Una primera fase muy restrictiva

Dosier / Entrenamientos en solitario sin contacto con nadie

02.04.2020 | 00:30
Torres y Sergio Herrera, en un entrenamiento no muy lejano.

Pamplona – En el borrador del protocolo de prevención de coronavirus que maneja la Liga de Fútbol Profesional (LFP), para cuando los equipos de Primera y Segunda División puedan retomar los entrenamientos –será el momento en el que ya se conozca si la Liga se reanuda o no y también las fechas del hipotético reinicio del campeonato–, aparecen medidas muy estrictas para que los futbolistas no sufran riesgo alguno de contagio al retomar el trabajo, sobre todo en la primera fase. Estas son algunas:

1. Tareas por vía telemática. Para evitar contacto físico alguno con personal del club, los jugadores se entrenarán primero en solitario y lo harán recibiendo sus tareas por vía telemática, preferentemente un día antes de la sesión.

2. Siempre en el mismo vehículo. Los jugadores tendrán que desplazarse al lugar de entrenamiento en su propio vehículo, siendo siempre el mismo y no pudiendo ser utilizado por ninguna otra persona.

3. Nunca más de 8 jugadores en las instalaciones. La Liga recomienda que en esta primera fase de regreso al trabajo no coincidan más de ocho jugadores en las instalaciones, con el fin de reducir al máximo el riesgo de contagios y permitir así un trabajo más seguro para los futbolistas.

4. Directos al coche tras terminar la sesión. Otro consejo que aparece en el dosier durante esta primera fase de sesiones de trabajo individualizadas señala como importante regresar al vehículo justo al término del entrenamiento. Aunque no se especifica en el documento –hay que recordar que es un borrador–, la recomendación parece que se refiere al hecho de que es preferible abandonar las instalaciones sin pasar por el vestuario y procurar ducharse en sus propios domicilios.

5. Prohibido salir de casa. La Liga también hace referencia a lo que deben hacer los jugadores incluso cuando no se encuentren entrenando. De hecho, uno de los puntos de esta primera fase de trabajo en solitario hace mención a que los futbolistas solo podrán salir de su domicilio para ir a entrenarse, estando obligados a permanecer en casa el resto del tiempo aunque haya terminado el estado de alarma.