Huelga indefinida en MIASA Pamplona tras la amenaza de 30 despidos más

El comité de empresa exige la negociación de un nuevo pacto colectivo y el mantenimiento del empleo

09.10.2020 | 11:01
Concentración de trabajadores de Miasa en contra de la deslocalización de la empresa.

La plantilla de MIASA Pamplona, fabricante de horquillas para cajas de cambios del sector de la automoción, comenzará una huelga indefinida el próximo 12 de octubre a partir de las 22:00 horas.

Según ha explicado el comité, "los motivos de dicha convocatoria son exigir la negociación de un nuevo pacto colectivo, que siga vigente el pacto 2015-2017 hasta la firma de un nuevo pacto (dicho pacto se ha ido prorrogando hasta septiembre de 2020) y el mantenimiento del empleo, ya que la empresa pretende despedir a otros 30 trabajadores (en enero de 2018 despidió a 23 trabajadores)".

Los trabajadores y trabajadoras de MIASA quieren hacer pública la nula disposición por parte de la empresa a sentarse a negociar seriamente un nuevo pacto de empresa. La representación sindical de los trabajadores lleva muchos meses intentando conseguir que la empresa se siente a negociar. "Y no sólo no se ha sentado a negociar, sino que ha aplicado una drástica reducción salarial de en torno al 35%". Por todo ello, la plantilla de MIASA Pamplona se ha visto obligada a convocar una huelga indefinida hasta que esta situación se revierta.

Miasa anunció en 2018 el despido de 23 empleados de taller, con la indemnización de 25 días por año con un tope de 13 mensualidades, tras no alcanzar un acuerdo con el comité sobre el expediente de regulación de empleo. Además, ofreció un plan de recolocación externo "para garantizar la reinserción del colectivo afectado en compañías del sector lo antes posible". "Este plan no es obligatorio por ley, pero la compañía lo pone a disposición de los afectados", especificó. 

Un mes antes, Miasa presentó un ERE que afectaba a 28 trabajadores, 19 de mano de obra directa y nueve indirecta, todos de la sección de taller, por causas organizativas y productivas; y en la última reunión determinó disminuir a 23 las extinciones.

El fabricante de horquillas pasó a sumar 104 asalariados tras la ejecución de este ERE. La medida supuso reducir aproximadamente en una cuarta parte el número de operarios en producción, de unos 100 a 76.

Noticias relacionadas