Dolorosa derrota del BNC

Leb plata | los navarros caen ante un rival directo en casa y rompen su racha de victorias

08.02.2020 | 18:42
Libroia (izquierda) anotó 26 puntos y fue determinante en el partido, aunque Sonseca (derecha) fue el más valorado (34).

Basket Navarra73

Zamora80

BASKET NAVARRA Marzo (16), Giano (2), Narros (10), Gómez (3), Sonseca (19) -quinteto inicial-, Jiménez (6), Estévez (4), Fuentes (6), Curcic (7), Yárnoz.

ZAMORA Niang (12), Somogyi (9), Marcel (10), Meikke (11), Okonkw (3) -quinteto inicial-, Iza (7), Galán, Libroia (26), Arriaga, Cabral (2).

Parciales 17-11, 22-22, 15-19, 19-28.

Árbitros Sacristán Barazón y Checa Nebot. Sin expulsiones.

Pabellón Arrosadia ante 1.100 espectadores, según Policía Foral.

Jon Aristu

pamplona - Basket Navarra cayó ayer, tras siete jornadas sin conocer la derrota, en un partido clave ante el Zamora de cara a la fase de ascenso. Los locales no fueron capaces de parar al visitante Libroia, que tras encararse con varios de los jugadores rojillos, decantó el partido de lado de los zamoranos.

El conjunto de Xabi Jiménez comenzó el partido con las ideas claras. Impuso su ley en casa y sometió al Zamora a jugar bajo sus normas. Los rojillos lograron una ventaja de seis puntos en los primeros diez minutos gracias a la intensidad que pusieron en defensa. Los visitantes tuvieron serios problemas para hacer circular al balón y tuvieron que buscar soluciones individuales que no terminaron en canasta. En el otro lado de la pista, los locales elaboraron cada uno de los ataques, ya que no pudieron anotar de forma sencilla ni en transición.

Los navarros se mostraron seguros en ambos lados de la pista durante toda la primera parte. Los jugadores lucharon cada balón como si fuera el último y se metieron al público de Arrosadía en el bolsillo. Durante el segundo cuarto llegaron a tener una ventaja de once puntos sobre su rival, pero los de Zamora consiguieron recortarla en los últimos minutos del periodo y dejarla en seis antes de pasar por los vestuarios.

Tras el descanso, el partido fue otro totalmente diferente. El Zamora, al ver que no podía con los rojillos, optó por ensuciar el partido y llevarlo al terreno donde, a base de provocar a los navarros, lograron acercarse en el marcador. Basket Navarra, que mantuvo la calma, siguió en el partido con la ayuda de un público muy motivado.

Al comienzo de los últimos diez minutos, el Zamora encadenó varios ataques anotando y el BNC no tuvo la misma fortuna. Los visitantes se pusieron por delante en el marcador y los locales sobrevivieron gracias a acciones aisladas en ataque. Marzo y Sonseca hicieron que la diferencia no fuera definitiva. A falta de 30 segundos para la concusión del encuentro, los navarros perdían por cinco puntos. En el último medio minuto del partido, los pupilos del entrenador navarro no fueron capaces de darle la vuelta al marcador y terminaron perdiendo el partido y rompiendo la racha positiva de siete jornadas sin perder.

provocación visitante Al sonar la bocina que indicaba el final del choque, el entrenador visitante, Saulo Hernández, salió disparado, a la carrera, a por Iñaki Narros, se encaró con él e intentó provocar una reacción violenta del jugador. El capitán navarro se alejó tratando de evitar que el pique fuera a mayores mientras el técnico zamorano, en una acción muy poco elegante por su parte, continuó tratando de encender al jugador rojillo. Varias personas separaron al entrenador que se fue a celebrar la victoria con el resto de la plantilla visitante.