Basket Navarra sigue hacia arriba

leb plata | los de xabi jiménez se imponen al azuqueca

09.02.2020 | 00:55
Adrián García entra a canasta ante el Girona.

Azuqueca57

Basket Navarra70

AZUQUECA Nicholas Madray (8), Ervin Mitchell (11), Jeffrey Solarin (12), Carlos García (13), Carlos Calvo (2). También: Álvaro Rojas (3), Luis Valera (5), Carlos Hidalgo (3), Gullit Mukendi (-), Guille González (-).

BASKET NAVARRA Emiliano Giano (7), Javi Marín (5), Vasilije Curcic (4), Eduardo Hernández-Sonseca (12), Pablo Yarnoz (-). También: Carles Marzo (2), Rodrigo Gómez (5), Adrián García (5), José Alberto Jiménez (14), Iñaki Narros (9), Yago Estévez (7).

Parciales 20-17, 14-15, 17-18, 6-20.

Árbitros Carpallo Miguélez y Martín Vázquez.

Pabellón La Paz.

azuqueca de henares (guadalajara) - Victoria no sin mucho trabajo para un Basket Navarra que tuvo que emplearse a fondo en el feudo del farolillo rojo del grupo, Isover Basket Azuqueca, donde sólo pudo asegurarse la victoria entrado ya el último cuarto.

La tensión y los contactos fueron la tónica de un primer cuarto de partido que terminó más animado hasta finalizar 20-17. El choque siguió parecido en el segundo cuarto durante unos minutos, hasta que el Basket Navarra se descolgó con tres triples consecutivos, uno de José Alberto Jiménez otro de Adrián García y uno de Rodrigo Gómez para colocar el 22-28 en menos de cuatro y obligar al técnico local a pedir un tiempo muerto. El problema de los visitantes también llegó en ataque, donde el equipo de Xabi Jiménez se ofuscó de manera visible (una canasta cinco minutos) y acabó cediendo la iniciativa. Al descanso 34-32.

A la vuelta de los vestuarios el choque seguiría reñido con las defensas imponiéndose a los ataques y con Hernández-Sonseca gigante en la batalla en la pintura, 42-40 en el ecuador. En la siguiente fase el local Mitchell y el visitante Jiménez tiraron de los suyos en matería anotadora, acabando el cuarto 51-50.

Un triple de Marín abrió el último acto y supuso el comienzo de un parcial de 0-7 en minuto y medio que habida cuenta de lo sucedido anteriormente se antojaba como decisivo pero que en todo caso dejaba a los locales muy tocados y obligaba a su técnico a pedir un tiempo muerto. De nuevo en juego los navarros exhibieron veteranía e inteligencia, atacando largo sin prisas, jugando con los nervios del rival y al final se dedicaron a defender y dejar correr el reloj. A la conclusión 57-70. - Área 11