671 votos a favor y dos en contra

El Barça retira sus condecoraciones al dictador Francisco Franco

La Asamblea de socios aprueba las cuentas de la 2018-19 y el presupuesto de la presente temporada

10.02.2020 | 05:51
Asamblea de socios compromisarios del FC Barcelona.

BARCELONA. La Asamblea de socios compromisarios del FC Barcelona ratificó este domingo la decisión de la actual junta directiva de dejar sin efecto las distinciones otorgadas al dictador Francisco Franco en 1951, 1971 y 1974 y todos los efectos honoríficos vinculados a su entrega.

La decisión se tomó por una mayoría absoluta aplastante de los socios compromisarios de la entidad con 671 votos a favor de la retirada de las distinciones, 2 en contra y 7 en blanco.

"Ha pasado demasiado tiempo, demasiadas directivas. En el 2003 ya lo valoramos, pero no encontramos documentación. El año pasado encontramos la documentación y, por ello, lo hemos podido retirar", recordó el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu en su turno de palabra.

En 1951 el entonces presidente, Agustí Montal Galobart, entregó su insignia de oro y brillantes al genocida en el transcurso de la final de Copa disputada contra la Real Sociedad. Posteriormente, la Junta Directiva de la época acordó la reposición de la insignia al presidente Montal.

En 1971, el Barça otorgó a Franco la medalla de oro conmemorativa de la inauguración del Palau Blaugrana.

Tres años después, otra delegación barcelonista volvió a viajar a Madrid para entregar la primera medalla de oro del 75 aniversario de la creación del Barcelona al general Franco, ya que existía una norma no escrita según la cual la primera distinción de primer nivel de cualquier club tenía que concederse a Franco.

VOTO ELECTRÓNICO En la otra decisión trascendental de la jornada, la posibilidad de aprobar la inclusión del voto electrónico, cuando la Ley lo permite, fue rechazada por los socios.

Aunque ganó la votación la iniciativa promovida por el socio Víctor Font ('Si al futur'), no obtuvo los dos tercios necesarios para sacar adelante su iniciativa.

La propuesta obtuvo 359 votos a favor, 173 votos en contra y 67 en blanco, y no obtuvo los dos tercios necesarios (417) para cambiar el articulado en los estatutos del club.

De esta manera, los compromisarios se mostraron contrarios a la incorporación en los estatutos de una disposición adicional que permita el uso del voto telemático, una vez se aprueba la nueva ley.

Actualmente la Ley del Deporte Catalán no contempla que se utilice el voto electrónico en la elección de directivas y de las presidencias de clubes deportivos. Este hecho, sin embargo, podría cambiar en la próxima legislación.

Una vez se conoció el veredicto de los socios compromisarios, Font atendió a los medios de comunicación para valorar una decisión en la que 173 socios "han tirado atrás" los votos de "más de 5.000 firmas".

Asimismo, Font criticó el voto favorable de los miembros de la junta directiva al completo, después de que la secretaria, Maria Teixidor, criticara su propuesta en su discurso ante los socios compromisarios.

"El espectáculo ha sido muy sorprendente. Todavía estoy reflexionando sobre el hecho de destrozar el voto electrónico y, después, votar que sí. Es un ejercicio de cinismo que no entiendo y, para nada, favorece a la institución", lamentó.

La reunión anual con los socios la abrió el presidente Josep Maria Bartomeu que nombró los dos retos de futuro pendientes: "la evolución de una generación (de futbolistas) ganadora a otra que seguro que lo será" y seguir completando el 'Espai Barça', de remodelación del entorno del Camp Nou.

Bartomeu desveló que el club está preparando para 2020 el estreno de un documental ('100x100 Tito') dedicado a la figura del fallecido entrenador Tito Vilanova y realizó una defensa a ultranza de la democracia.

"Vivimos tiempos complejos, pero puedo afirmar, convencido, que, ante todas las circunstancias acaecidas en los últimos tiempos, hemos actuado con un compromiso firme, en defensa del país, de la democracia, de la libertad de expresión y del derecho a decidir", aseguró.

CUENTAS APROBADAS La Asamblea de socios compromisarios del Barcelona aprobó la liquidación del ejercicio contable 2018-19 y el presupuesto para la temporada 2019-20, en la que por primera vez en la historia superará los mil millones de euros (1.047) y se convertirá en la entidad deportiva con más ingresos.

Por 532 votos a favor, 90 en contra y 45 en blanco, los socios aprobaron la liquidación del ejercicio pasado, aunque en el turno de preguntas se cuestionó la utilización de pólizas de créditos, así como las tensiones de tesorería.

"La venta de jugadores es una prioridad", admitió Enrique Tombas, vicepresidente y tesorero del Barcelona, encargado de presentar el balance de la temporada pasada.

Además, defendió la utilización de pólizas de crédito con entidades extranjeras, por el bajo interés aplicado, así como porque se trata de una operación de deuda a largo plazo.

En este curso ha conseguido 60 millones más de deuda con la aseguradora alemana Allianz y con el gestor francés de activos Amundi, con un vencimiento a 2024.

En 2018, ya consiguió pólizas por unos 140 millones en colocación de deuda en Estados Unidos: 90 millones procedentes de Pricoa Capital Group y 50 millones aportados por Barings.

En cuanto al balance de resultados de la temporada pasada, Tombas destacó que los ingresos (990 millones de euros) han crecido un 8% y la partida más importante es la de medios (298 millones), un 34% más que en el anterior ejercicio, fruto del cobro por transmisiones televisivas tanto de la UEFA como de LaLiga. En traspasos y cesiones de jugadores, el club ingresó 114 millones, un 46% menos que en el pasado, cuando obtuvo 222 millones por Neymar.

Los gastos en el ejercicio pasado crecieron un 10% (973 millones). Los salarios deportivos fueron la partida más elevada (525), aunque solo aumentaron un 1% respecto al ejercicio anterior, según explicó Tombas.

Tras la exposición del presupuesto para el próximo ejercicio, la financiación del 'Espai Barça' fue la principal preocupación en el turno de los socios, que aprobaron el presupuesto para el próximo curso por 574 votos a favor, con 60 en contra y 44 en blanco.

El presupuesto prevé unos gastos de explotación de 1.007 millones de euros y un beneficio neto de 14 millones. La deuda neta del club asciende a 217 millones de euros.

Por primera vez en la historia, el presupuesto del club (2019-2020) supera los mil millones de euros y alcanza los 1.047. "Es un récord histórico mundial para un club deportivo", dijo.

Grau recordó que el club tenía previsto alcanzar los mil millones en junio de 2021, pero se ha avanzado el dato. Los gastos alcanzarán los 1.007 millones de euros y el resultado neto tras impuestos, los 11 millones. El EBITDA (el beneficio bruto de explotación calculado antes de deducir de los gastos financieros) es de 199.

En ingresos (1.047 millones de euros), la partida más grande es la de comercial (374 millones), 49 más que en el ejercicio anterior y un 15% más por la inclusión de nuevos patrocinadores y el crecimiento de licencias y tiendas, entre ellas una en Canaletes, en el corazón de Barcelona.

En gastos (1.007), los salarios deportivos son la partida más importante (507 millones), aunque se ha producido un descenso de 18 millones de euros (3% menos) respecto al curso anterior.

También aumentan los gastos de gestión en 34 millones como consecuencia del incremento de costes asociados a la gestión propia de Barça TV y el aumento de costes relacionados con el crecimiento en ventas de las 'Barça Stores' y explotación propia de las licencias comerciales.