La Real acata el criterio del Gobierno y los jugadores no volverán a Zubieta

12.04.2020 | 19:09
Fotografía facilitada por LaLiga de los jugadores de la Real Sociedad

San Sebastián. La Real Sociedad acatará la interpretación del Gobierno del decreto del estado de alarma en lo que se refiere a instalaciones deportivas y ha decidido que sus jugadores del primer equipo continúen ejercitándose en sus domicilios y no en Zubieta, como había previsto hacer a partir del próximo martes.

El club guipuzcoano comunicó el sábado que los jugadores que lo desearan, de manera voluntaria, podrían ejercitarse individualmente, con todas las medidas de seguridad establecidas, en las instalaciones de Zubieta a partir del martes, en aplicación de la prórroga del estado de alarma, que permite la vuelta al trabajo para actividades no esenciales.

La Real explicó que el trabajo individual de sus trabajadores es obligatorio, pero a partir del martes los futbolistas que lo desearan podrían llevarlo a cabo en sus domicilios o en Zubieta, donde en ningún caso se harían ejercicios en grupo.

Sin embargo, tras las conversaciones mantenidas a lo largo de este domingo con el Consejo Superior de Deportes (CSD), la Real ha decidido que los jugadores sigan confinados en sus domicilios, "de acuerdo con la voluntad de respetar y actuar conforme a lo que la sociedad requiere en cada momento", explicó el club en un comunicado.

"Somos plenamente conscientes de la responsabilidad que tenemos y por ello la Real Sociedad está trabajando en diseñar una vuelta al trabajo de todos nuestros deportistas y empleados que, conforme a las medidas de seguridad establecidas por las autoridades, anteponga la salud por delante de cualquier otra consideración", señaló.

La Real entiende que es su "obligación" ir "adelantando ese trabajo", para lo que se pone "a disposición de todas las instituciones y entidades con el fin de colaborar en que esa vuelta al trabajo se haga con todas las garantías para todas las personas".

Tras conocer el sábado la intención de la Real de que los jugadores volvieran a Zubieta, aunque fuera de manera individual y voluntaria, el CSD se mostró contrario a esa decisión, al entender que el decreto sobre el estado de alarma prohíbe la apertura de cualquier centro deportivo.

El apartado 3 del artículo 10 del Real Decreto 463/2020 dice: "Se suspende la apertura al público de los museos, archivos, bibliotecas, monumentos, así como de los locales y establecimientos en los que se desarrollen espectáculos públicos, las actividades deportivas y de ocio indicados en el anexo del presente real decreto".

La relación de instalaciones deportivas que deben permanecer cerradas incluye "locales o recintos cerrados, campos de fútbol, rugby, béisbol y asimilables, campos de baloncesto, balonmano, balonvolea y asimilables, campos de tiro al plato, de pichón y asimilables, galerías de tiro, pistas de tenis y asimilables".

Sin embargo, la Real interpretaba que estos centros deben estar cerrados al público, pero Zubieta constituye el centro de trabajo de sus futbolistas profesionales y en ningún caso se abriría al público, por lo que consideraba que la actividad individual en sus instalaciones sí cumple con las medidas establecidas por el Gobierno.

La presidenta del CSD publicó un mensaje en Twitter en el que se hace eco de la decisión final de la Real y afirma: "Diálogo y entendimiento siempre. Para retomar cierta normalidad es clave cumplir con el confinamiento".

La presidenta del CSD añade que "volverán los entrenos, pero no como gesto insolidario o irresponsable del fútbol, sino como un peldaño más en el camino de una sociedad que recuperará poco a poco la normalidad".

La Real Sociedad no ha opinado en su nota sobre esta alusión de Lozano y, por el contrario, ha "agradecido el talante constructivo y cordial en el que en todo momento se han producido las conversaciones con el Consejo Superior de Deportes".

"Reiteremos nuestra máxima disposición para que entre todos y todas trabajemos y consigamos superar cuanto antes estos momentos complicados y podamos volver a la normalidad", concluye.