Los últimos serán. Los primeros

Si el Polo nos gustó y mucho en su última generación, con el nuevo Volkswagen T-Cross estamos seguros de que las buenas sensaciones se repetirán, aunque con un nuevo formato, el de los coches de moda hoy en día, los SUV compactos.

08.02.2020 | 22:18
La última propuesta del segmento SUV se fabrica en Navarra, lleva el sello Volkswagen y se denomina T-Cross.

Volkswagen no se ha distinguido, salvo en honrosas excepciones y con resultados no brillantes sino casi míticos -léase Escarabajo, Golf, motores TDI o furgonetas-, por ser una marca que abra nuevos segmentos; sin embargo, cuando llega a uno ya consolidado posee la suficiente audacia, brillantez y respaldo del público como para convertirse en todo un referente y a sus modelos, en verdaderos objetos de deseo. Así que, sin pretender hacer de adivinos ni asumir el más mínimo riesgo en esto de pronosticar, nos atrevemos a aventurar un más que notable éxito para el último retoño en formato SUV que ha puesto la firma alemana en el mercado nacional, el nuevo T-Cross.

Fabricado en la planta navarra de Landaben, sus expectativas son francamente optimistas. Baste el detalle de que cuando se confirmó su producción en dicha factoría se estimaba, oficiosamente, que podría representar el 25% del total de unidades salidas de esta empresa, pero en la actualidad ya se habla del 50% para el T-Cross y el otro 50% restante para el Volkswagen Polo, un modelo que en su última generación ha alcanzado un grado de desarrollo, tamaño y entidad que lo han convertido en todo un éxito, también en nuestro mercado.

Volkswagen presenta el T-Cross como un "práctico y versátil SUV compacto que culmina la ofensiva de la marca en un segmento que no deja de crecer". Disponible en tres niveles de equipamiento (Edition, Advance y Sport), comparte motores con su hermano Polo, los gasolina 1.0 TSI de 95 y 115 CV, ya disponibles, y el diésel 1.6 TDI de 95 CV, que llegará a los concesionarios a partir de marzo. Su precio de entrada, con todos los descuentos y campañas incluidos, parte de 17.600 euros, contando además durante su etapa de lanzamiento con una serie especial denominada First Edition de sólo 300 unidades con un paquete de equipamiento exclusivo con detalles de diseño y confort realmente atractivos, y una tarifa de 22.500 euros. Por su parte, la dotación de este compacto SUV incluye como elementos más destacados componentes como los sistemas de asistencia a la conducción Lane Asisst y Front Asisst, además de volante multifunción en la terminación Edition; a los que la Advance añade climatizador Climatronic, volante de cuero y sensores de aparcamiento delanteros y traseros Park Pilot; mientras el acabado Sport suma faros de Led diurnos y de carretera, cámara trasera Rear View y Digital Cockpit.

Pasando a las mecánicas -y con el deseo de que en el futuro Volkswagen oferte en nuestro mercado el gasolina 1.5 TSI de 150 CV, un propulsor ideal para el T-Cross-, el protagonismo lo copan sus motores de tres cilindros y 999 centímetros cúbicos, el primero con 95 CV, 175 Nm, 180 km/h y un consumo medio de 4,9 litros; en tanto que el más potente se a va a 115 CV, 200 Nm, 193 km/h y también 4,9 litros de gasto promediado. Siempre con tracción delantera, el del 95 CV sólo se ofrece con cambio manual de cinco marchas, mientras que el de 115 CV se puede solicitar con caja manual de seis relaciones o con el delicioso cambio automático DSG de doble embrague y siete velocidades.

Parece claro que con un mayor peso respecto al Polo, en torno a 95 kilogramos para similar motor y equipamiento, nuestra recomendación se decante por el de 115 CV, también porque la resistencia aerodinámica es igualmente mayor debido a la superior superficie frontal derivada de su condición de SUV, la que también le reporta una distancia libre al suelo de 18,4 centímetros. Eso sí, las cotas de carrocería (4,110 metros de largura -cinco centímetros más que el Polo-, 1,782 de anchura, 1,559 de altura -once centímetros más que el Polo- y 2,563 de distancia entre ejes) anticipan una más que satisfactoria habitabilidad y un brillante maletero variable, merced a sus asientos posteriores abatibles y desplazables longitudinalmente 14 centímetros, de entre 385 y 455 litros de capacidad.

A la postre, el brillante diseño del Polo y sus contrastadas cualidades adquieren una nueva dimensión al crecer en tamaño y adoptar las nuevas formas del tipo de coche de moda en el mercado, los SUV, para configurar un VW T-Cross muy tentador.