Mikel Calvo, de 16 años, un récord que ilusiona

promesa / batió el sábado la marca navarra sub-18 en los 800 metros

17.08.2020 | 00:11
Mikel Calvo (i), tercero en los 800 metros, el sábado pasado en Larrabide, junto a Estanislao Nicolás Ruiz y Ayrton Azcue (d), primero y segundo, respectivamente.

pamplona – La jornada del Campeonato Navarro de Clubes de atletismo celebrada en Larrabide el pasado sábado nos dejó varios nombres propios. Mikel Calvo (Pamplona, 9/10/2003, 16 años), del Hiru Herri, fue uno de ellos. El joven atleta pamplonés logró batir el récord navarro sub-18 en los 800 metros lisos con su marca de 1:53.57 –el anterior es de Aitor Otazu, en 2009, con un tiempo de 1:55.4– una marca que además le valió para subirse al podio, tras llegar a la meta en tercera posición, por detrás de Estanislao Nicolás Ruiz (1:53.24) y Ayrton Azcue (1:53.45).

El propio Mikel se muestra "muy contento" por el resultado del pasado sábado, aunque asegura que no lo esperaba. "Habíamos hablado antes de tener ese ritmo de carrera, y habíamos entrenado bien. Sabíamos que estaba para correr rápido, pero no esperábamos tanto. Fue una carrera muy peleada, pero se me fueron un poquillo al final", relata.

Además del récord navarro y el tercer puesto, la marca de Mikel está por debajo de la mínima marcada por la Real Federación Española de Atletismo para el Campeonato de Europa, que iba a celebrarse en París, entre el 25 y el 30 de agosto, pero que finalmente fue suspendido a causa de la covid-19.

La de los 800 metros no fue la única prueba en la que se subió al podio el sábado pasado, ya que formó parte del cuarteto que se llevó la primera posición en el 4x400. "No pensábamos haber ganado, pero nos quedamos muy contentos, porque salió a relucir todo el trabajo del Hiru Herri", asegura Mikel.

Mikel comenzó en el atletismo con 8 años. Durante varios años lo compaginó con el fútbol –jugaba en el Pamplona– hasta que el año pasado decidió dejar el balón para quedarse únicamente con el atletismo. Suele hacer medio fondo. Sobre todo 800 y 400 aunque también ha hecho "algún 1.500 en la temporada de invierno". La prueba que mejor se le da es los 800, "desde siempre". "En cadete hice sobre todo el 600 y el 1.000. Al pasar a juvenil me he ido decantando más hacia el 800 y el 400", cuenta.

A pesar de su juventud, Mikel tiene los pies sobre el suelo y asegura que su objetivo es "seguir hacia adelante, disfrutando del atletismo". "Quiero disfrutar con mi grupo, sin obsesionarme con las marcas y seguir progresando como atleta. Si van llegando resultados, pues mejor", asegura.

Entrena con un grupo de Burlada que "varía desde los 16 o 17 años hasta gente de 50 años, la mayoría en un rango desde los 17 hasta los 28". "Muchas veces nos vamos fuera. Da gusto ir a entrenar y nos lo pasamos muy bien. Hacemos del sufrimiento del entrenamiento algo más ameno y lo disfrutamos mucho". Todo ello hace que no se vea en otro sitio que en el Hiru Herri: "La verdad es que tenemos un grupo muy bonito. Teniendo el grupo que tenemos en Burlada no me veo en otro sitio".

Su actual entrenador, Adrián Servent, habla sobre esos entrenamientos y explica que, a causa de la situación por la covid-19, en verano han estado aprovechando los domingos para marcharse fuera: "Hoy (por ayer) estuvimos en el Embalse de Leurtza, para hacer algo más suavecito después de lo de ayer (por el sábado). Ahora en verano, por todo esto del coronavirus, hemos intentado seguir entrenando y aprovechar muchos domingos para ir a algún sitio también".

Adrián lleva poco tiempo entrenando con el joven atleta, ya que él entrena en el club y Mikel llegó el año pasado de la escuela, pero asegura que lo que hizo el pasado sábado no le sorprende. "No te voy a decir que me sorprendiera lo que hizo, porque vamos viéndole en los entrenamientos y tiene una capacidad de asimilación brutal. Además de sus condiciones, que son muy grandes, es un chico muy maduro para su edad y lo que dice lo hace. Este verano se lo ha currado mucho y ahí está el resultado", comenta el preparador.

La madurez es una de las cualidades de Mikel en las que incide Adrián. "Aunque tenga 16 años tiene los pies en la tierra, también nosotros lo intentamos. En el equipo tiene muchos compañeros que le ayudan, que son mejores que él, porque son más mayores también, y el objetivo es ese: que vaya aprendiendo de los que tiene alrededor y vaya aumentando la carga de trabajo progresivamente. Lo que venga, bienvenido sea", manifiesta.

Debido a su juventud y a sus condiciones, Adrián ve " claro" que Mikel tiene mucho margen de mejora. "Desde que está con nosotros ha trabajado con unos volúmenes de trabajo bajos, para ir viendo como lo asimilaba. Hay que ir trabajando en esas cosillas en las que no es tan bueno y seguir manteniendo y mejorando en las que son sus fuertes". Con todo, lo que está claro es que ya ha batido un récord navarro.

récord navarro sub-18

1:53.57

800 metros. Fue la marca de Mikel Calvo (Pamplona, 9/10/2003, 16 años), que además le valió una tercera posición en la primera jornada del Campeonato Navarro de Clubes.

"Habíamos entenado bien, sabía que estaba para correr rápido, pero no esperaba tanto"

mikel calvo

Atleta de Hiru Herri

"Además de sus condiciones, es un chico muy maduro para su edad"

adrián servent

Entrenador en Hiru Herri


noticias de noticiasdenavarra