Las hermanas Braco, confinadas con el balón

Rugby/  Las hermanas Maddi e Ixiar Braco, las dos integrantes del equipo de la Única Rugby Taldea, viven la reclusión en casa con la práctica del mismo deporte como estímulo común

20.04.2020 | 00:53
Maddi e Ixiar Braco, con un balón de rugby. Foto: cedida

pamplona – Un refrán español viene a decir que la compañía en los malos tiempos, hacen éstos más llevaderos. Sin duda alguna que este es el caso de Ixiar y Maddi Braco Guerendiain, flanker la una, segundo centro la otra, que visten la remera verdiblanca de La Única Rugby Taldea y que desarrollan juntas los entrenamientos que les envían desde el club en este larguísimo tercer tiempo de al que nos ha llevado el COVID-19.

Las dos jugadoras se vieron obligadas, de un día para otro, a cambiar el campo de entrenamiento por el comedor de casa. "Hacemos cuatro entrenamientos por semana, y los días que no entrenamos hacemos diferentes clases de yoga; para estirar, para fortalecer, para relajar€ También seguimos teniendo trabajos de la universidad, que nos ocupan la mañana; aprovechamos para hacer recetas nuevas, ver películas y series, leemos", explican.

Las dos intentan continuar con la planificación deportiva, aunque con las lógicas limitaciones. "No al 100% porque no es lo mismo entrenar en el campo y poder correr, pero bueno, hacemos lo que se puede".

"Nuestros entrenadores físicos se encargan de pensar cosas que podemos hacer en casa con mochilas, bidones o botellas de agua, sillas€ y nosotras solo copiamos lo que mandan, aunque a veces se nos hace complicado y nos inventamos alguno€" , continúan. "También tenemos jardín y al menos entrenamos algo de pase y alguna patadita de vez en cuando".

Ixiar y Maddi Braco afrontan con el mejor ánimo posible la difícil situación. "Más que frustración o enfado hemos podido sentir incertidumbre, ya que ha sido un gran cambio en nuestro día a día que nadie esperaba, y todos los planes y la rutina se suspenden de golpe. Es difícil acostumbrarte y crear una nueva rutina en la que una se sienta cómoda en estas condiciones".

El hecho es que la pandemia ha cortado la temporada. "La Liga Vasca ya la habíamos terminado, pero teníamos algún partido amistoso contra equipos de nivel, que estaban ya confirmados, pero hemos tenido que suspenderlos", comentan. "Además, nos tocaba ir preparándonos para los torneos de seven que se disputan cuando termina la Liga, como por ejemplo, el Interautonómico de seven sub 18 y sénior, que estaban previstos para junio pero creemos que no se van a disputar en esas fechas".

Abundando en este panorama, la suspensión de los Juegos Olímpicos lo consideran algo lógico. "Suponíamos que pasaría, aunque para deportistas que llevan tiempo preparándose para competir habrá sido un golpe duro y será frustrante, aun así creemos que es la decisión más sensata".

En el plano personal, el confinamiento domiciliario es distinto siendo hermanas. "En casa lo llevamos bien, somos dos hermanas y eso hace que sea más ameno. Además estamos aprovechando para estar más tiempo es familia; hace bastante tiempo que no estábamos tanto en casa", señalan. "Respecto al rugby, echamos de menos entrenar en equipo y en un campo en el que tengas espacio para correr, porque los entrenamientos en casa son en un espacio muy reducido y eso se nota mucho. Además, echamos de menos poder hacer ejercicios más relacionados con el rugby. Fuera del deporte, echamos de menos salir con nuestros amigos, poder ir al monte, visitar a la familia€ Pero como todo el mundo supongo".

Las actividades en casa son las comunes para estos días. "Por ejemplo, haciendo una limpieza por los armarios encontramos telas que ya no usábamos y se nos ocurrió darles una segunda vida".

"No hemos encontrado ningún juego, pero estos días vemos más películas que de costumbre y hemos empezado a ver dos series, además, algunos días practicamos yoga y a veces jugamos a ping pong", prosiguen sus explicaciones. "Cuando hace buen día nos gusta mucho salir a la terraza o al jardín a pasar la tarde, de hecho, entrenamos fuera siempre que podemos. Si llueve aprovechamos para hacer recetas nuevas".

Ambas considean que son buenos tiempos de reflexión sobre lo que está sucediendo. "Creemos que esta situación puede ser beneficiosa para que, como sociedad, reflexionemos sobre nuestro modo de vida y cambiemos ciertas costumbres. Creemos que esto se puede considerar como un toque de atención para nosotros y un respiro para el planeta", argumentan. "Además, como casi siempre vivimos metidos en una rutina, el hecho de tener más tiempo para uno mismo hace que podamos dedicarlo para reflexionar, probar cosas que antes no hacíamos, estar más en familia€ El confinamiento tiene otros beneficios".

"Hacemos cuatro entrenamientos por semana y el resto de los días, ejercicios para fortalecer, relajar"

"Hemos

sentido incertidumbre, porque esto ha supuesto un gran cambio en el día a día"

maddi e Ixiar Braco

Jugadoras de La Única RT


noticias de noticiasdenavarra