Libertad

19.05.2020 | 19:28

Si esto no es libertad, entonces ¿qué es libertad?

¿Esto que?


¿Dónde comienza y termina mi libertad? ¿Y del otro?


Una serie de preguntas que una gran mayoría no hace, porque tiene el resultado como algo seguro y ya
experimentado. ¡¿Será?!


Democracia, un sistema político libre.


Algunos pueden encontrar mil y una razones para decir que es el sistema más cercano al ideal. Otros seguramente
encontrarán sus razones y motivos para demostrar debilidades e imperfecciones. De esto no se trata.


En comparación con los sistemas políticos claramente represivos y dictatoriales, seremos conducidos rápidamente a
afirmar que este es sin duda un sistema político libre y que permite la libertad de todas las personas que participan
en él. Reflexionando un poco más sobre este tema, podemos encontrar de pronto en el principio que lo regula algo
que perturba la supuesta armonía en la que se basa todo el sistema.

Cuando el número de votos en blanco es mayor que el número de votos de la persona o partido más votado en una
elección, y esto no da derecho a que las elecciones se repitan con la presentación de otros candidatos, ¿es este un
sistema que puede ser aclamado como un sistema libre y que respeta la voluntad de los participantes?


El dinero que permite todo.


Vivimos en un mundo gobernado por reglas económicas, olvidando lo humano. Parece que se ha olvidado que la
persona es el origen de la novedad y del desarrollo, y es el final el que debería ser la razón principal por la que todo
se está creando.

Mientras observamos, parece que nada ha cambiado. Todo, o mejor dicho, todos permanecen apegados a este
mundo mercantilista, dependiente de compras que nunca podrán satisfacer plenamente la insatisfacción humana
siempre presente. ¿Es esta la libertad que busca la humanidad? O, por el contrario, ¿el mundo entero ya está viviendo
una vida tan dependiente que ha perdido toda libertad, en la que todos son libres de no comprar?


De la misma manera que hablamos del impulso de comprar como si fuera una adicción que por un instante engaña
la insatisfacción de quien lo hace, también tenemos todas las otras adicciones que quitan toda libertad a quienes
sufren este tipo de maldad. Sobre todo, con respecto a la vida y a la libertad de vivirla con la dignidad que merece ser
vivida.


La libertad de (no) vivir.


El tema del consumo excesivo y, sin otra razón que la satisfacción personal y el placer, nos lleva a un problema más
serio que está relacionado con la persona y la vida. Es el suicidio, una de las principales causas de muerte en todo el
mundo. Más personas mueren por suicidio que por guerra o cáncer de seno. Con respecto a la edad, esta es la segunda
causa principal de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 29 años. Y es la tercera causa de muerte entre los 15 y los
19 años.


Cada cuarenta segundos hay una persona que muere por suicidio. Hay 800 mil personas al año que, en su libertad,
deciden no vivir más. ¿Es este un verdadero acto de libertad?

¿Y los otros, familiares, amigos, el resto de la humanidad no pueden ejercer su libertad y evitar que todo esto suceda?


La libertad de cambio.


A lo largo de este tiempo de confinamiento, se ha escrito mucho sobre el cambio a nivel de la persona y sus hábitos
y comportamientos. Entre la gran mayoría, incluso entre los más escépticos, había una esperanza para el renacimiento
de una nueva humanidad. Sin embargo, las puertas comenzaron a abrirse y, lo que generalmente se verifica es que
el deseo de revivir a una nueva humanidad fue algo temporal, el mayor deseo es que todo permanezca igual.
Volvamos a la normalidad de nuestros días, como se dice comúnmente, y que estamos escuchando a través de
diálogos cruzados.


Es verdad, tenemos que volver al mundo. Vivir el día a día. Pero, ahora que ya no estamos en la casa que nos
encarceló, haciendo que cada uno, en su propia forma de ser, quesera ser libre para compartir y mostrar su
humanidad al mundo, ¿por qué no emanamos los mismos sentimientos? ¿Estar en nuestro espacio de confort nos
hizo más libres? ¿O el sueño de una humanidad más real era solo un ejercicio de imaginación provocado por cualquier
episodio de una serie de televisión o una película?