Por encima un escalón

Disfrutar de todo un BMW es el sueño de muchos conductores, y hacerlo a los mandos de un SUV de la marca alemana, una tentación irresistible. El renovado BMW X1 es la forma perfecta de verlo todo desde un escalón por encima.

10.02.2020 | 01:04
El nuevo X1 abunda en las contrastadas cualidades que han hecho de BMW una marca de referencia, tanto en el segmento de turismos como en el de los SUV.

BMW pone al día su SUV de acceso, el X1. Se trata, en palabras de la propia firma alemana, "de una renovación que consigue aumentar su atractivo un escalón más" para convertirlo en una "propuesta aún más cautivadora. Las claves para resaltar su atractivo están en una esmerada revisión del diseño, un alto nivel de versatilidad y una serie de vanguardistas elementos de equipamiento".

La actualización del modelo de entrada a la gama que BMW denomina Sports Activity Vehicle da ahora su pistoletazo de salida, para un proceso que se extenderá en el tiempo, como lo demuestra el hecho de que a partir de 2020 llegará a nuestro mercado una versión híbrida enchufable, que también se beneficiará, como el resto de las variantes ahora puestas a la venta, de una amplia dotación entre la que se incluyen elementos como: BMW ConnectedDrive, Performance Control, Servotronic, asistente de aviso de colisión, sistema de retención, luces full-led, acristalamiento de protección solar y térmica, además de climatizador con contenidos ampliados, entre otros mecanismos destacados.

BMW sigue siendo de esas marcas en las que el diseño es toda una declaración de principios que, luego, el acceso al interior del habitáculo y las contrastadas cualidades dinámicas refrendan para hacer de la conducción todo un placer. Y el nuevo X1 es un vivo ejemplo de ello. Su nueva imagen se reconoce inmediatamente merced a una profunda revisión de la parte delantera, con "un aire más poderoso e imponente" merced a la parrilla de mayor tamaño, sus faros de led más estilizados y las tomas de aire más grandes, y de la posterior, con "presencia y elegancia aún mayores". Todo ello con un estilo propio para cada terminación, en perfecta sintonía con su carácter, desde el acabado base al xLine, pasando por los Sport y M Sport. Este último representa el tope de gama en carácter deportivo, con su suspensión rebajada M Sport, las molduras High-gloss Shadow Line o el paquete aerodinámico M. Otro detalle exquisito se encuentra en el retrovisor exterior del lado del conductor, que proyecta con led de dos tonos la imagen X1 cuando se desbloquea el coche, "algo que es más que un truco visual, ya que también facilita la entrada y salida del BMW X1". La firma alemana ha añadido además tres nuevas variantes de tapicería, cuatro nuevos diseños de llantas de aleación y tres nuevos colores exteriores: Jucaro Beige metalizado, Misano Blue metalizado (sólo para la versión M Sport) y el novedoso Stormy Bay metalizado de BMW Individual.

Por dentro, como es habitual en BMW, el diseño moderno y elegante se da la mano con una calidad de terminación irreprochable y un avanzado y tecnológico equipamiento. Los amantes de la información y la conectividad a la última tendrán, como es norma en la casa, motivos para estar más que felices con la amplia gama de pantallas (con tamaños de 6,5, 8,8 y hasta 10,25 pulgadas de diámetro) y un manejo a elegir: mediante el controlador BMW iDrive, por voz o a través del tacto. BMW tampoco ha olvidado dotar al X1 de un espacioso y versátil habitáculo, como lo demuestra su asiento posterior divisible en tres secciones (40/20/40) y hasta desplazable longitudinalmente 13 centímetros, además de un amplio maletero de 505 litros, todo ello dentro de una carrocería compacta, pero de un tamaño apreciable, como lo corroboran sus 4,447 metros de largura, 1,821 de anchura, 1,598 de altura y 2,670 de distancia entre ejes.

La oferta mecánica cuenta con motores de gasolina y diésel de tres y cuatro cilindros, dotados de cajas de cambios manuales de seis velocidades y automáticas de siete y ocho relaciones, así como tracción delantera y a las cuatro ruedas xDrive. Los gasolina disponen de potencias de 140 CV (sDrive 18i, cambio manual y tracción delantera, por 35.700 euros) y 192 CV (sDrive 20i, automático delantera, por 40.100 euros; así como xDrive 20i, automático de tracción total, por 41.500 euros); en tanto que los diésel ofrecen potencias de 116 CV (sDrive 16d, manual con tracción delantera, por 33.400 euros), 150 CV (sDrive 18d, manual delantera, por 34.400 euros; y xDrive 18d, tracción total automático, por 38.000 euros), 190 CV (sDrive 20d, automático delantera, por 40.850 euros; y xDrive 20d, automático con tracción total, por 42.450 euros) y 231 CV (xDrive 25d, automático con tracción total, por 46.700 euros).

BMW X1

noticias de noticiasdenavarra