se acentúa las señales de recuperación

Mejora la confianza de los consumidores navarros en el segundo trimestre

09.02.2020 | 18:15
Clientes comprando en las rebajas.

Pamplona. El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) acentúa en el segundo trimestre de 2019 las señales de recuperación iniciadas en el trimestre anterior, si bien muestra opiniones más pesimistas respecto al mismo periodo de 2018.

En concreto, el ICC muestra señales de recuperación, si bien mantiene valores negativos por cuarto trimestre consecutivo y sitúa el índice en el -5,8, informa el Instituto de Estadística de Navarra (NaStat).

Destacan las previsiones favorables sobre el mercado de trabajo y, en menor medida, del dinamismo observado en la situación económica esperada, tanto del hogar como general. Tan sólo las expectativas sobre el ahorro reflejan opiniones más pesimistas en el segundo trimestre.

En términos interanuales, prácticamente todos los componentes, salvo las expectativas de ahorro, muestran una pérdida de confianza.

Se observan opiniones más pesimistas para las mujeres que para los hombres, si bien esta diferencia se reduce respecto al trimestre anterior. Para este trimestre se cifra el índice en -7 para mujeres y -5,2 para hombres.

Por su parte, el Índice de Sentimiento del Consumidor refleja la evolución más destacada del periodo y sitúa el índice en 89,1, tras el 86,5 estimado el trimestre anterior.

Este mayor dinamismo proviene fundamentalmente del optimismo observado en la situación económica esperada del hogar, en el momento de compra y, en menor medida, en la situación económica general, tanto actual como esperada. Tan sólo la situación económica actual del hogar registra una evolución menos favorable.

El Índice de Expectativas Económicas muestra un perfil de estabilidad respecto al trimestre anterior al pasar de -10,3 a -10,1.

Las opiniones más optimistas reflejadas en las previsiones del mercado laboral compensan la incertidumbre estimada en el resto de componentes.

El Índice de Probabilidad de Compra mejora ligeramente la confianza y sitúa el índice en 6,94, superior al 6,02 alcanzado el trimestre anterior.

Además, el Índice de Situación Económica Familiar se modera y cifra el índice en 19,7, inferior tanto al 23,2 observado el primer trimestre como al 31,4 registrado en términos interanuales.

Esta pérdida de confianza deriva de las opiniones más pesimistas reflejadas en todos los componentes.