programa de aula de formación continua

7 cinturones al esfuerzo

Alumnos con necesidades especiales recibieron el cinturón negro en Larrabide

19.06.2021 | 23:57
De izquierda a derecha: Josetxo Areta, Miguel Pozueta, los judocas (los profesores Maika Burgaleta, Arantza Meca y Eduardo Marco entre ellos), Félix Pastor y Juan Carlos Barcos.

Ayer se celebró en el polideportivo de Larrabide la ceremonia de imposición de cinturón negro de judo a siete deportistas con Necesidades Educativas Especiales. Estas personas superaron con éxito los seis bloques del Programa de Aula de Formación de la Federación Navarra de Judo y Deportes Adaptados (FNJYDA). Cinco judocas obtuvieron el 1º Dan de judo y dos se hicieron con el 2º.

El acto, presentado por la gerente de la Federación Montse Pasquel y Aurora Arribillaga, fue presenciado por el presidente de la Real Federación Española de Judo y D.A, Juan Carlos Barcos; el presidente de la Federación Navarra de Judo, Josetxo Areta; el vicepresidente de la misma, Félix Pastor; y el director gerente del Instituto Navarro del Deporte del Gobierno de Navarra, Miguel Ángel Pozueta. Junto a los siete judocas, se encontraban sus profesores Eduarco Marco, Arantza Meca, Maika Burgaleta y sus respectivas familias. Marco, aparte de profesor, es director de la Escuela de Grados y Docencia de la FNJYDA y Meca es directora del Departamento de Necesidades Educativas Especiales de la FNJYDA.

Areta inauguró la ceremonia con unas palabras de agradecimiento a todos los presentes, sin olvidarse de ninguno. Elogió en especial el trabajo del profesor Eduardo Marco, al que le dio seguidamente la palabra. "Ante todo, quiero dar las gracias por la ilusión, el entusiasmo y las ganas de trabajar. Estos chavales que hacen que ser profesor sea una de las mejores cosas de esta vida", agradeció emocionado Marco. Para terminar su monólogo, el profesor recordó a los alumnos galardonados que el cinturón negro se lleva en el tatami y, a la vez, fuera de él.

Tras las palabras de Eduardo Marco, comenzó la entrega de los cinturones. El encargado de otorgar los diplomas a los chicos fue Barcos, quien protagonizó la sorpresa de la mañana: " Coged las tallas de cada chico y cada chica, porque voy a tener el placer de enviaros un judogi del equipo nacional. Vais a ser unos representantes extraordinarios de nuestra federación". Arantza Meca, por su parte, colocó el cinturón negro a cada uno y dedicó unaspalabras a los judocas. El Presidente de la Federación Española de Judo quiso remarcar la importancia de este acto y afirmó que fue la "ceremonia más entrañable en la que he estado en mucho tiempo".

Miguel Ángel Pozueta culminó el acto felicitando a los profesores y a los alumnos por el trabajo que han desempeñado y comentó que estaba de acuerdo con las palabras que expresó Barcos sobre la emotividad del evento. "Sois un ejemplo de superación, lleváis dentro las grandes virtudes del deporte", expresó Pozueta dirigiéndose a los judocas.

un programa adaptado Los chicos y chicas que recibieron el cinturón negro formaban parte de un programa adaptado a las necesidades y capacidades de cada persona. Un programa que quita la presión de estar ante un tribunal, pero en el cual "se tiene que demostrar mucho y trabajar todo lo que se pide para llegar al cinturón negro", comenta Marco. El reto de este programa es "ir superando día a día los obstáculos que se ponen por delante", explica Arantza Meca, la cual lleva 11 años con estos chicos. Uno de esos obstáculos de los que habla la judoca es la suspensión del primer campamento de judo adaptado que se iba a realizar el año pasado. Se tuvo que echar atrás debido a la pandemia. Un proyecto que iba a ser un hito a nivel navarro, según contó Meca. Debido a esta situación sanitaria, también se destacó la limitación que sufrieron en el judo, ya que "es un deporte de contacto y eso complicó las cosas", recordó Pozueta. De todas maneras, el trabajo ha podido salir adelante y eso se reflejó en la ceremonia de ayer.

Estos profesores, aparte de enseñar, también aprendieron con sus alumnos. "Hemos aprendido con ellos porque cada persona es un mundo. Acoplar cada técnica que se debe aprender a cada uno de ellos es complicado y exige una mayor implicación por nuestra parte", cuenta Marco.

"Si se quiere se puede". Con esta frase denominan los dos profesores el ejemplo que dieron ayer estos siete judocas. "El esfuerzo se premia y eso se ha visto aquí hoy con toda la representación que ha habido y las palabras tan bonitas que nos han dirigido", afirma contenta la profesora y directora del Departamento de Necesidades Educativas Especiales.

" Estos chavales hacen que ser profesor sea una

de las mejores cosas de

esta vida"

eduardo marco

Director de la Escuela de Grados y Docencia de la FNJYDA

"El esfuerzo se premia, y eso se ha visto aquí hoy con las palabras tan bonitas que nos han dirigido"

arantza meca

Directora del Departamento de Necesidades Educativas Especiales de la FNJYDA


noticias de noticiasdenavarra