Otra condena pactada liquidará el delito fiscal de los exdirectivos de Osasuna

Se condenará a 4 meses y medio a 7 exdirectivos por no ingresar IRPF de 2013 y Osasuna, que ha pagado otros 232.000 euros, acumulará una pena de 9 meses más sin ayudas

17.10.2020 | 00:59
Vizcay, a su llegada a la sesión de la Audiencia Provincial.

PAMPLONa – Otra conformidad entre la Fiscalía, Hacienda y los acusados –que en este caso acabará con una condena menor y también por un delito fiscal– liquidará el próximo martes los juicios pendientes por asuntos tributarios de las exdirectivas de Osasuna de las etapas presidenciales de Izco y Miguel Archanco. En esta ocasión, siete exdirectivos (Archanco, Pascual, Purroy, Bandrés, Peralta, Ganuza y Vizcay), además del club, que ya reparó el daño causado por las cantidades defraudadas a lo largo de 2013 a Hacienda al ingresar en 2017 un total de 232.000 euros, serán condenados a cuatro meses y 15 días de prisión cada uno de ellos. La entidad rojilla será condenada al pago de una multa de 47.929 euros y a la pérdida de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho de gozar beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante nueve meses. A los acusados, como ya ocurrió en el pleito anterior en el que pactaron penas más altas de prisión por el fraude fiscal entre 2010 y 2013, se les aplicarán las atenuantes de reparación del daño y de dilaciones indebidas. Esta nueva condena tampoco supondrá que ingresen en prisión los exdirectivos, varios de los cuales ya acumulan tres penas de cárcel.

En esta ocasión, en el nuevo acuerdo planeado, Osasuna incumplió las obligaciones en 2013 bien omitiendo la declaración anual de retenciones de trabajo, de determinadas actividades empresariales y profesionales y premios, la información precisa de las retribuciones y su correspondiente retención, que posteriormente no ingresó. Además, se incluían como dietas exentas por gastos de locomoción y manutención pagos que no tienen tal consideración y por tanto estaban sujetas a tributación. Así, la inspección fiscal de 2013 comprobó que se abonaron retribuciones a empleados y trabajadores de la entidad por su importe neto, a los que se les efectuó la retención correspondiente sin después ingresarlas en Hacienda. En total, por importe de 136.978 euros. Igualmente, el club realizó retribuciones por importe neto a los jugadores de Osasuna Promesas y cuyas retenciones fueron realizadas, pero no ingresadas en Hacienda, por importe de 12.891 euros. Asimismo, realizó retenciones a cuenta del IRPF en relación a pagos en especie, como cesión gratuita de vivienda por 10.834 euros. Junto con esas cantidades retenidas, pero no ingresadas, Osasuna incumplió la obligación de retener e ingresar 31.633 euros, al declarar como dietas exentas gastos de locomoción y manutención.

191.718 € no ingresados El perjuicio ocasionado a la Hacienda Foral por las retenciones no ingresadas y las indebidamente no practicadas y, en consecuencia, tampoco ingresadas en el periodo impositivo del IRPF correspondiente al año 2013, asciende a 191.718,55 euros. Estas conductas, según el escrito de acusación que al parecer va a ser ratificado por todas las partes en la vista oral del próximo martes en el Juzgado de lo Penal 2 de Pamplona, fueron conocidas y permitidas por los distintos acusados que formaban parte de la junta directiva del club y eran conocedores de la ilicitud del hecho que se cometía. El anterior delito fiscal condenó de 16 a 28 meses de prisión a los exdirectivos, incluido Izco, y a Osasuna a desembolsar más de 8,2 millones de euros.