El último baile de los Sanz en Corella

José Miguel, presidente, y Sergio, capitán, afrontan la última semana como miembros del Corellano. Ambos, padre e hijo, dejarán sus cargos a final de temporada después de más de una década juntos

25.04.2022 | 17:09
La plantilla del Corellano posa junto a los homenajeados José Miguel y Sergio Sanz, antes del partido ante el Valle de Egüés

Ejercen como presidente y capitán del Corellano, pero fuera del campo son padre e hijo. José Miguel y Sergio, 'Chicho', Sanz afrontan su última semana dentro del club. El primero, dejará la presidencia a final de curso después de 11 años en el cargo, mientras que el segundo colgará las botas tras 14. Juntos devolvieron al Corellano a Tercera después de 25 años deambulando por las categorías regionales. No se entienden los éxitos recientes del Corellano sin la figura de ambos, que han dedicado toda una vida al club de Corella, que esta campaña no ha podido eludir el descenso a Autonómica y que la temporada que viene contará con dos nuevos fichajes en la grada.

Afrontan la última semana de competición en el Corellano

Sergio Sanz: –Un poco triste. Ahora ya lo tenía asimilado, pero hasta que no lo ves cerca no ves que se acaba. Disfrutando lo poco que me queda.

José Miguel Sanz: –Llevo desde Navidad con el nuevo presidente que va a entrar y ya lo tengo asumido. ¿Que lo voy a echar en falta? Claro está.

Será esta una semana especial, llena de recuerdos

S.S.: –Sí, sí. Sobre todo de tantos entrenamientos, partidos, compañeros... se te viene un poco todo. Despedidas que has tenido de compañeros que se han retirado y llevaban mucho tiempo conmigo y yo veía que todavía me quedaba y cuando te toca realmente entiendes cómo lo estaban pasando ellos. Es jodido, pero me llevo los buenos ratos que he pasado aquí, muchísimos amigos y esto es gracias al fútbol.

J.M.S.: –Muchísimos. Va a ser una semana por dejar el Corellano, que lo voy a llevar muy dentro, y será una sensación de saber que vas a estar desde otra tesitura. Es una decisión que la tengo muy meditada y no hay marcha atrás.

¿Qué es lo primero que se le viene a la cabeza a la hora de pensar en alguno?

S.S.: –Sí, a ver. Entrenar, seguiré entrenando porque me quiero mantener. Pero lo que echaré en falta serán los entrenamientos, las convocatorias, los nervios prepartido... ese cosquilleo de empezar los partidos. Esta semana recordaba con algún amigo los ascensos y algún partido clave que hemos tenido.

J.M.S.: –Posiblemente son dos. Como presidente, después de 25 años estando por las categorías regionales y en una situación muy, muy complicada, pues ascender a Tercera. Eso ha sido lo más grande. Y la satisfacción ha sido ver a mi hijo, y a todos los chavales de Corella, en Tercera. Me quedo con el compromiso que han tenido con el club.

Me imagino que, tras tantos años en el club, habrá mejores y peores momentos

S.S.: –Sí, los momentos buenos está claro que son los ascensos y las permanencias, que también se celebran aquí porque se sabe lo complicado que es mantenernos con gente del pueblo. Los momentos jodidos han sido hasta cierto punto, porque la unión del equipo es tal que se lleva de otra manera. Se pasa rápido.

J.M.S.: –Complicado cuando descendimos y estuvimos en Autonómica, pero los momentos más duros para mí han sido el haber cesado a un entrenador, a quién le dices que necesitas un cambio, y cuando se te va un jugador, tanto en categorías inferiores como en Tercera. Hay jugadores con muchísimo compromiso que no se han movido de aquí, pero cuando ves que has apostado por él lo pasas mal.

¿Por qué han tomado la decisión de dejar el club?

S.S.: –Llevaba un par de años pensando que era el último, pero por temas de futuro no me iba a poder comprometer. Y prefiero dejarlo así, y lo bueno es que estos últimos años es los que más he disfrutado.

J.M.S.: –Al final la situación que se está dando en el fútbol ahora, donde estás muy solo y con poca gente y tengo que pensar en otras cosas, que tengo una edad, y ver el fútbol desde la grada.

¿Al llevar tanto tiempo en el club, cuesta más tomar la decisión?

S.S.: –Sí, está claro que sí. Ahora era el responsable, aunque sí que tenía compañeros en el equipo más veteranos el año pasado, pero sí que ahora te sientes el encargado de intentar llevar esto a buen puerto. Y como capitán del barco te duele, porque después de tantos años, y de haberte dejado todo aquí, te duele. El sentimiento que tiene defender el equipo de tu pueblo no es el mismo que jugar en otro equipo. Pero la vida son etapas y es así.

J.M.S.: –Sí. Y soy una persona que cuando estoy en un sitio me comprometo a estar y no he dejado de subir al fútbol ningún día salvo en alguna ocasión excepcional. Y lo voy a echar en falta, pero intentaremos acostumbrarnos a la nueva situación.

Entiendo, Sergio, que el hat trick ante el Beti Onak, no le ha hecho cambiar de opinión

–Ojalá, pero no. Siempre me ha gustado comprometerme en los sitios en los que he estado, pero como hemos hablado antes, al ser el capitán y el que tiene que ejercer de ejemplo, me parece mal el hecho de haber seguido un año, que podía haberlo hecho, y que a mitad de temporada lo dejara. El estar así, y ver que lo que estás enseñando a los chavales, y tú luego faltas a entrenar o a jugar... prefiero que el que esté ahí dentro de capitán inculque bien los valores, porque es lo que me han enseñado a mí y es lo que he visto en los capitanes que he tenido a lo largo de mi carrera.

¿Lamentan que, en lo deportivo, no pueda dejar al club en Tercera?

S.S.: –Sí, eso es lo que más me jode porque sobretodo era la intención que teníamos mi padre y yo. Con esto del covid nos salvamos con una temporada complicada, se crearon grupos y lo hicimos bien y podía ser el momento para dejarlo. Sí que este año se veía la liga que ibas a sufrir menos, y se nos ha juntado todo. Es una pena, porque mi alegría plena era haber dejado al equipo en Tercera. Pero estoy convencido de que el equipo, si sigue el bloque, no tardarán en volver.

J.M.S.: –Por supuestísimo. Sabía que iba a ser muy difícil, porque el equipo es muy joven y tiene mucho futuro, pero las bajas como la de Isaac, que te mete 16, 18 goles... Israel... chicos que se han ido al Cirbonero o al Alfaro... pero estos jóvenes van a explotar y confío en que por estas fechas estén celebrando el año que viene el ascenso.

¿Cómo le gustaría se recordara su paso por el Corellano?

S.S.: –Como un chaval que ha intentado esforzarse siempre por el equipo de su pueblo, que ha intentado aportar su granito de arena, ser buen compañero. Al final como un chaval trabajador que ha hecho todo lo posible por ayudar al club.

J.M.S.: –Un presidente que ha intentado estar muy cercano al jugador en todas las categorías, y que me ha gustado trabajar y el compromiso adquirido hasta el último día. Agradecer a todos los que me han ayudado, que son muchísimos, y a quiénes se han quedado hasta el final.

Sergio, ¿qué ha significado compartir el club tantos años con su padre?

–Creo que también ha sido especial en gran parte por él. Creo que hemos compartido desde que empecé aquí. Los partidos, que los jugaba por mí y por el equipo, también los jugaba por él, por lo que la satisfacción ha sido doble. Es especial, ha sido bonito. Tiene su parte negativa, porque cuando las cosas no van bien te jode el doble. Pero me alegro de haber compartido esto con él.

José Miguel, ¿qué ha significado compartir en el club tantos años con su hijo?

–Es una satisfacción que no te puedes imaginar. Empezó a jugar con cinco años en Pamplona con Chelo, y a todo he ido con él. Se vino aquí en juveniles y vivir todo lo que hemos vivido juntos... todos los padres queremos mucho a nuestros hijos, pero además hemos trabajado juntos en el taller de mecánica durante 14 o 15 años y hemos tenido una relación muy estrecha. Es una satisfacción enorme porque creo que le he inculcado esos valores de compromiso y el sentimiento por un club.

¿Qué va a ser de sus vida a partir de que dejen el club?

S.S.: –De momento jugaré con los compañeros que tenemos una liga aquí también de gente veterana, pero comprometerme a algo tan serio no quería hacer. Ahora vendré a ver los partidos, seré yo el primero que les meta caña para que no se me duerman. Y en un futuro sí que me gustaría entrenar al equipo, tengo la titulación, pero el tiempo verá. Ahora lo veo algo más nublado, pero sí que me gustaría entrenar sabiendo el equipo que hay y que en un futuro estos chavales, si no se los llevan, hay un equipo ilusionante para hacer cosas bonitas. No sé cuándo, buscaría el momento perfecto para hacerlo.

J.M.S.: –Intentar viajar, porque he dejado de hacerlo por el compromiso con el Corellano. Intentar disfrutar de mi nieta y vivir y disfrutar. Y seguir viendo al Corellano.

Sergio, ¿qué mensaje le da a su padre después de tantos años compartiendo el Corellano?

–Ya sabe todo lo que pienso de él, pero ha sido un orgullo tenerlo como presidente y haber compartido tantos momentos bonitos con él y que ahora nos podemos ir bien tranquilos porque hemos dejado el listón bien alto. El Corellano llevaba 25 años sin estar en Tercera División. Ahora nos iremos con un sabor agridulce, pero recordaremos que hemos hecho algo importante. A él es al que realmente le van a echar en falta por todo lo que ha hecho.

José Miguel, ¿qué mensaje le da a su hijo después de tantos años compartiendo el Corellano?

–Le daré un mensaje de que se vaya con la cabeza muy alta, porque al final lo ha dado todo por el club, como muchos jugadores. Ha tenido un compromiso de 10 y ahora que disfrute y ayude a sus compañeros de otra forma. Y a ver si es posible que sea de los que siga subiendo a ayudar a los chavales, que les encantará.

noticias de noticiasdenavarra