Gran bronce para España

mundial la selección, con el navarro césar rupérez de segundo, se cuelga su 6º metal en seis años

07.02.2020 | 09:18
Celebración de las jugadoras y cuerpo técnico (Rupérez, el tercero por la derecha con barba). Fotos: Efe

España67

Bélgica60

ESPAÑA (15+17+23+12) Palau (2), Nicholls (6), Xargay (17), Casas y Ndour (13) -equipo inicial-; Ouviña (9), Torrens (15), Cruz (3), Gil (2) y Domínguez.

BÉLGICA (15+12+16+17) K. Mestdagh (15), Delaere (2), Meesseman (24), Linskens (4) y Allemand (8) -equipo inicial-; E. Mestdagh (3), Carpreaux (2), Wauters (2), Vanloo y Raman.

Árbitros Omar Bermúdez (MEX), Maj Forsberg (DIN) y Daniel García (VEN). Sin eliminadas.

Pabellón Santiago Martín de La Laguna, ante unos 4.000 espectadores.

la laguna (tenerife) - La selección española, con el navarro César Rupérez en su cuerpo técnico, consiguió en Tenerife la medalla de bronce del Mundial de baloncesto femenino al vencer a la de Bélgica por 67-60 en otro choque lleno de fuerza, coraje y trabajo en equipo. Con este bronce, mucho más meritorio que en otras ocasiones por los múltiples problemas en forma de lesiones y bajas formas que ha tenido que soportar el equipo, la selección consigue su sexta medalla internacional en seis años consecutivos (oro en los Europeos de 2013 y 2017, plata en el Mundial de 2014, plata en los JJOO de 2016, bronce en el Europeo de 2015 y ahora bronce en el Mundial de 2018).

La jugadora de la selección Marta Xargay, que ayer anotó 17 puntos, se congratuló de que su equipo pudiera mostrar su "identidad" en el duelo ante Bélgica, que le dio el bronce, una medalla que en su opinión "sabe casi a oro" y que llega después de que España haya "sufrido mucho" durante las últimas semanas para lograrlo. "Creo que nos lo merecíamos. Hemos sufrido mucho este mes, hemos trabajado muchísimo para llegar lo mejor posible. A este equipo le gustan los retos. Creo que esta medalla casi sabe a oro", insistió Xargay. - Efe

la final

Estados Unidos revalida el oro

56-73. La selección de Estados Unidos revalidó la medalla de oro en el Mundial, y consiguió su décimo título en la competición, al vencer por 56-73 a Australia, que no volvió la cara al partido y trató de jugar de frente ante las estadounidenses pero, al no contar con el habitual bagaje anotador de Liz Cambage, que no estuvo muy afortunada en su enfrentamiento con la también jugadora de 2.03 metros americana Brittney Griner, poco pudo hacer. Breanna Stewart, coronada después como jugadora más valiosa del Mundial (la pívot española Astou Ndour figuró en el cinco ideal del torneo), dirigió a Estados Unidos hacia su amplia victoria.