El turismo navarro deja de ingresar 140 millones por culpa del covid-19

Supone una caída del 90% de la facturación para muchos negocios, que cerrarán si vuelve a haber restricciones este verano

06.06.2020 | 01:20

pamplona – El Observatorio Turístico de Navarra ha calculado que el sector ha dejado de percibir entre marzo y mayo un total de 139,88 millones de euros, debido a la ausencia de turistas, estatales e internacionales, que no visitaron Navarra por culpa de la pandemia. Esa falta de ingresos, que supone una caída del 90% de la facturación para muchos establecimientos, pone en riesgo su viabilidad, según una encuesta realizada por el Gobierno foral, que refleja que un 54% de los participantes no podrán aguantar más de dos meses si la situación económica no mejora.

Abril, con la Semana Santa de por medio, fue el peor mes, con 65,7 millones de euros que los turistas hubieran gastado de no ser por el coronavirus. En marzo, los ingresos no registrados fueron de 28,16 millones, ya que durante la primera quincena aún se produjo cierta actividad turística; y en mayo el gasto no producido supuso 46,02 millones. En la encuesta participaron 791 establecimientos vinculados de alguna manera con el turismo.

Según el Gobierno, entre el 14 de marzo y el 15 de abril de este año con respecto al año pasado, ocho de cada diez empresas reconocen que su facturación ha caído entre un 90 y un 100%, aunque las pérdidas varían sustancialmente en función del tamaño del negocio. Así, la mitad de las empresas encuestadas reconocen pérdidas entre 1.000 y 5.000 euros, porcentaje que baja al 13% para quienes han perdido entre 5.000 y 10.000 euros y al 14% para quienes reconocen entre 10.000 y 30.000 euros en pérdidas. Existe además un 2% de negocios que han dejado de percibir más de 100.000 euros por la cancelación de servicios ya contratados, sobre todo en verano.

Esa falta de ingresos y un futuro incierto ha derivado también en una paralización de las inversiones previstas en el 54% de los casos. Un 14% ha tenido que recurrir a créditos y un 10% se ha visto obligada a renegociar las condiciones de los préstamos que tenía contratados, con un 9% abocadas al aplazamiento de pagos de alquiler o de proveedores.