Y Madrid votó lo que le dio la gana

La izquierda madrileña y española generó una expectativa tan grande en Madrid que ahora les pesa como una enorme losa. Y lo hizo sin fundamento alguno, con cálculos insostenibles y llamadas a la acción que ahora legitiman un gobierno muy de derechas

06.05.2021 | 08:17
Y Madrid votó lo que le dio la gana

La ciudadanía no es tonta

Quien dedique su tiempo a la política, profesionalmente o no, y siga expresando después de las elecciones que no entiende lo que ha pasado bien haría en cambiar de hobbie€ O de profesión: no, Madrid no es facha. Es el mismo Madrid en el que ganó Gabilondo, gobernó Carmena, nació Podemos, surgió el 15-M y tiene (o tenía) un "cinturón rojo". Carlos Canino acertaba cuando tuiteaba que sugerir que "los votantes son tontos y han votado 'irse de cañas' dice más de vuestra inteligencia que de la de los votantes". Aún así, ayer todavía veíamos decenas de tuits que atufaban a superioridad moral pese a la derrota.



Es una victoria de Ayuso


Isabel Díaz Ayuso y su equipo han ganado ampliamente estas elecciones. Lo han hecho porque convocaron las elecciones pillando a contrapié a casi toda la oposición: Ciudadanos, destrozado; Gabilondo, de salida; y Podemos dispuesto a regalarle la polarización. Solo resistió Vox porque siguió a lo suyo, y solo ganó Mas Madrid porque supo aprovechar el hueco en el centro y la curva ascendente. El PP ganó además como quería: sin necesitar a Vox para gobernar. Y lo porque supo encontrar la palabra ("libertad") y elaborar su significado (aunque sea una barbaridad): pasar de las tensiones, pandemia, incluida.

La participación solo legitima


Llevo unos cuantos años ya en esto de la política y sigo sin saber de qué chistera sacan algunos sus números mágicos: "Si la participación alcanza el 75% el vuelco será posible". ¿Sí? ¿Por qué? Soy de los que cree que cuando crece la participación esos votos añadidos se reparten entre todos los partidos. Puede haber un pico que beneficie a alguno, pero nunca será determinante. Ícaro Moyano era tajante: "En Usera, Vallecas y Carabanchel ha barrido el PP. Los vecinos del sur hicieron caso a Iglesias y han ido en masa a votar. ¿O acaso alguien esperaba otra cosa?". Ahora, esa alta participación refuerza la legitimidad de Ayuso.



Muy mal


Creo que las dimisiones en política están sobrevaloradas. Decir "me piro" y dejar el marrón a los que se quedan y a quien venga es lo fácil, lo difícil es intentar reconducir una política fallida, una gestión desastrosa o apechugar con las acusaciones. Hay veces en que, como en el fútbol, el entrenador se tiene que ir para que otro traiga nuevas ideas, pero no es el caso de Iglesias, que ha creado una guardia pretoriana a la que abandona y, a la vez, descabeza. Julio Díaz advertía un factor añadido a la renuncia: "El estratega Pablo Iglesias ha regalado la mayor victoria política posible a Ayuso: acabar con 'el coletas'".



La política es acordar, no aniquilar


Después de Iglesias, Ángel Gabilondo también abandonará el PSOE. Es de esperar que lo haga y lo haga mejor que el de Podemos, con la nueva estructura asomando ya. El 4-M también ha acabado con Ciudadanos, y esta suma de acontecimientos genera una sensación sobre la que alertaba Naiara Pinedo en Twitter: "La política basada en la aniquilación del contrario no será una buena forma de afrontar la gestión de lo de todos. Nunca. Del debate, las propuestas, las críticas e incluso los acuerdos". La política no es Juego de Tronos ni Búscate la Vida, es el oficio del acuerdo. No olvidemos nunca eso.


noticias de noticiasdenavarra