Osasunbidea, mucho por hacer

09.02.2020 | 09:36

En ELA tenemos claro que podemos cambiar y mejorar Osasunbidea. Y también tenemos claro que si queremos mejorar tanto la calidad del servicio público como las condiciones de quienes trabajamos aquí, tendremos que trabajar y luchar por ello. Nadie nos ha regalado nada ni lo hará. Ni quienes recortaron presupuestos y condiciones laborales de quienes trabajamos en Osasunbidea, ni quienes no han revertido estos recortes cuando han podido hacerlo. Hay mucho por hacer.

Para defender lo público primero se debe contar la verdad, cuál es la situación. Y la situación de Osasunbidea es que hay mucho por mejorar. El gasto que hace el Gobierno de Navarra en salud es insuficiente. Si queremos tener un sistema de salud pública de calidad debemos dotarlo de un presupuesto que garantice una buena calidad en el servicio y unas condiciones laborales dignas.

En Navarra se destina el 5,1% del PIB a salud pública (según datos de 2016, los últimos disponibles), cuando la media de la UE-28 es del 7,1%. Por ello, Navarra se encuentra en los peores puestos de toda la UE-28, con sólo 8 estados con un gasto menor en salud. Esta diferencia de 2 puntos del PIB equivale a 429,2 millones de euros.

Esto influye en que los pacientes en Navarra estén menos tiempo ingresados. La estancia media es de 5,9 días, mientras que la media de la OCDE es de 7,8 días (en 2015), esto es, que aquí a la gente se le da el alta con mayor prontitud que en el entorno europeo. Otro indicador muestra que en Navarra hay un tercio menos de camas hospitalarias que en la OCDE: mientras en Navarra hay 3,6 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, la media de la OCDE es de 4,7 camas por cada 1.000 habitantes. Y siguiendo con las comparativas, el personal de enfermería, incluyendo el auxiliar de enfermería (no hay datos comparables en otros estamentos profesionales) en Navarra está por debajo de la media de la OCDE y de los países del entorno europeo (teniendo en cuenta la sanidad pública y privada). El ratio de personal de enfermería en Navarra es de 6,8 por cada 1.000 habitantes, mientras que la media de la OCDE es de 9.

En ELA sabemos que no es posible dar un buen servicio público sin unas buenas condiciones de trabajo. Si Osasunbidea da un buen servicio es porque la plantilla que aquí trabajamos lo hacemos posible a costa de asumir, muchas veces, cargas y niveles de trabajo que no nos permiten dar el servicio que nos gustaría.

En este apartado tenemos mucho que ganar. Somos una plantilla donde el 49,4% son temporales (cuando la tasa de temporalidad media en Europa es del 14,8%) y donde casi 3 de cada 5 personas con contrato fijo son mayores de 51 años, con una previsión de que 964 personas se van a jubilar de 2018 a 2022. Un sector feminizado donde el 79,1% de la plantilla total somos mujeres, pero donde los salarios son mayores (como es el caso de los facultativos especialistas), el porcentaje de hombres es mayor. Las personas con contratos temporales viven pegadas a sus teléfonos para no verse expulsadas de las listas de contratación a las que accedieron pasando las pruebas correspondientes, suscriben decenas de contratos al cabo del año, pasan años sin vacaciones. No sólo es que la tasa temporalidad es totalmente inaceptable, es que además las condiciones del personal interino son inaceptablemente precarias.

ELA apuesta por la sanidad pública. Y es el único sindicato que lo puede hacer con total independencia, la independencia que le da que más del 90% del presupuesto del sindicato venga de sus afiliadas y afiliados. La independencia de no estar ligado a ningún partido ni movimiento político.

ELA va a seguir peleando para que se fomente la red pública sanitaria, con un mayor presupuesto que permita ampliar las coberturas de la sanidad pública. Por mejorar las condiciones de trabajo, aumentando los recursos humanos y materiales y ajustando la plantilla a la carga de trabajo. Es necesario consolidar las plazas mediante OPE reduciendo la temporalidad y aumentando el número de plazas, teniendo en cuenta el elevado número de vacantes existentes, que se eleva a 2.800 aproximadamente.

En ELA creemos que podemos y debemos cambiar y mejorar Osasunbidea. Hay mucho por hacer.

Delegados/as del sindicato ELA en Osasunbidea