2.730 hectáreas se incorporan a la ampliación de la primera fase del Canal de Navarra

El departamento de Desarrollo Rural concluye un largo proceso que comenzó en 2015 con la renuncia de comunidades de regantes a este proyecto, titulares de unas 3.000 hectáreas

05.11.2020 | 10:11
Vista del riego en un campo de Funes, con agua del Canal de Navarra.

Un total de 2.730 hectáreas de Lerín, Sesma, Peralta, Funes, Mendavia, Andosilla y Cárcar van a incorporarse a la zona regable de la ampliación de la primera fase del Canal de Navarra, principalmente en el ramal del Ega pero también del Arga.

Estas hectáreas sustituyen a cerca de 3.000 que inicialmente fueron incluidas en este proyecto, situadas en los términos de Lerín y Cárcar, principalmente, después de que las comunidades de regantes de estos municipios rechazaran sumarse al Canal hace cinco años. Lo mismo ocurrió en Funes, Peralta y Falces.

Todo comenzó por no hacer una consulta


En 2015 el entonces Gobierno de UPN, presidido por Yolanda Barcina y teniendo como consejero de Desarrollo Rural a Javier Esparza, inauguró las obras de ampliación de la primera fase, pero apenas meses después regantes de estas 3.000 hectáreas se pronunciaron en contra de esta infraestructura y se negaron a participar en ella porque consideraban que no les era rentable.

Sin consulta previa a estas comunidades de regantes, el proyecto se confeccionó con estas 3.000 hectáreas, por lo que una vez que estas comunidades de regantes renunciaron a su inclusión, la ampliación de la primera fase del Canal estaba abocada a modificarse nada más comenzar las obras.

La decisión de estos regantes truncó las previsiones de ejecución, y el anterior Ejecutivo de Uxue Barkos tuvo que trabajar durante toda la legislatura para solventar la supresión de estas 3.000 hectáreas de un total de 15.275.

Varios ayuntamientos solicitaron incorporar a la actuación superficies que sustituyesen a las descartadas, y el departamento de Desarrollo Rural de Isabel Elizalde, con Ignacio Gil como director general, mantuvo reuniones con comunidades de regantes de localidades interesadas en formar parte de esta infraestructura, hasta alcanzar las 2.730 hectáreas que van a integrarse ahora.

Este miércoles 4 de noviembre el Gobierno de María Chivite ha dado el paso definitivo para culminar este proceso al aprobar el Decreto Foral de inclusión de estas áreas complementarias de la zona regable de la ampliación de la primera fase del Canal en la relación de actuaciones del Plan de Regadíos, por lo tanto, su declaración de interés general.

Este decreto supone incorporar 2.730 hectáreas a la zona regable de Lerín, Sesma, Peralta, Funes, Mendavia, Andosilla y Cárcar.

Los 14 términos municipales


Los 14 términos son el Vedadillo de Falces, (160 ha) El Raso de Peralta y Sotos de Peralta y Funes (409 ha) , Regadío de La Plana en Funes (577 ha) Secanos de Lagaza en Lerín (565 ha) Comunidad de Regantes Pidepar de Sesma (225 ha) Secanos de Lodosa (82 ha) Secanos de Beraza en Mendavia (487 ha) Planillos de Andosilla (30 ha) Cabezuelos de Andosilla (30 ha) Secanos de Andosilla junto a Ega 6 (69 ha) Plana de Arriba de Cárcar (21 ha) Planillos de Cárcar (12 ha) , Ribafuentes de Andosilla (20 ha) La Pedrera de Andosilla y Cárcar (43 ha).

La aprobación de este decreto foral resulta imprescindible para continuar con los trabajos de concentración parcelaria preceptivos para posteriormente ejecutar las inversiones de puesta en riego con aguas del Canal.

Los descartes que se produjeron en el desarrollo posterior a la adjudicación del proyecto fueron, concretamente, el del regadío tradicional del término municipal de Lerín, solicitado por la propia comunidad de regantes, y también algunas superficies de los regadíos tradicionales de los términos municipales de Falces, Peralta y Funes, que mantienen el riego por inundación.

La comunidad de regantes del regadío tradicional de Cárcar, incluida en el proyecto inicial, no se ha pronunciado sobre su posible incorporación a la actuación.

Un proceso de años


En 2016, el departamento de Desarrollo Rural tuvo que garantizar la viabilidad del proyecto con la inclusión de estas hectáreas, pero para ello resultaba necesario modificar el trazado del ramal del Ega y su zona regable, con el consiguiente trabajo técnico de definición, tramitación de nuevas autorizaciones ambientales y los proyectos sectoriales de incidencia supramunicipal.

En la tramitación se completaron también las modificaciones del proyecto sectorial de incidencia supramunicipal de la ampliación de la primera fase del Canal y de su zona regable, tanto en el trazado del ramal del Ega como en lo relativo a las áreas complementarias a incorporar, y aprobadas definitivamente por Acuerdo del Gobierno de Navarra de 19 de julio de 2017 y de 27 de marzo de 2019, respectivamente. Las mismas incorporaron las prescripciones de la preceptiva Declaración de Impacto Ambiental de la Modificación del PSIS de la ampliación de la primera fase.

Ahora desde el departamento de Desarrollo Rural, encabezado por Itziar Gómez, este procedimiento se completa con la inclusión de las áreas complementarias en la relación de actuaciones del Plan de Regadíos, y la declaración de utilidad pública e interés general de las actuaciones a realizar.