El Gobierno plantea peajes en las autovías gratuitas para financiar las privadas

El pago sería de dos céntimos por kilómetro, lo que ha irritado a consumidores y transportistas

10.02.2020 | 00:04
Tráfico en la A-21.

navarra - Los ministros de Fomento y de Hacienda en funciones, José Luis Ábalos y María Jesús Montero, han puesto sobre la mesa el debate sobre cómo financiar el mantenimiento y la conservación de las vías de alta capacidad, aunque han dejado claro que el proceso aún no se ha iniciado.

Las declaraciones de los dos ministros se han producido tras publicar este martes El País que el Gobierno baraja la introducción de un posible pago "simbólico" por el uso de las autovías para asegurar su viabilidad.

El importe a cobrar rondaría los dos céntimos por kilómetro y los residentes cercanos a las autovías quedarían exentos del pago ya que este se centraría fundamentalmente en cobrar a quienes utilizan las carreteras de manera frecuente y los que, en definitiva, más contaminan.

Las constructoras han calificado esta posible medida de beneficiosa para la economía y la sociedad, mientras que los transportistas y los consumidores han mostrado su rechazo.

Ábalos explicó ayer, durante una entrevista con Telecinco, que la posibilidad de imponer un pago "simbólico" en las autovías ahora gratuitas es una cuestión a debatir y sobre la que reflexionar, pero que el proceso ni siquiera se ha iniciado.

El titular de Fomento recordó que en la pasada legislatura ya se planteó la creación de una subcomisión de estudio sobre la financiación de la red viaria de alta capacidad, que tiene un coste de 1.100 millones de euros para el erario público, pero que esta no llegó a constituirse.

Desde Sevilla, Montero precisó que no hay ninguna propuesta concreta todavía, pero que se analizan fórmulas que "permitan una mayor y mejor conservación de las carreteras".

La patronal de grandes constructoras y concesionarias, Seopan, calificó esta eventual medida de "beneficiosa" tanto para la economía española como para el conjunto de la sociedad.

En declaraciones a la Cadena Ser, el presidente de la patronal, Julián Núñez, señaló que esta medida tenía que haberse implementado en España "mucho antes", ya que prácticamente en toda Europa se paga por el uso de las vías de alta capacidad.

Por el contrario, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) mostró su rechazo ante la posibilidad de imponer un pago "simbólico" porque consideran que el sector del transporte por carretera ya contribuye "suficientemente" al mantenimiento de las infraestructuras a través del impuesto de hidrocarburos.

En un comunicado, esta organización, que agrupa a 32.000 pequeñas y medianas empresas de transporte por carretera, aseguró que su sector "con la actual fiscalidad que soporta, más de 21.000 millones de euros anuales, ya contribuye suficientemente al mantenimiento de las infraestructuras españolas".

Además, Fenadismer afirmó que el establecimiento de una tasa por el uso de las autovías aumentaría los costes de explotación de la actividad del transporte.

anteriores gobiernos Por otro lado, Fenadismer recordó que no es la primera vez que se plantea una generalización de los peajes, pues "anteriores Gobiernos ya habían amenazado con aprobar medidas recaudatorias similares a fin de atender las necesidades de financiación de las empresas constructoras para incrementar su actividad empresarial, como han venido históricamente demandando sin ningún pudor".

Por último, ha señalado que ni Francia ni Italia exigen pago por la utilización de sus carreteras de forma generalizada, a excepción de las autopistas privadas -"como sucede en España", apunta- y que tampoco la Unión Europea obliga a sus Estados miembro a establecer un peaje o tasa por el uso de las carreteras.

La asociación de consumidores Facua también se ha mostrado contraria a esta eventual medida porque cree que el mantenimiento de las carreteras estatales debe financiarse a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Además, considera que pagar por el uso de las autovías perjudicaría a los usuarios con menor poder adquisitivo.

El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, dijo en una rueda de prensa que las autovías debe sufragarse a través los Presupuestos Generales del Estado con los impuestos de los ciudadanos y que la propuesta apuntada por el Ministerio de Fomento supondría un "copago" o "repago".

Esa clase de peajes, según Facua, incentivaría la utilización de carreteras nacionales, donde la siniestralidad es más alta y que, en muchos casos, no están mantenidas correctamente por el Estado.

De esta forma, según Sánchez, existirían dos tipos de conductores: uno con un nivel adquisitivo más alto, que podría transitar por las autovías, y otro que, debido a no poder hacer frente al pago, se enfrentaría a carreteras con un mayor riesgo de accidente y en peores condiciones.

"Es injusto que un multimillonario pague lo mismo en un peaje que un turismo que tenga tomar la autovía a diario para ir a trabajar", ha lamentado el portavoz de Facua.

Según El País, el Gobierno sigue perfilando un modelo para asegurar la viabilidad de la red de autovías del Estado y baraja el pago por uso de estas infraestructuras, aunque el coste para los usuarios sería "simbólico".

El diario indicó que esta cantidad sería alrededor de una décima parte de lo que actualmente se paga de media en las autopistas y su recaudación se destinaría a reducir el peaje de las autopistas privadas. - D.N.

las consecuencias

desvío hacia vías menos seguras

Carreteras secundarias. El director de Seguridad del Real Automóvil Club de España, Antonio Lucas, alertó ayer, ante la posibilidad de que el Gobierno generalice un peaje en todas las autovías, que esta medida derivaría el tráfico hacia vías menos seguras. Lucas señaló que esta medida supone "penalizar el uso de vías más seguras" y, por lo tanto, "puede hacer que muchos conductores, precisamente para evitar este pago por uso, se vayan a carreteras secundarias, que es donde se produce el 78% de los accidentes mortales". "Es lo contrario de lo que venimos intentando hacer durante los últimos años, que es trasladar ese tráfico en carreteras secundarias, peligrosas, con un déficit en mantenimiento y con sistemas de contención y protección menores que en las autopistas, autovías y vías de alta capacidad", dijo.