la carta del día

Cuestiones de permisos sin sueldo en Osasunbidea

08.02.2020 | 22:57

finales de febrero y la semana que viene, primera de marzo, hay muchas cosas que se unen. Se acerca el día de la mujer, tan luchado desde hace muchos tiempos y manteniéndose, y necesitándose, a pesar de las respuestas de la mayoría social de ahora. Y a la vez, esta semana que viene, la semana blanca de los centros escolares, sino de todos, de un gran número en la zona Navarra.

A primeros de año, segunda semana de enero y por hacerlo con tiempo por las cuestiones laborales que tanto nos apremian, hice en el hospital donde trabajo de celador, un trámite más de tantos que nos tocan. Solicite en personal la petición de una semana de permiso sin sueldo para el cuidado de mi hijo pequeño, de 10 años de edad, por los días festivos que todos los años tienen en el calendario escolar. Algunos pensarán por qué para una sola semana pedir un permiso sin sueldo, pero es que los que apostamos por vivir en pueblos pequeños, de 35 empadronados, en el cual no contamos con familia no tenemos muchas más opciones para situaciones del día a día.

Ya llevo unos años solicitando permisos sin sueldo para, junto con las vacaciones, hacernos posible la vida familiar del mundo rural. Bueno, tras tener que dar una vez más las explicaciones pertinentes a las que estamos habituados, entraré a la cuestión laboral en la que me encuentro a día de hoy. Tuve que pasar por personal del hospital para firmar una negación al permiso sin sueldo que tanta explicación previa he dado. Esto es porque me llego un mensaje de correo denegándome esa semana de permiso sin sueldo que, por cierto, a otra persona laboralmente en estos tiempos habría beneficiado.

Ante la negativa, quizá me adelante, no lo sé, pero tramité un recurso haciendo hincapié que era para el cuidado de un hijo de 10 años. Aún con todo, el viernes de esta semana pasada me llegó un mensaje de personal para pasar a firmar?

Qué bien pensado soy que supuse que el recurso les habría hecho ver mi situación persona a personal. ¡Uh! Pues no fue así, era sin más la firma de dicha negación. Ante esta situación, y estando ya ahí la semana blanca, tendré que tirar de días de vacaciones, aunque falte todavía mucho año por delante.

Ciertamente acercándose estas fechas y viendo en prensa y noticiarios televisivos continuamente que tocan la lucha laboral de la mujer, aunque no sólo laboral, sino también humana, es una razón más añadida a mi malestar personal, por un lado, y además laboral, por esa persona hombre o mujer que me supliría en la semana sin sueldo y además, como padre, dedicándome a algo mucho más importante en estas fechas?

Decir que durante 10 años se me han concedido los permisos sin sueldo sin objeciones. Vamos avanzando. Esto es facilitar la conciliación familiar, el rejuvenecimiento de la población, el reparto de trabajo y el resurgir del mundo rural.

El autor es celador fijo en el Hospital de Navarra