Revista IN

En casa de la familia Luquin Echavarri: "Nuestros aitas nos han enseñado el valor de la familia y del esfuerzo"

27.03.2022 | 00:03
De izquierda a derecha: Jesús María Luquin, Arancha Morella, Javier Luquin y Julen Luquin.

María del Castillo Echavarri y Jesús María Luquin disfrutan de su jubilación y de su sueño de vivir en Donosti de lunes a viernes y regresar a su pueblo, Tafalla, los fines de semana. Este matrimonio navarro, ganador de nuestro concurso semanal, nos presenta a sus hijos, Julen y Javier, y una de sus nueras, Arancha Morella

El color es un medio para ejercer influencia directa sobre el alma: el color es la tela, el ojo el macillo, y el alma es el piano con sus cuerdas». A través de esta frase, tan bella y única como las pinturas de su autor, Wassily Kandinski, podríamos describir la pasión con la que la familia de la última ganadora del concurso de autodefinidos, María del Castillo Echavarri, vive su día a día plagado de música, arte, literatura y referencias culturales

Como si de un pincel se tratara, los trazos familiares de María del Castillo Echavarri y su esposo, Jesús María Luquin, se unen al compás de un relato único en el que sus hijos pondrán el color y la banda sonora a la velada. Es por eso que esperamos su llegada mientras disfrutamos de su tarta de queso y su hospitalidad, fruto de un árbol genealógico que va echando raíces y extendiéndose desde las tierras de Donosti, Pamplona, Tafalla y Zaragoza. Ante tal esperado acontecimiento, los cuadros del pintor predilecto del padre de familia esperan la llegada de sus hijos Javier y Julen y su nuera Arancha.

Mientras los invitados van llegando, entregamos a María del Castillo, la nueva ganadora de nuestro concurso de autodefinidos, su premio, una pulsera inteligente con barómetro, GPS y brújula, ideal para complementar todos los recorridos y viajes que la familia Luquin Echavarri nos irá contando durante la mañana de este domingo. Una vez sincronizada y puesta a punto la hora del reloj de la pulsera, estamos listos para comenzar con su historia.

Degustando la deliciosa tarta de queso de Jesús María Luquin.

Empecemos por el principio, María del Castillo y Jesús María. ¿Cómo os conocisteis?

Jesús María Luquin: Pues un poco como todos los de nuestra generación... En los bailes, en la discoteca, en las fiestas del pueblo en las que la invité a bailar y no quiso... (risas).

María del Castillo Echavarri: Ya ni nos acordamos después de cuarenta años que llevamos juntos... (risas)

Y cuarenta años después y recién jubilados, ¿qué os gusta hacer en vuestro tiempo libre?

María del Castillo: Después de jubilarnos, nos hemos dedicado a viajar principalmente. Con el covid no hemos podido salir mucho, pero nos hemos recorrido, con mis dos hermanas y sus maridos, todas las zonas de Navarra que no conocíamos. Son preciosas. Muchas veces nos vamos al fin del mundo y resulta que cerca tenemos lugares increíbles.

¿Cuánto tiempo habéis estado trabajando?

María del Castillo: Pues toda la vida, cerca de cuarenta y dos años. Estaba en la oficina de Correos de Tafalla. Me jubilé con 60 años, hace cinco años. y dije oye, pues a vivir, que son dos días (risas).

Jesús María: Nos jubilamos el mismo año. Ella un poquito antes que yo, pero el mismo año. Yo estuve trabajando de mando intermedio en la fundición, en Tafalla, lo que era la antigua Victorio Luzuriaga, que ahora es Fagor.

¿E hicisteis algo para celebrarlo?

María del Castillo: Pues cuando nos jubilamos, nos fuimos a la Argentina. Es un viaje un poco más especial que otros que hemos hecho, la verdad. Fue nuestro viaje extra de jubilación. Nos recorrimos todo el país durante 17 días, desde las Cataratas de Iguazú hasta el Perito Moreno y Bariloche.

¿Habéis estado en más lugares?

María del Castillo: En 2019 nos fuimos a Rusia una semana, que fíjate como está ahora.

Jesús María: Sí. Estuvimos en Moscú y en San Petersburgo durante ocho días.

María del Castillo: Y el año pasado, en agosto, estuvimos en Sicilia. Hicimos un tour con una guía y nos encantó.

Jesús María: Nos gustó mucho Palermo mismo, la capital, y Siracusa.

María del Castillo: En Taormina había una luz impresionante y Carmina y Siracusa también son muy bonitas, junto con El Valle de los Templos... Es que me gustó todo.

De todos los lugares a los que habéis ido, ¿en cuál os quedaríais?

María del Castillo: Yo me quedaría en todos ya que siempre vengo encantada de los viajes. Vuelvo renovada. De elegir iIgual me quedaría con uno que hicimos en Londres porque nos fuimos a Stonehenge de excursión y me llamó muchísimo la atención ver esas semejantes piedras allí en mitad de la llanura.

¿Y habéis estado siempre de camino entre Donosti y Tafalla?

Jesús María: Somos de Navarra, mantenemos nuestro grupo de cuadrilla en Artajona, mi pueblo, y tenemos casa en Tafalla, pero vivir en Donosti era nuestro sueño de toda la vida así que en el año 2004 surgió la oportunidad de comprar este pisito aquí en la capital gipuzkoana y lo hicimos.

(Viaja con nosotros a Tafalla, y redescubre el atractivo de Donosti esta primavera)

Y cuando no viajáis, ¿qué planes alternativos hacéis?

María del Castillo: Yo voy a hacer yoga dos días a la semana y mi marido va a cantar a la coral de Tafalla. Además nos hemos apuntado a baile este año por hacer un poco de ejercicio y practicamos bailes en línea. Bailamos canciones como "No rompas más mi pobre corazón" y cosas así. Una de tango también hemos aprendido ya (sonríe).

María del Castillo y Jesús María miran las especificaciones de la pulsera smart del premio.

¿Y tenéis alguna afición desde niños?

María del Castillo: Pues mi afición siempre ha sido leer y luego vino el yoga.

¿Qué tipo de lectura prefieres, María del Castillo?

María del Castillo: Me gusta la narrativa y también las autobiografías. Una que me gustó mucho cuando tenía unos veintitantos años fue 'Los Mandarines', de Simone de Beauvoir que, aunque es una novela, está orientada como una autobiografía. Fue entonces cuando descubrí entonces a esa autora. Me gustó mucho, puede ser porque tiene la idea de que nada al final es perfecto. Cuando la razón y el corazón van unidos, al final, aunque tú pienses de forma muy liberal, cuando te afecta al corazón siempre se pasa mal.

(Simone de Beauvoir, una escritora clave en el desarrollo de los derechos de las mujeres y que es referente feminista a día de hoy)

Y en tu caso, Jesús María, ¿prefieres la música?

Jesús María: Sí. Yo canto en la Coral Uxoa en Tafalla y también le damos al canto cuando subimos a Pamplona o a Donosti. Solemos cantar un poco de todo, desde Josu Elberdin, hasta Misas de Hans. Además también pinto.

(Jesús María nos enseña varias de las réplicas de los cuadros de Kandinsky pintadas por él) ¿También te gusta pintar?

Jesús María: Bueno, sí, me ha gustado siempre dibujar y pintar de forma amateur.

¿Es muy importante para ti Wassily Kandinsky? Fue rompedor en su época.

Jesús María: Para mí era un icono. Fíjate que a principios de siglo era cubista, como Picasso. Junto con Juan Gris son mis favoritos. Juan Gris es otro pintor que me encanta.

Un brindis para celebrar la reunión familiar.

¿Qué música soléis escuchar?

María del Castillo: Pues la música que me gusta escuchar es la de mi época. En casa suelo poner LPs y Cds de música que va desde los sesenta a los noventa. Me recuerda a mi juventud. Creo que había música muy buena. A ver, en español me encantaba Camilo Sesto, que es el all-star de mi época. (¿Repasamos la discografía de Camilo Sesto? Deja que la nostalgia se apodere de ti) Si tuviera que escoger mi canción favorita, te diría "Still loving you", de Scorpions. Los Beatles también me gustaban mucho. No obstante, esa canción de Scorpions la escuchaba muchas veces en casa y me animaba. Es una canción de amor tan bonita, siendo además de Scorpions que son rockeros...

¿Y en cuánto a series o películas? ¿Sois de sofá y manta?

María del Castillo: Pues mira, no veíamos antes nunca nada y los hijos nos decían mamá, que no tienes por qué tragarte los anuncios, pero a raíz del covid, que nos metieron en casa, empezamos a ver series y películas porque no podíamos salir hasta las ocho de la tarde. Entonces a las cinco o cinco y media nos poníamos delante de la tele hasta las ocho que salíamos a aplaudir al balcón y luego nos íbamos de paseo. Así empezamos a ver series y empezamos con 'La casa de Papel', con 'Chernóbil'... También hemos visto 'Dark', 'Gambito de Dama' y, la serie por excelencia, 'Juego de Tronos'. En esa época en la que estuvimos encerrados vimos muchas series que nos fueron recomendando nuestros hijos. En esta casa de Donosti, por ejemplo, no tenemos internet y no vemos nada, pero en Tafalla tenemos de todo y sí solemos ver cosas nuevas.

¿Tenéis algún sueño por cumplir? ¿Algo que queráis aprender?

María del Castillo: Yo tengo debilidad por el inglés. Todavía sigo haciendo inglés y me gusta ir a clases, pero lo que pasa es que iba con gente joven a clase y, claro, es gente que muchas veces necesita inglés para obtener el título, porque a veces necesitan un mínimo de inglés. Hasta el año pasado iba a clase, lo que pasa es que ellos iban a una velocidad que yo ya no la seguía. Entonces lo dejé, pero ahora mismo...

¿Pretendes retomarlo?

María del Castillo: ¡No, justo he recibido esta semana un curso a distancia que haré a mi aire, por mi cuenta. Estudiar, tampoco estudio mucho, porque me doy cuenta de que ya no se me quedan las cosas grabadas como antes. Se me olvidan a veces las palabras y eso que he leído y leo bastante. Quiero decir que me gusta leer, que siempre parece como que tienes más facilidad para hacer las cosas, pero hay momentos en los que, sí, la edad influye...

¿Os gusta cuidar la alimentación? ¿Seguís algún tipo de rutina?

Jesús María: Tenemos un esquema de comidas y lo vamos alternando a lo largo de la semana: carne, pescado, huevos, lácteos, fruta... Es decir, tenemos una compra semanal establecida ya para la alimentación que seguimos.

(Te damos cinco consejos para hacer una cesta 'healthy')

En esos días especiales en los que siempre gusta cocinar algo rico, ¿qué dos recetas nos puedes recomendar?

Jesús María: Bueno, pues a ver, os diría la tarta de queso, por aclamación popular de mi mujer e hijos, que me sale muy bien (risas).

María: Y la paella de pescado también le sale muy bien. Además, también hacemos las recetas que les encantan a los nietos y que tanto nos piden.

(¿Quieres conocer más detalles de las recetas de la familia Luquin Echavarri?)

(Tras unos instantes charlando de recetas, el móvil de María del Castillo vibra. Javier y su pareja Arancha acaban de llegar para participar también en la entrevista. Tras su recibimiento se incorporan a nuestra charla)

Bueno, Javier, cuéntanos un poco,¿A qué te dedicas?

Javier Luquin: Yo soy ingeniero eléctrico electrónico y ahora mismo estoy trabajando en una multinacional que se dedica a todo el tema de las máquinas de vending y de cafés. También hacen máquinas de reconocimiento de monedas y billetes en peajes o máquinas tragaperras en los salones de juego. Hace unos años sacaron una máquina de cobro automático y yo estoy trabajando en el departamento de post venta de esa máquina.

¿Y tú, Arancha?

Arancha Morella: Yo soy Auxiliar de Enfermería. Ahora mismo estoy trabajando en el hospital de Tudela, en Urgencias.

¿Y cuáles son vuestras aficiones?

Javier: Nos gusta mucho eso de estar con los amigos tomando algo, cenando por ahí y demás. También me gusta mucho el fútbol. De hecho, aún sigo jugando de manera muy amateur, eso sí (risas). En el Alkartasuna, en Tafalla. Mi hermano y yo estábamos en el equipo del pueblo, La Peña Sport Fútbol Club, pero ya con 18 años me fui a la universidad a estudiar a Pamplona y ya no iba a andar subiendo a Tafalla tres o cuatro días a la semana, así que no pude continuar a ese nivel. Recuerdo incluso que un año estuvimos a las puertas de jugar en Anoeta, pero nos eliminaron en semifinales. Fue una pena.

¿Cómo va vuestro equipo?

Javier: Pues en el Alkartasuna hay un nivel muy amateur. No somos profesionales. No entrenamos ni nada. Bajas el fin de semana y juegas al fútbol, once contra once. El partido lo jugamos el sábado a la tarde o el domingo a la mañana en Tafalla, en los campos de las Heras.

¿Y alguna otra afición que sigas conservando a día de hoy?

Javier: También toco el trombón, pero ahora más como hobby también. La verdad es que tengo muy buenos recuerdos de cuando lo tocaba en la banda de Tafalla. Hicimos una txaranga en el pueblo y nos íbamos moviendo por los alrededores hasta Sanfermines. Aquí en Donosti también he tocado tres o cuatro años en la tamborrada.

(¿Quieres aprender a tocar el trombón? Conoce todos los detalles de este instrumento musical)

Como experto en trombón entendemos que te gustará la música, ¿es así?

Javier: Sí, bueno, quizás la palabra 'músico' se me quede grande, pero sí, verdaderamente me gusta escuchar de todo. Tanto ska, como rap, reguetón, pop... Lo que pille en la radio. Estoy siempre escuchando música. En el coche, en casa... Siempre con la música puesta.

¿Y nos puedes recomendar algo que suene en tus cascos?

Javier: De las canciones que escucho pondría "Los Invisibles", de Los Chikos del Maíz, 'Estadio Azteca', de Calamaro, o 'Hankak mahai gainean', de Betagarri, que me encanta.

Tus dos grandes pasiones entonces han sido el fútbol y la música.

Javier: Sí y...

Arancha: ...la cuadrilla de amigos.

Javier: Es verdad, somos muy de escapadas.

¿Eres de leer, como tu ama?

Javier: Me ha tocado leer mucho por mi trabajo, pero yo he sido más de ver series y de la play, de jugar al FIFA.

¿A qué videojuegos estás enganchado?

Javier: Vamos a ver, friki como tal nunca he sido, aunque siempre me ha gustado jugar al 'Call of Duty' o al FIFA. En el piso de estudiantes jugaba mucho...No he sido tanto de ordenador y así, pero sí somos de juntarnos en el garito y jugar unos piques al FIFA.

Nos han contado tus aitas que tu hermano y tú sois quienes les recomendáis qué series o pelis ver.

Javier: Sí, la verdad es que hemos visto muchas en estos tiempos de pandemia. Les enseñamos a utilizar las plataformas que hay ahora para que pudiesen elegir entre todo su catálogo.

¿Y qué estáis viendo ahora, por ejemplo?

Javier: Ahora mismo estamos viendo 'Ozark' y 'El desorden que dejas'. Arancha y yo en casa tenemos casi todas y la tele solo la vemos para ver 'El Conquis'.

Arancha: Es muy forofo de 'El Conquistador del fin del mundo'.

Javier: Los lunes no puedo acabar de verlo porque como madrugo mucho por trabajo se me hace imposible, pero siempre acabo viéndolo entero a la carta. Tampoco me pierdo el debate.

¿Te gustaría concursar?

Javier: Sí, pero no sé si tengo lo que hay que tener para pasar, para pasar esas penurias, pero sí que me gustaría, sí. Lo he visto desde pequeño y de hecho me acuerdo de cuando veíamos las primeras ediciones en casa con mis padres y con los amigos.

¿Habéis heredado de tus padres la pasión por viajar?

Javier: Sí.

Arancha: Dentro de unos días días iremos a Irlanda, a Dublín. Vamos a ver a un amigo que está trabajando allí.

(Abre la puerta Julen, el hijo mayor, que viene desde Pamplona, sofocado por las prisas. Tras una pausa se presenta y toma posición al lado de Javier, su hermano)

La familia Luquin Exhavarri.

Llegaste finalmente, Julen. Cuéntanos, ¿a qué te dedicas?

Julen: Actualmente soy profesor en Andra Mari Ikastola y estoy muy contento. Soy arquitecto de formación, pero siempre me ha gustado la docencia. Estuve en el extranjero, en Suiza, y al volver estuve en Tafalla, en un colegio público, y después en Pamplona.

¿Y qué crees que se te da bien?

Julen: La verdad es que soy un poco culo inquieto, pero entre la familia, porque mi mujer y yo tenemos dos 'pekes', y el trabajo, pues no me queda mucho tiempo libre...

Javier: El salto de altura se le daba muy bien.

¿Y cuáles son tus hobbies?

Julen: El fútbol. También me gustan los puzles y antes tocaba el piano, pero mis hobbies ahora mismo son mis hijos. Son lo más gratificante y lo más bonito de la vida (sonríe).

¿Y tenéis algún referente, Julen y Javi?

Julen: Sí. Mis padres. Al final de tal palo, tal astilla. Mi madre es muy familiar, antepone todo por nosotros y yo también aprendí a hacerlo después cuando creé mi familia. Mi madre siempre se ha preocupado muchísimo por nuestra educación. Ha estado encima.

Javier: Para mí mi referente es mi hermano. Nos llevamos siete años y siempre, para mí, aparte de ser mi hermano mayor, ha sido la leche... Mi hermano, "El Magnificus" (sonríe).

Julen: Él ha seguido la educación que nos han dado nuestros padres y siempre se ha adaptado muy bien. Les daban importancia a las buenas notas, algo también al ejercicio físico, a la música, a la natación, a llevarnos bien con nuestros amigos... Cada uno luego ha ido tomando su propio camino, él ha salido ingeniero y yo arquitecto, es decir, cada uno luego, tenemos nuestros gustos.

¿Y en el plano profesional, tenéis algún referente?

Julen: Nuestros padres nos han llevado a mil museos y si tuviera que escoger algo, siempre, por tipo de pintura, elegiría cubismo y futurismo italiano, y por arquitectura, el referente más cercano que tenemos aquí es Moneo, por supuesto.

(Te invitamos a hacer un recorrido con nosotros por las obras de Moneo, el maestro navarro)

Y ya para terminar, ¿qué película, música y videojuego nos recomiendas?

Julen: De películas la trilogía de Matrix. Estoy pendiente de ver la nueva que han hecho, la cuarta. Como serie os recomiendo una que ya le recomendé a mi hermano, 'Alice in Borderland'. Y de videojuegos no sé tanto de FIFA como mi hermano, a mí me gustan los juegos de estrategia, los juegos de mesa y el ajedrez.

María del Castillo: Sí. El ajedrez le encanta. Ganó algún premio de joven.

Julen: De hecho, me gustaría poder dar clases de dibujo técnico y de ajedrez. Y por último, de música me encantan las bandas sonoras, como la de 'Arkane', 'El Señor de los Anillos' o la de 'Gladiator'. También me gusta 'Linkin Park' o Bulego, que me encanta. Me gustan muchos tipos de música, según el momento que esté viviendo.

"Soy de juntarme con la cuadrilla en un garito y jugar unos piques al FIFA para pasarlo bien"

javier luquin

ingeniero

El pequeño, de 29 años. Para Javier, su hermano siempre será "El Magnificus". A pesar de la influencia que puede ejercer un hermano arquitecto, Javeri estudió por su cuenta Ingeniería Eléctrica Eletrónica y desarrolló una sensibilidad especial para la música que le ha llevado a tocar el trombón en una txaranga de Tafalla. En sus cascos habitan mezcolanzas sonoras que abarcan desde el rap de Los Chikos del Maíz, pasando por las canciones de Betagarri o Calamaro.

"Nuestros aitas son muy familiares. Anteponen todo por nosotros y eso lo intentamos aplicar"

julen luquin

arquitecto y profesor

Vive en Pamplona, con su mujer y sus dos hijos pequeños. Este arquitecto de 35 años es profesor en Andra Mari Ikastola y sueña con dar clases de ajedrez algún día. Le gustaría disfrutar tanto como su madre de la literatura, pero vive inmerso en el cuidado de sus pequeños. Toca el piano y le encantan las bandas sonoras de las películas de 'El Señor de los Anillos', 'Gladiator' o 'Arkane'. Al igual que a su padre, le gusta el arte y es admirador de la obra de Moneo.

"Nos jubilamos el mismo año y lo celebramos con un viaje a Argentina"

maría del castillo echavarri

jubilada

"María va a hacer yoga dos días a la semana y yo canto en la coral de Tafalla"

jesús m. luquin

jubilado

"Siempre me ha gustado pintar como hobby. Juan Gris y Kandinsky son mis favoritos"

jesús m. luquin

jubilado

Natural de Artajona, de la misma edad que su mujer, a este navarro le encanta el arte de Wassily Kandinsky, el cubismo y viajar con su mujer, María del Castillo. En la familia de Jesús María hay consenso en torno a la altura culinaria de sus famosas tartas de queso. De pequeño se le daba bien "pegar patadas a un balón", pero lamenta no haber aprendido a tocar un instrumento musical. Sus hijos Julen y Javier recibieron el testigo de su gusto artístico y la inquietud por la música.

"Nos encanta viajar. En 2019 nos fuimos a Rusia una semana y el año pasado conocimos Sicilia"

m. del castillo echavarri

jubilada

Amante de la cultura y devoradora de libros, María del Castillo disfruta de una jubilación dorada junto a la de su marido, Jesús. Madre de 65 años, es fan de James Dean y Camilo Sesto y disfruta leyendo a Simone de Beauvoir. Conoció a Jesús entre fiestas, en los pueblos de Tafalla y Artajona. Formó una familia con la que ahora comparte recuerdos y grandes comidas. Tiene predilección por sus dos hijos, que han heredado su interés latente por el inglés y la disciplina en los estudios.

"Mis hobbies ahora mismo son mis dos hijos. Son lo más gratificante y lo más bonito de la vida"

julen luquin

arquitecto y profesor

"Me gusta mucho el fútbol y aún sigo jugando de manera amateur en el Alkartasuna"

javier luquin

ingeniero


noticias de noticiasdenavarra