A la contra

Comienza el turre

20.09.2020 | 00:51
A la contra, por Jorge Nagore

Bien, ya tenemos de nuevo entre nosotros el culebrón Madrid, el asunto Madrid, el monotema Madrid, ¡Madrid, Madrid, Madrid! –leáse con el ritmo del chotis–. En primavera fueron unos 3 meses con sus cosillas y sus dramas y sus no cambios de fase y sus exigencias y sus problemas y su pase a la nueva normalidad de aquella manera y ahora volvemos a la casilla de salida, lastrados por este centralismo mediático, económico y político tan tóxico y que no tiene ningún viso de solucionarse sino más bien de agravarse. Recordemos que en Madrid comunidad viven unos 7 millones y medio de los 47 millones de españoles que viven en España y que hay cientos de miles de contagiados por el coronavirus que no son de Madrid, decenas de miles de hospitalizados y decenas de miles de fallecidos: en absolutamente todas partes. No es relevante o apenas lo será ya, lo relevante, lo que vamos a leer, ver y oír en los medios próximamente –ya viene sucediendo desde que Madrid se puso a la cabeza de las autonomías en Incidencia Acumulada de casos cada 14 días– es el raca-raca de su presidenta, del alcalde, la batalla entre estos y el gobierno central, las restricciones, más drama –por desgracia– y las acusaciones a los responsables autonómicos de no haber aplicado apenas una sola mejora en su sistema de atención primaria y rastreo, unas acusaciones que, por otra parte, son ciertas y extensibles seguro en mayor o menor medida a muchas autonomías, bastantes de ella ya en ratios muy exigentes en cuanto a capacidad de testar, rastrear y hospitalizar. Pero es Madrid la única que ya ocupa un lugar casi único, pasadas aquellas semanas en las que Aragón y Cataluña mantenían tasas de contagio muy elevadas y en Madrid apenas había casos básicamente porque no hacían PCR –había más hospitalizados diarios que casos a veces, una juerga–. Suerte a los madrileños, paciencia –una vez más– a los demás.