Iker Vicente Saralegi Aizkolari navarro

“Ganar el Campeonato de Euskadi sería cumplir con un sueño que tengo desde pequeño”

Iker Vicente buscará el domingo proclamarse campeón del Campeonato de Euskadi de aizkora, una final para la que asegura sentirse “muy confiado”

10.02.2020 | 09:10
Iker Vicente, durante el Campeonato Navarro de aizkora el pasado mes de septiembre.

Vicente buscará proclamarse campeón del Campeonato de Euskadi de aizkora, una final para la que está “confiado”.

pamplona - El Iradier Arena de Vitoria alberga este domingo la final del Campeonato de Euskadi de aizkora, en el que Iker Vicente (Otsagabia, Navarra, 15-2-1997) parte como favorito para llevarse la txapela. El aizkolari navarro se impuso en la eliminatoria previa disputada el pasado día 5 de octubre, también en Vitoria, donde la sorpresa fue la eliminación del vigente campeón, Aitzol Atutxa, lo que aumenta las posibilidades de Iker Vicente de llevarse el título. En caso de lograr la victoria, sería el primer Campeonato de Euskadi para Vicente, haciendo así realidad uno de sus sueños. El aizkora navarro atendió a DIARIO DE NOTICIAS donde confesó sentirse bien de cara a la final y se mostró confiado de que el domingo puede llevarse la victoria, pese a que aseguró, "no va a ser fácil".

Este domingo se disputa la final del Campeonato de Euskadi en Vitoria, una fecha que tenía marcada en el calendario durante todo el año. ¿Cómo afronta la final?

-Para mí es el día más importante del año, es el día en el que nos lo jugamos todo y, por una parte, hay nervios y presión. Son muchos meses de entrenamiento donde te lo juegas todo a un solo día. Tiene que salir todo perfecto. Por otro lado, tengo bastante confianza. Llevo unos meses en los que me encuentro muy bien y sé que voy a hacer un buen trabajo el domingo.

¿Cómo está gestionando esos nervios y esa presión?

-Intento desconectar mucho, centrarme en otras cosas, pero también hay momentos en los que toca pensar en la final y plantearse las estrategias que hay que realizar, pero es importante controlar los nervios como se pueda.

Después de imponerse en la eliminatoria del día 5 llega como favorito para llevarse la txapela. ¿Tiene más presión que otros años?

-Tengo la esperanza de estar entre los primeros en la final, pero al ser una final de un solo día y al estar participando los seis mejores aizkolaris, cualquiera puede dar la sorpresa, sobre todo Mikel Larrañaga, que en la eliminatoria del día 5 estuvo muy fuerte y el domingo seguro que va a ir a por todas, por lo que también va a ser uno de los favoritos.

Respecto a los otros finalistas, ¿cree entonces que Mikel Larrañaga es con quién va a tener una mayor rivalidad?

-Creo que Mikel es un aizkolari muy peligroso y esta demostrando que es muy fuerte. Es capaz de dar muchos sustos. En la Copa de Oro se vio su potencial. De 14 troncos, en diez él fue por delante y al final no le saqué mucha ventaja. En la final de este campeonato a él se le puede dar mejor al ser troncos más grandes, por lo que la cosa puede estar muy igualada entre él y yo.

La sorpresa de la eliminatoria del pasado día 5 fue la eliminación del vigente campeón, Aitzol Atutxa. ¿Le sorprendió?

-Fue sin duda una gran sorpresa. No esperaba para nada que no se clasificase, pero son cosas que pasan en este deporte. Cuando nos lo jugamos todo a un solo día puede que no estés bien. Son circunstancias que a todos nos pueden pasar alguna vez.

¿Le hubiera gustado tenerle en la final y poder competir contra él directamente?

-Aitzol es el mejor de los últimos cinco años. Al no estar en la eliminatoria entre los seis mejores considero que ya le he ganado, pero me hubiera gustado poder competir contra y ganarle de forma directa.

¿Cómo esta siendo su preparación en los días previos?

-La preparación estos días está más centrada en el descanso. Llevo desde mayo entrenando fuerte y ahora hay que descansar y encontrar el punto adecuado. El trabajo de preparación está hecho, por lo que hay que esperar no tener la mala suerte de llegar al domingo con un resfriado o cualquier cosa que me pueda perjudicarme de cara a la final.

Este domingo los ejercicios a realizar son más largos que en la eliminatoria previa y, por lo tanto, va a haber una mayor exigencia física. ¿Cómo le puede afectar?

-Va a ser un trabajo muy exigente el de la final, lógicamente esto puede acabar afectando, tanto a mí como al resto de finalistas, pero me suelo adaptar bien a los trabajos largos y no es algo desconocido para mí. Es verdad que el ritmo que hay que llevar durante toda la prueba es muy fuerte y hay que tener la capacidad de aguantar hasta el final.

Después de dos años quedando segundo, muy cerca de ser campeón. ¿Afronta con más ganas e ilusión la prueba?

-Después de dos años quedándome con la miel en los labios tengo muchas ganas de ver si por fin puedo ganar el campeonato. Desde que empecé a entrenar tengo mucha motivación. Sería mi sueño ganar.

Si se proclama campeón, ¿Qué otro sueño le quedará por cumplir?

-Ganar el campeonato y cumplir con un sueño que tengo desde pequeño sería muy importante para mí. Después el reto sería seguir trabajando como hasta ahora, seguir compitiendo y ganando más campeonatos, pero viendo la gente joven que viene, será difícil.