"Sigo el coronavirus en India, Polonia y España"

global vive "con preocupación" el avance del virus al tener familia y amigos en varios países

16.03.2020 | 01:43

pamplona – Kibu Vicuña sigue al día la evolución del coronavirus en tres países. En España, donde viven sus padres, su familia y buena parte de sus amigos, en Polonia, donde reside su novia y la otra parte de la familia, además de otras amistades, y en India, donde tiene amigos, compañeros de trabajo y la evolución del virus afecta a su trabajo, ya que se ha suspendido la Liga 15 días. "Desde la distancia, la situación de la pandemia del coronavirus se vive con mucha preocupación. Al principio parecía que era una enfermedad que era importante pero que estaba controlada, pero ahora da la sensación de que en algunos países de Europa la enfermedad nos controla a nosotros. Yo lo vivo con preocupación, sobre todo por mis padres, que son las personas que más riesgo pueden tener de mi entorno, por lo que dicen que las personas mayores son las que más riesgo tienen. Hay que ser responsable y tomar las medidas preventivas", comenta.

No sólo tiene en la cabeza a la gente de Navarra y Gipuzkoa. "En Polonia, donde yo tengo a mi novia, también la situación es complicada, pero menos difícil que en España. En Polonia, eso sí, son más formales que nosotros y les han dicho que no salgan y no sale nadie. La medidas de seguridad las están tomando y la gente no sale a la calle"

Y por motivos obvios, está al tanto día a día de cómo avanza el virus en India, donde todavía la situación parece controlada, pero ya han suspendido la Liga dos semanas. "Aquí en India, en un país tan grande, hay dos muertes y aunque los casos de afectados han crecido en los últimos días, parece que están controlados. Han cerrado las fronteras y dicen que el tema del calor es importante y lo cierto es que estamos a más de 30 grados. Nos quedan cuatro partidos y han aplazado la Liga quince días. Al término de ese tiempo decidirán si se reanuda o si termina. Nosotros ya somos campeones, sí o sí". Ahora toca disfrutar de lo conseguido y estar atento a lo que pasa en el mundo. Las puertas siempre están abiertas.