Más que palabras

Diario del COVID-19 (21)

08.04.2020 | 01:22

y ahora, unos nuevos Pactos de La Moncloa. No sabe uno si cogerla llorona o descoyuntarse de la risa. Aunque quizá lo que verdaderamente debería hacerse sería buscar la fe perdida en el fondo de un baúl, hincarse de rodillas y ponerse a rezar en bucle ante la evidencia de quien se ha erigido en autoridad máxima para sacarnos de esta no sabe por dónde le da el aire. Dejando de lado que, por más melaza que les hayan echado Victoria Prego y los apologetas de la Inmaculada Transición, aquellos acuerdos fueron un timo de la estampita a quienes los firmaron de buena fe, hace falta tener rostro para reclamar su reedición a modo de patente de corso para hacer lo que a Sánchez y a Iván Redondo les vaya saliendo de la sobaquera.

Por supuesto que la salida de una crisis endiablada como esta requeriría un gran consenso más allá de las siglas o las instituciones que se represente. Pero la condición de partida es la lealtad, la sinceridad y la disposición a consensuar las decisiones o, como poco, a someterlas a debate de pros y contras. No es, desgraciadamente, lo que ha venido haciendo Sánchez. La penúltima prueba es que sus ocurrencias más recientes, lo del Arca de Noé y los test a tutiplén por sorteo las supieron antes los medios amigos que los responsables políticos a los que se les pide respaldo.

La salida de esta crisis endiablada requeriría un gran consenso más allá de las siglas

o de las instituciones que se represente