Mesa de Redacción

Más colaboración con total naturalidad

12.12.2021 | 00:10
Más colaboración con total naturalidad

La lluvia que ha caído insistentemente en Navarra los últimos 18 día y las inundaciones que le siguieron este viernes han acaparado buen parte del interés informativo y la atención de la opinión pública. Pero en medio del caos, la improvisación de las instituciones en la aplicación de los planes de emergencia pese a los avisos previos del alto riesgo y las consecuencias desastrosas tanto materiales como humanas –dos personas fallecidas–, Navarra ha tenido también dos muy buenas noticias. La confirmación de la dirección de Volkswagen en Alemania de que la planta de Landaben producirá dos nuevos modelos eléctricos a partir de 2025. Sin duda un respiro que aleja las incertidumbres sobre su futuro y deja en evidencia la falsedad, una vez más, de los discursos agoreros que se han venido lanzando las últimas semanas –sobre todo desde Navarra Suma tanto en el Congreso como en Navarra–, y que han vuelto a errar en sus previsiones catastrofistas y negativas. Otro ridículo político por priorizar su interés partidista particular sobre los intereses generales de Navarra. Y solo un día después, los gobiernos de Navarra y de la CAV renovaban en Pamplona el Protocolo General de Colaboración entre ambas comunidades. Chivite y Urkullu ratificaron un acuerdo histórico que mantiene la línea de coordinación y entendimiento que recuperó entre ambos territorios Uxue Barkos en 2016 y que incluyó en este caso también seis reuniones bilaterales entre consejeros de ambos gobiernos. Un encuentro institucional de primer nivel. Un paso positivo para los intereses generales de los navarros y navarras que se extiende ahora a 29 materias y que refuerza los vínculos históricos, sociales, económicos, empresariales, culturales, lingüísticos... que ya existían con total normalidad entre la ciudadanía de los territorios forales de Navarra y la CAV . Frente a quienes llevan años empeñados en situar a Navarra y a la CAV de espaldas a su propia realidad e historia, el Protocolo que ahora renuevan los gobiernos de Navarra y de Vitoria trata de compensar ese enorme error y, desde un plano de respeto, igualdad y respeto institucional, procurar que ambas comunidades caminen de nuevo por la senda del acuerdo y la colaboración que han compartido a lo largo de su historia. Y también supone un paso para dejar en el pasado y rectificar el lastre de las viejas políticas de enfrentamiento y aislamiento azuzadas por los anteriores gobiernos de UPN. La colaboración entre Navarra y la CAV –que también cuenta con un espacio europeo en la Eurorregión con Aquitania–, no es una cuestión sólo identitaria o cultural, es eso y más que eso: es un punto de encuentro de interés general para ambas comunidades en el ámbito empresarial y económico que debe garantizar mejoras colectivas para el desarrollo social, cultural y humano de ambas comunidades. Como ha sido habitual y normal a lo largo de la historia. Desde la honestidad y el respeto mutuo. Y de acuerdo con la voluntad popular, que en Navarra ha apoyado mayoritariamente en cada encuesta la necesidad de mejorar e impulsar las relaciones de cooperación Navarra-CAV. Lo contrario es retroceder, perder oportunidades y oscurecer y reducir las posibilidades educativas, laborales y profesionales de las nuevas generaciones.

noticias de noticiasdenavarra