Jotas Unzué entrenador del megacalzado ardoi

Jotas Unzué: “A mí a veces me tratan de loco, pero yo en la fase de ascenso voy a ir a ganar”

Jotas Unzué es el capitán de un barco, el del Megacalzado, que a base de remar todos en la misma dirección se ha plantado en la fase de ascenso a Plata... con un récord de 22-2

09.02.2020 | 04:01
Jotas Unzué da instrucciones durante un encuentro.

pamplona - Clasificados para fase de ascenso a falta de dos jornadas y con un balance de 22-2. Imposible imaginarse un estreno mejor en el banquillo del Megacalzado.

-Era impensable en un principio, pero conforme ha ido pasando la temporada nos lo hemos ido creyendo un poco más y ahora ya es acabar.

Viene del Lagunak femenino. ¿Ha notado mucha diferencia?

-Al final es baloncesto. Jugadores y jugadoras implicados significa buen resultado. Al final lo que importa es gente que quiera competir.

El año pasado fue complicado para el Megacalzado. ¿Tuvo que cambiar la mentalidad de los jugadores?

-A principio de temporada varios jugadores abandonaron la plantilla y tuvimos que reactivar el equipo con gente de casa y un fichaje. En un principio la gente sí que estaba con un poco menos de ansia competitiva, pero hemos hecho un bloque de gente que va a entrenar, que se esfuerza y el resultado está siendo mejor.

Han conseguido mantener el bloque de los últimos años con gente como Savitski o Urtasun. ¿Eso ha facilitado su labor?

-Lo mas importante es que tanto los que se han quedado como los que han venido están a sumar. Todo el equipo está a una. ¿Savitski es un gran jugador? Evidente, ¿Pope Urtasun es un gran jugador? Evidente, pero cada partido tenemos un máximo anotador y gente que trabaja muy bien atrás. Somos un equipo.

Equipo con varios jugadores que pueden anotar más de 10 puntos.

-El día que nos pasa eso nos va bien. Ha habido partidos que hemos jugado muy bien y había seis jugadores por encima de 10 puntos, pero sobre todo somos un equipo en el que nadie puede dejar de trabajar atrás. Igual es eso lo que nos diferencia de equipos que tienen más calidad pero que, a la hora de defender, no tienen jugadores con ese talante. Jugadores que cobran un dinero y tienen un estatus que nos les hace defender.

Tienen el mejor balance del baloncesto nacional masculino, con más del 90% de victorias. ¿Se lo toma como una anécdota?

-Pues me da un poco de risa. Si perdemos el próximo partido no seríamos primeros del grupo y de poco me sirve ser mejor que el Barcelona. Es irreal. Es más para la galería porque si perdemos el próximo día y Tizona gana pasaríamos segundos.

¿Qué diferencia hay entre quedar primero y segundo?

-Los rivales y el lugar donde juegas. Si pasas primero jugarías contra dos terceros y quizá un segundo. Esto es muy relativo, pero a priori te enfrentas con equipos con peor clasificación.

¿Y el lugar?

-Si quedas tercero juegas contra equipos del sur, pero si quedas primero hay más posibilidades de jugar cerca de casa.

¿Podrían organizar la fase?

-No he hablado con el presidente pero no se barrunta eso porque necesitas una infraestructura para albergar a ocho equipos.

¿Con qué objetivo van a la fase de ascenso?

-A mi a veces me tratan de loco, pero yo voy a ganar. El objetivo es intentar ganar todo.

¿El reto es estar el año que viene en LEB Plata?

-Desde el club me han dicho que lo haga lo mejor posible. El reto era mantenerse, lo hemos conseguido y ahora lo que transmiten es: vamos a ganar la fase. Pues a intentarlo.

Es su tercera fase de ascenso consecutiva: dos con Lagunak y una con Ardoi. Supongo que es motivo de satisfacción personal.

-Si le preguntas a mi mujer y a mi jefe igual no tanto (risas). Estoy muy orgulloso, pero siempre me queda el mismo resquemor de si en este comunidad tenemos las mismas armas para competir con los demás. El primer año no pudimos ascender por problemas económicos, el segundo año perdimos los partidos de 2 de 4... de todos modos el hecho de llegar es impensable, no creo que haya que sentirse mal.

A principio de temporada dijo que quería crecer como entrenador. ¿Lo ha hecho?

-Llevaba muchos años en el mismo club y aprendí mucho, pero las cosas se me iban haciendo cómodas. Lo que hicimos en Lagunak es de mucha gente. Gente que a coste cero metía muchas horas. Este año me he visto mucho mas solo. Mi segundo por temas de trabajo e hijos no podía venir a partidos de fuera. Me he visto en situaciones de plantear el partido solo, de llevar las faltas... pero como lo trabajamos bien entre semana siempre es mas sencillo. Esto ha sido una experiencia inolvidable.