La estación de Donostia del TAV costará 80 millones

La UTE formada por Moyua, Comsa y Cycasa ha realizado la mejor oferta y se adjudicará las obras de remodelación de Atotxa Será la primera capital vasca en iniciar las obras de su terminal de la 'Y'

21.02.2020 | 10:02

donostia / La Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las constructoras Moyua, Comsa y Cycasa será la encargada de ejecutar los trabajos de remodelación de la estación de Atotxa para el acceso del Tren de Alta Velocidad (TAV) a Donostia, después de que su oferta obtuviese la mayor puntuación tras la apertura de plicas realizada ayer en la sede de Euskal Trenbide Sarea (ETS), promotor de la obra. El montante final ascenderá a unos 80 millones de euros, con una rebaja del 17% respecto al precio de licitación, fijado en 97 millones, IVA incluido.

Los trabajos comenzarán en breve, probablemente a finales de marzo, o a más tardar durante el mes de abril, y tienen un plazo de 42 meses, por lo que estarán terminados para la segunda mitad de 2023, justo antes de la puesta en marcha de la Y vasca, que, según el Gobierno Vasco, debería estar operativa el 1 de enero de 2024.

Las obras de remodelación de la estación costarán en torno a 80 millones de euros y la adjudicación formal se producirá en los próximos días, tras la preceptiva verificación de toda la documentación. La estación de Donostia es la primera en adjudicarse de las tres de las capitales vascas.

Será ejecutada por el constructor guipuzcoano Moyua, en alianza con la vizcaina Cycasa Canteras y Construcciones y también de la mano de la corporación Comsa, un grupo español de referencia en el sector de las infraestructuras y la ingeniería, actualmente presente en 22 países y con una facturación de 1.101 millones de euros y una plantilla superior a las 8.300 personas.

La licitación de esta obra fue anunciada el pasado enero por la propia consejera de Infraestructuras y Desarrollo Económico, Arantxa Tapia. La estación llevará el sello del arquitecto Jon Montero y el coste de la obra será asumido por el Ejecutivo de Urkullu, debido a la ampliación de la encomienda de ejecución del tramo de Gipuzkoa por parte del Ministerio de Fomento que se llevó a cabo en 2017.

El acceso de la alta velocidad a Donostia contará con cinco actuaciones principales. La primera, la remodelación de la actual playa de vías de la estación del Norte, que pasará a funcionar con dos andenes para Cercanías (en los extremos de la estación) y tres para larga distancia y alta velocidad (en el centro). Estas vías estarán adaptadas tanto al ancho internacional como al ibérico mediante el denominado tercer hilo, que conectará Astigarraga con Irun. Por otro lado, se procederá a la reconstrucción del propio edificio de la estación, que se adaptará a las nuevas necesidades funcionales que requiere la llegada del TAV.

A la fachada del edificio actual se le reconstruirá el interior y se le añadirán dos nuevas plantas. El acceso a los servicios de Cercanías se llevará a cabo a pie de calle, mientras que el acceso a los servicios de larga distancia y alta velocidad se hará a través del piso inferior, que enlazará con las vías a través de ascensores. Este espacio dispondrá de un área comercial y espacios para futuros operadores ferroviarios. Además, entre estos dos vestíbulos existirá un paso inferior que dará acceso al barrio de Egia en forma de plaza, que cumplirá la función de comunicar el centro de la ciudad con este barrio. Finalmente, sobre la playa de vías se construirá una gran plaza de más de 5.700 metros cuadrados de superficie.

Este espacio tendrá un acceso desde el paseo de Francia mediante una escalera de ocho metros y una rampa. Asimismo, desde la plaza se podrá acceder directamente a Tabakalera.

El próximo paso en la culminación de las obras de la Y vasca en Gipuzkoa será la licitación de la estación de Ezkio, prevista para esta primavera y después le seguirán, en verano, el proyecto constructivo del tramo Astigarraga-Oiartzun-Lezo. Estas son las grandes ejecuciones que faltan en Gipuzkoa para completar el ramal de la Y vasca en el territorio, un proyecto que debería estar completado para finales de 2023, según las últimas proyecciones del Ejecutivo de Lakua.