Odeegard rompe el maleficio de la Real

victoria | el equipo guipuzcoano gana 16 años después en mallorca con un gol del noruego

10.02.2020 | 01:14
Salva y Oyarzábal.

Mallorca0

Real Sociedad1

MALLORCA Reina; Joan Sastre, Valjent, Raíllo, Lumor; Dani Rodríguez (Echavarría, min 84), Baba, Salva Sevilla, Febas (Trajkovski, min. 56); Lago Junior y Budimir (Álex Alegría, min. 71).

REAL SOCIEDAD Moyá; Zaldúa, Le Normand, Zubeldia, Aihen; Merino, Illarramendi, Odegaard (Zurutuza, min. 72); Willian José (Izan, min. 62), Oyarzábal, Januzaj (Portu, min. 62).

Gol 0-1, min. 82: Odegaard.

Árbitro Pizarro Gómez (Comité Madrileño). Amonestó a Raíllo del Mallorca, y a Mikel Merino, de la Real Sociedad.

Estadio Son Moix. 18.133 espectadores.

PALMA - Un gol del noruego Martín Odegaard puso fin a una racha de 16 años sin ganar en Son Moix de la Real Sociedad y acabó con la condición de invicto del Mallorca en su campo 8 meses después.

La victoria de los vascos en la isla, primera de la temporada, se fraguó tras un gran contragolpe y a la salida de un córner en su área. Poco antes, el mallorquinista Lumor había estrellado un remate en el palo.

El partido, con un tiempo para cada equipo, se encaminaba al empate a cero cuando la Real asestó el golpe definitivo que enmudeció Son Moix.

El Mallorca, sin el japonés cedido por el Madrid Katefusa Kubo entre los convocados, sorprendió de inicio a la Real con un juego agresivo y vertical que tuvo su primera consecuencia con las ocasiones del marfileño Lago Junior y del croata Ant Budimir, que obligaron al meta, Miquel Ángel Moyá, a emplearse a fondo.

Como ante el Eibar hace una semana, los mallorquinistas marcaron territorio desde el principio ante un rival al que le costó encontrar su sitio y, sobre todo, adaptarse al fuerte calor reinante en la isla.

Distribuía el balón el veterano Salva Sevilla con la ayuda del ghanés Iddrisu Baba, un centrocampista todoterreno, que igual roba balones que toma la mejor decisión a la hora de distribuir el juego.

También buscaba romper por la banda izquierda Lago Junior, al igual que por la derecha lo intentaba Dani Rodríguez, en los mejores minutos del juego local coreado con explosiones de júbilo en las gradas.

Pero el equipo de Imanol Alguacil, el mismo que alineó la semana pasada en Valencia, reaccionó y demostró que llegaba a Palma con el objetivo de hacer bueno el valioso punto conquistado en Valencia. No le perdió la cara al partido y trabajó a destajo en todas las zonas del campo. Al final, supo explotar la calidad de sus jugadores. - Efe