La rendija

¿Internet o AVE?

13.01.2020 | 06:16

Mierda! Otra vez se ha quedado colgado el PC, habrá que volver a conectar el ordenador al móvil... Es lo que ocurre muchos días nublados -o por la razón geofísica que sea- en los que resulta imposible consumir los datos del teléfono móvil para navegar. Descargarse un PDF o una película, eso ni soñar; para tareas (trabajo, ocio...) en las que media Google compensa bajar a Pamplona, ocupar la casa de un familiar o amigo o acudir a la biblioteca de Espinal (conectada con la sueca Adamo): Mezkiritz, 12 de enero de 2020. La vivienda en cuestión, a la entrada del pueblo, no recoge la señal del poste de Biskarreta por mucha antena que tenga en el tejado. El resto del pueblo se maneja pagando a Iberbanda más de 80 euros al mes sin pretender volar. La fibra óptica se acerca a los pueblos, anuncian desde el Ejecutivo foral. Dicen en mi valle (Erro) que ya se ha enterrado cable por la carretera. Otros han visto a los de Wifinet tirar líneas elevadas -fibra- por los puertos de Erro y Mezkiritz. Nadie sabe cuando llegará y si les resultará o no rentable a las compañías. Esto viene a cuento de que no sé si me convence el acuerdo de Teruel Existe con el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez para dinamizar la España vaciada. El pacto recoge un ambicioso programa de inversiones en autovías y ferrocarriles con el fin de mejorar la conexión de la provincia con el resto del territorio nacional. Ahí se incluye el desarrollo del corredor de altas prestaciones Cantábrico-Mediterráneo Ya estamos con el TAV a vueltas. A mí me recuerda a las viejas recetas de las grandes y costísimas obras que a la hora de la verdad no consiguen realmente frenar la despoblación rural. Dicen que en Cuenca (con AVE y autovía) la autovía no sirvió más que para atraer más población hacia la capital. Me cuadra. Las recetas para crear empleo y garantizar servicios a la ciudadanía independientemente del lugar donde viva pasan por garantizar el acceso a internet (banda ancha no sólo para teletrabajo sino para asegurar el acceso al ocio a nuestros jóvenes o interconsultas con especialistas de salud para los más mayores), mejorar las actuales comunicaciones (la propia N-135 es una serpiente peligrosa) y establecer incentivos fiscales (políticas que se han llevado a cabo con éxito en el interior de EEUU para asentar población), rebajas en las cuotas a la Seguridad Social, o apoyar actividades vinculadas al territorio. La rebaja fiscal aparece de hecho como la principal receta de la Red SSPA (Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa), un lobby europeo formado por asociaciones empresariales de las regiones más despobladas. Desarrollo y territorio: dos conceptos que nunca van de la mano. Y en Navarra también hay que ponerse las pilas porque vamos tarde. Y lent@s.