucas Vázquez, m.89).

VALLADOLID Masip, Mpyano (Waldo, m.60), Salisu, Kiko Olivas, Nacho, Fede San Emeterio (Anuar, m.84), Michel, Óscar Plano, Pedro Porro (Antoñito, m.80), Enes Unal y Sergi Guardiola.

Goles 1-0 m. 82: Benzema; 1-1 m. 88: Sergi Guardiola.

Árbitro Pablo González Fuertes, del Comité Asturiano. Mostró tarjeta amarilla a San Emeterio, del Valladolid y a Kroos del Real Madrid.

Estadio Bernabéu. 63.037 espectadores.

MADRID - En su puesta de largo como local el Real Madrid se dejó dos puntos ante el Valladolid y volvió así a las andadas, al retorno al pasado más reciente, el que le marginó de los éxitos y le sumió en una de las temporadas más críticas de su historia.

Le bastó con poco al conjunto de Pucela para dar con el premio en Madrid ante un rival al que le falta pegada, verticalidad y al que aún le tiemblan las piernas ante el mínimo contratiempo después del curso anterior.

Tuvo el partido ganado, con el gran gol de Benzema a ocho del cierre. Pero no lo supo gestionar y fue víctima de sus errores individuales. El Valladolid robó un balón en el centro del campo y Óscar Plano vio la entrada por la izquierda de Sergi Guardiola, que batió a Courtois

Y eso que Zinedine Zidane cargó de alicientes la puesta en escena en el Bernabéu tras la alentadora pinta de Vigo. Desprovisto en su citación de los refuerzos incorporados por el club, en vía de recuperación de sus lesiones (Eden Hazard o Mendy), el francés acentuó su apuesta en la vieja guardia. Si hace una semana, en Balaídos, fue Bale el que respondió a la confianza de un técnico que le había mostrado la puerta de la salida tiempo atrás, en esta ocasión fue James el bendecido por el golpe de timón dado por el galo.

Tras dos años de cesión en el Bayern, James regresó a un once blanco. Lo hizo ante el Valladolid, un equipo ordenado, con desparpajo, a punto de puntuar hace un año y ahora reforzado por los tres puntos que arrancó del Benito Villamarín.

La condición de líder y la aseada imagen mostrada ante el Celta parecían dar pie a un nuevo Madrid, pero los viejos errores y los viejos fantasmas volvieron a aparecer. - Efe