El BCE pide mantener en 2022 las ayudas a la economía

Condiciona la retirada paulatina de los estímulos al crecimiento a que la vacunación progrese rápidamente

11.02.2021 | 00:47

fráncfort – La recuperación de las economías europeas, que se espera que cobre fuerza en el segundo semestre de 2021 a medida que avance la vacunación y se levanten las restricciones, requerirá todavía de apoyos fiscales durante este año y "probablemente más allá", según la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, que cree que no ha llegado el momento de preocuparse por la inflación. La presidenta del BCE ha defendido en una entrevista con The Economist la necesidad de que la política fiscal siga apoyando a la economía y amparando a los trabajadores y a las empresas durante 2021 a la expectativa de que los progresos en la vacunación permitan retirar gradualmente restricciones. La jefa del banco central de la zona euro ha instado a los gobiernos de la UE a acelerar el proceso de ratificación del acuerdo que permitirá desembolsar en 2021 los recursos del fondo de recuperación, ya que, según dijo, "todos los Estados miembros se juegan algo".

"Los Estados deberían seguir prestando apoyo fiscal a las economías al menos en 2021 y probablemente más allá, dependiendo de cómo afecte la pandemia y se desarrolle la vacunación", hafirma Lagarde. La exministra francesa y ex directora gerente del FMI ha reiterado la disposición del BCE para mantener una posición acomodaticia de su política monetaria con el fin de facilitar unas condiciones favorables de financiación para toda la eurozona "sin distinciones".

Lagarde defiendie la flexibilidad del programa de compras de emergencia contra la pandemia, creado en marzo de 2020 por el BCE para responder al impacto de la crisis sobre la estabilidad y la fragmentación financiera de la eurozona, señalando que la institución lo usará en su totalidad si es necesario. También abre la puerta tanto a aumentar su alcance si hiciera falta como a no usarlo del todo si las condiciones favorables lo permitiesen. "Va a pasar un tiempo antes de que debamos preocuparnos de la inflación", señala Lagarde tras admitir que las cifras al comienzo del año han sido mejores de lo esperado.