Cuatro cooperativistas defienden el papel de la mujer para el futuro del campo en Navarra

Reivindican más servicios para los pueblos y defienden ocupar puestos de responsabilidad. Animan a asistir a la manifestación de este jueves día 3 en Pamplona en defensa de su actividad

02.03.2022 | 13:01
(Izda-dcha) Maite Muruzabal, Esther Burgui, Itxaso Iriarte y Begoña Liberal.

Cuatro mujeres agricultoras y ganaderas y cooperativistas han narrado en la mañana de este miércoles en el Parlamento sus vivencias en el sector primario. Han reivindicado como clave el papel de la mujer para mantener vivos los pueblos y han defendido la necesidad de ir ocupando puestos de responsabilidad en cooperativas y organizaciones para asegurar el futuro del sector primario.

Esta comisión de Desarrollo Rural se ha celebrado en la víspera del paro agrario este jueves 3 de marzo. Todas ellas han aprovechado su presencia en el Parlamento para pedir el apoyo de políticos y ciudadanía a sus reivindicaciones. La manifestación recorrerá las calles de Pamplona a partir de las 10.30 horas.

"DISCRIMINACIÓN EN LOS OJOS QUE NOS MIRAN"


La ganadera Itxaso Iriarte Irazoki, las cerealistas Begoña Liberal Berasain y Esther Burgui Itoiz, y la directora de la Fundación AN, Maite Muruzabal Muruzabal, han contado sus experiencias en esta actividad. Ninguna de ellas se ha sentido discriminada en un sector necesitado de relevo generacional y castigado por los precios que perciben por sus productos. "No observamos distinción en el sector sino en los ojos que nos miran", han coincidido en señalar Begoña Liberal y Esther Burgui.

Como ejemplo, Iriarte ha recordado que su orientador de estudios, a pesar de que conocía la profesión de ganadero de su padre, no le aconsejó continuar con la actividad familiar sino que le recomendó ser administrativa o esteticista. "La discriminación existe y abarca toda la sociedad que tiene una visión errónea de agricultores y ganaderos", ha resaltado.

OCUPAN PUESTOS DE RESPONSABILIDAD


Estas cuatro representantes cuentan con puestos de responsabilidad en sus cooperativas u organizaciones agrarias. Itxaso Iriarte Irazoki es directiva en UCAN y en el Centex; Begoña Liberal Berasain, vocal de la Junta Permanente de UAGN; Esther Burgui Itoiz, vicepresidenta de UCAN y directiva en la Cooperativa Cerealista de Urroz; y Maite Muruzabal Muruzabal, directiva y expresidenta del clúster Nagrifood, miembro del comité ejecutivo y patronato de ADITECH y miembro de la comisión de la Cátedra UPNA-Grupo AN.

"EL GANADERO Y GANADERA AMAN A LOS ANIMALES"


Itxaso Iriarte, ganadera en Narbarte en una granja de aves, ha afirmado que es "prácticamente imposible" instalarse sin una base previa como en su caso. Ha subrayado que el ganadero "ama a los animales" y es "el primer interesado" en su cuidado porque es su forma de vida, sea en un modelo extensivo o intensivo, a lo que ha sumado que Navarra tiene una de las legislaciones más estrictas del mundo, lo que "engaña al consumidor" con una "falsa sensación de seguridad" con la carne que llega de fuera y al mismo tiempo "perjudica al productor" local.

"NO PUEDEN SOPORTARSE LOS COSTES"


Antes de desarrollar su intervención, Begoña Liberal, cerealista de Orísoain, ha denunciado la invasión de Ucrania. Y después ha solicitado el cumplimiento de la ley de la cadena alimentaria porque el sector "no puede soportar ya más costes ni competir con quien no cumple la normativa", al tiempo que ha valorado el papel de cooperativas y sindicatos para contar con un apoyo técnico y apostado por que la mujer esté en puestos de representación.

"MÁS SERVICIOS PARA LOS PUEBLOS"


Ha reiterado que la mujer tiene "un papel vital para la sostenibilidad" ya que fija población y eso hace que los pueblos estén vivos", por lo que ha reclamado recursos "para conciliar" y para "estar en igualdad", como dotaciones para atender a los mayores o poder teletrabajar, recursos que ha reivindicado como un derecho del ámbito rural que también paga impuestos, y ha advertido de que si la vida en los pueblos no es atractiva, "desaparecerán". Liberal ha mostrado su desacuerdo en que a pesar de que pagan impuestos como en las ciudades, "los habitantes de los pueblos no disponen de los mismos servicios".

Para Esther Burgui, cerealista en Urroz Villa, no es fácil instalarse en el sector cuando una persona "es joven, mujer y agricultora, porque a nivel social no está bien visto", y además tienen que adecuar por ejemplo la planificación familiar al calendario de la explotación, lo que supone una dificultad más para conseguir el necesario relevo generacional.

"NO SOMOS ASESINOS DEL PLANETA"


Tras subrayar que pertenecer a una cooperativa da garantías y tranquilidad, ha agregado que estas organizaciones son también importantes para la población cuando pueden ser las únicas empresas del pueblo, por lo que ha apostado por la presencia de la mujer en sus consejos rectores, y ha criticado que se trate a los agricultores como "asesinos del planeta" cuando "cada vez tienen más restricciones y los controles son cada vez mayores" para que el producto llegue "en condiciones óptimas" a un consumidor que "come" .

EL RETO DE LA DIGITALIZACIÓN Y DE LOS NUEVOS ALIMENTOS


Por último, Maite Muruzábal ha asegurado que como mujer no ha tenido la sensación de ser diferente pero sí que hay cuestiones a mejorar y es preciso hacer "más visible" el trabajo de la mujer en el sector.

Para el futuro ha aludido como inquietudes que debe afrontar el sector los cambios en las estructuras de gestión para adecuarse al relevo generacional, la transformación digital, la atomización del cooperativismo o la combinación de los nuevos alimentos con los tradicionales para atender a la población mundial. De esta forma, en estos retos ha considerado que la mujer debe tener un papel destacado pero también en el conjunto del sector, para el que ha reclamado presencia en los órganos donde se decide.

noticias de noticiasdenavarra