Edu se convierte en héroe

cuartos | una parada del portugués da el pase a ‘semis’ a osasuna magna en los penaltis

08.02.2020 | 22:18
Los jugadores de Osasuna Magna mantean a Edu, después de que el portero luso detuviese el penalti definitivo a Gava.
Los jugadores de Osasuna Magna mantean a Edu, después de que el portero luso detuviese el penalti definitivo a Gava.

Una parada del portugués da el pase a semifinales de la Copa de España a Osasuna Magna en los penaltis.

Peñíscola1 (2)

Osasuna Magna1 (3)

PEÑÍSCOLA REHABMEDIC Molina, Xavi Cols, Rubén Orzáez, Dani Montes y Raúl Gómez -cinco inicial-. También jugaron Claudino, Gava, Hugo Bernárdez, Isi, Iván Rumbo e Iván Reverter (ps).

OSASUNA MAGNA Asier, Araça, Rafa Usín, Bynho y Dani Saldise -cinco inicial-. También jugaron Álex Diz, Roberto Martil, Eric Martel, Adri Ortego, Llamas y Edu (ps).

Goles 1-0, m. 32: Eric Martel, en propia puerta; 1-1, m. 36: Dani Saldise.

Penaltis 0-1: Rafa Usín, gol; 1-1, Raúl Gómez, gol; 1-2: Dani Saldise, gol; 2-2: Hugo Bernárdez, gol; 2-3: Eric Martel, gol; 2-3: Gava, para Edu.

Árbitros García Donas y Moreno Millán (Catalunya). Amonestaron a Álex Diz y Bynho, por Osasuna Magna; y a Iván Rumbo, por Peñíscola.

Pabellón Fuente de S. Luis. 7.000 espectadores.

pamplona - Era el último penalti. El tercero. El que Peñíscola debía marcar para seguir soñando en la Copa de España de fútbol sala. El que Osasuna quería que su rival fallara para plantarse él en semifinales. Imanol Arregui sorprendió, quitó a Asier bajo los palos y sacó a Edu. El meta portugués, que apenas ha disfrutado de minutos esta temporada, no falló. Con el pecho, con su imponente envergadura, detuvo el disparo de Gava desde los 6 metros. Una parada que daba a Osasuna el pase a la siguiente ronda. Una parada que hacía estallar de júbilo a la familia verde. Una parada que convertía al portero luso en héroe.

Los penaltis dieron ayer al Xota el pase a las semifinales de la Copa -donde se verá las caras con el Barça (19.15, rtve.es/LaLigaSportstv)-, después de un partido que acabó en tablas (1-1). Un resultado pobre para un encuentro con dominio navarro, pero con un rival que marcó la pauta. En ocasiones su ritmo. Los castellonenses dieron un recital defensivo, basándose por momentos -en especial en la segunda mitad- en un Molina muy atinado en portería. Ordenados, precisos, a Osasuna le costaba desenredar el entramado de Peñíscola. Un rival que incluso tuvo la suerte -o como se le quiera llamar- de cara desde bien pronto, cuando en el m. 4 los árbitros sancionaron como falta un derribo a Álex Diz dentro del área.

Osasuna se echó sobre su espalda el peso del partido en el primer acto, suyas eran las mejores -y exiguas- ocasiones de gol, pero no hubo forma de romper el bloque rival. Ninguno de los dos equipos fue capaz de perforar la portería contraria y con el empate a cero se iban a vestuarios.

El Peñíscola no renunció a su orden defensivo, si bien imprimió más mordiente en ataque en el segundo tramo. Una jugada personal de Hugo, desbordando por la banda, se convirtió merced a la mala suerte en el 1-0 del partido, ya que su pase al área lo acabó rematando Eric Martel dentro de propia portería. Comenzaba casi un partido nuevo. A falta de cinco minutos para el final, Imanol Arregui no se lo pensó. Tras un nuevo tiempo muerto, desplegó sobre la pista el juego de cinco. Primero con Araça de portero-jugador. Luego, con Adri Ortego. La valentía tuvo su premio. Dani Saldise igualaba la contienda tras rematar en el segundo palo una precisa asistencia de Rafa Usín (m. 36). No había aún nada decidido. Peñíscola también se la jugó a partir de ese momento y atacó de cinco. Esta vez la estrategia no le funcionó y con el empate a uno se plantaron directamente en los penaltis, sin prórroga de por medio.

Un momento de nervios y, a la vez, un momento para mantener la cabeza fría, en especial para los protagonistas. Usín fue el primero en lanzar, esta vez con Iván Rumbo bajo los palos en sustitución de Molina. Anotó el 0-1. Raúl Gómez tomó el relevo para Peñíscola y puso el 1-1 tras superar a Asier. Nadie cedía. Tampoco lo hizo el joven Dani Saldise después, que ponía presión con su 1-2. Hugo se encargaba de igualar (2-2). El tercero de los navarros, ayer de rojo, fue obra de Martel. Enmendó su error.

El último penalti de Peñíscola vino con sorpresa. No fue Asier quien se dirigió a la portería. En su lugar, Edu. Un portero en la retaguardia, pero que ayer tenía la responsabilidad de unas semifinales. El equipo confiaba en él. El portugués no falló. Detuvo con el pecho el lanzamiento de Gava y la alegría se apoderaba de la plantilla navarra. Cogieron en volandas a su compañero y lo mantearon. Edu acababa de dar el pase a Osasuna. Se acababa de poner la capa de héroe.